Julio Santoyo Guerrero
Sin concesión al ecocidio
Martes 21 de Marzo de 2017
A- A A+

El avance de la devastación forestal que hemos presenciado en Michoacán en los últimos años supera con creces las acciones restitutivas que el gobierno de la entidad viene realizando. Y es que durante mucho tiempo los gobiernos fueron omisos en el cumplimiento de las leyes forestales y ambientales. En la década que ha transcurrido han documento con datos duros, tanto instituciones gubernamentales como centros de investigación, que son miles de hectáreas las que anualmente se pierden, principalmente para plantar en ellas huertas de aguacate. Y de esas miles de hectáreas, apenas unas cuantas han sido recuperadas para su vocación natural y para recuperar los ecosistemas perdidos.

Su posición es que lo hecho, o sea lo deforestado, debe darse por perdido y como aceptado en su nuevo uso de huerta.
Su posición es que lo hecho, o sea lo deforestado, debe darse por perdido y como aceptado en su nuevo uso de huerta.
(Foto: Archivo)

El balance que ahora tenemos no es halagüeño, la cantidad de bosques perdidos es gigantesca comparada con lo recuperado. Es decir que el daño que se le está haciendo al clima, a los ecosistemas, a la capacidad de captura de agua en los mantos freáticos, en arroyos y ríos, es un hecho consumado y parece que en ese punto pretenden mantenerse los malos aguacateros que han dañado el patrimonio biológico de todos nosotros los michoacanos. Su posición es que lo hecho, o sea lo deforestado, debe darse por perdido y como aceptado en su nuevo uso de huerta.

Una posición semejante es inaceptable, legal, ética y ecológicamente. Es inadmisible porque supondría la claudicación de la ley y de las instituciones que tienen el deber de hacerla cumplir, estarían incurriendo en prevaricación; no puede ser aceptada éticamente porque hacerlo supondría la pérdida de credibilidad de las instituciones y asumir que los daños que de ello se están derivando contra la sociedad deban ser pagados por todos nosotros para salvar los pesos mal habidos de una minoría, y no puede permitirse ecológicamente porque hacerlo implica entregar una patente de corso a quienes destruyen el medio ambiente para que terminen destruyendo el hábitat de todos nosotros.

Son oportunos y muy necesarios los operativos para detectar, y en el caso de ilegalidad ambiental, destruir las huertas aguacateras, pero son aún insuficientes. Los malos aguacateros, esos que hipócritamente dicen que desconocen la ley, que sus actos son de buena fe y que han sido engañados por "falsos" agentes para regularizar sus huertas, y que por ello ahora claman, exigen al gobierno que pare en nombre de su "trabajo honrado", continúan deforestando. Actúan como el dicho, "a Dios rogando y con el mazo dando": acusan al gobierno de dañar sus inversiones en huertas ilegales y piden diálogo y acuerdos, pero simultáneamente continúan sus operaciones financieras para comprar predios forestales y convertirlos en huertas, continúan deforestando, quemando, limpiando, construyendo hoyas de hasta diez millones de litros.

Es imprescindible que el gobierno dé seguimiento a las huertas suspendidas en operativos previos, pues en muchos casos tales huertas están siendo restituidas y hasta continúan ampliándose y las hoyas siguen acaparando el agua. Sería recomendable una intervención de autoridades locales: ayuntamientos, encargaturas del Orden, comisariados ejidales y consejos comunales, que habiéndose conocido públicamente la sanción decidida contra el huertero y las restricciones sobre el predio afectado, tomaran acciones de observancia y seguimiento para evitar que burlaran la ley.

La visión ambiental implícita en nuestras leyes forestales no sólo implica las prohibiciones para deforestar y exterminar ecosistemas, obliga también a lo esencial: restituir. Esto deberá significar, sin lugar a dudas ni a concesiones, que las huertas ilegales, como lo están haciendo los operativos del gobierno, deben ser cortadas y suspendidas, pero inmediatamente después tales predios deben ser restituidos a su condición forestal. Es ya una buena noticia que a la semana ocurran distintos operativos para atacar las huertas ilegales, ojalá fueran más, pero sería más que elogioso que tuviéramos información puntual y verificable del número de hectáreas que por mes han sido recuperadas para la restitución forestal y la regeneración

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!

Y sin embargo, allí está la delincuencia

Mentiras estelares

03paty11

El retorno de los videos

Las encuestas como propaganda

De frivolidad y propaganda negra

Candidatos: sanar la duda

Conciencia de la responsabilidad cívica