Alma Gloria Chávez
Ecología integral
Sábado 18 de Marzo de 2017
A- A A+

Ha sido mi amiga Carmen Gaytán, de Tacámbaro, quien ha hecho llegar a mis manos un documento que resulta, para mí, invaluable. El total de su contenido se encuentra en la Agenda Latinoamericana Mundial (edición 2017) y el título habla por sí solo: Invitación a la ecología integral. A través de siete capítulos nos obliga a reflexionar en el hecho de que todavía no hay voluntad política en las sociedades ni en sus gobiernos, ni movimiento suficiente en la opinión pública, para el cambio que necesitamos: ese que permita frenar la suicida actitud de depredar la naturaleza por el supuesto “crecimiento económico”.

La invitación que hace el documento citado y emitido por las Comunidades Eclesiales de Base puede resumirse en las siguientes frases: “Vengan con nosotros, recorran ese camino, esta propuesta, y vean cómo, en efecto, es posible ampliar nuestra mirada y descubrir que lo ecológico sí tiene capacidad para abrazar y reorientar todas nuestras dimensiones humanas –incluida la espiritual–, enmarcándolas precisamente en la realidad más real: la naturaleza que somos, el planeta que habitamos, la sacralidad de la que hemos brotado. Asumamos el compromiso: confrontar nuestra vida con el desafío ecológico de un modo integral”.

Siendo nuestro país un territorio que contiene todavía tantas riquezas naturales y una diversidad cultural extraordinaria, a muchos nos resulta verdaderamente apabullante darnos cuenta de cómo tantas decisiones gubernamentales se encuentran encaminadas al maltrato de la vida de las personas, de la tierra y de los recursos naturales. Porque en la lógica de obtener más dinero y “activar la economía” despoja a comunidades enteras, persigue y asesina a quienes defienden sus recursos y los entrega a empresas particulares y extranjeras, rompiendo el frágil equilibrio social, económico y ambiental en que esos pueblos y esa gente (que además son quienes cultivan lo que llega a nuestra mesa) han vivido por generaciones.

Seguramente mi generación abrió los ojos al desequilibrio ecológico desde la década de los 70 como una cuestión de fondo en las luchas sociales y políticas de aquel momento: a finales de los 70 surge la Unión de Comuneros Emiliano Zapata en Michoacán, así como en otros estados se conforman organizaciones indígenas y campesinas que dieron vida a la Coordinadora Nacional Plan de Ayala y otras semejantes en el país, cuyo eje central de lucha giraba y gira en torno a la defensa de tierras y territorios con sus recursos naturales y al respeto de su identidad y su cultura.

El juez Quinto de Distrito en Quintana Roo del Poder Judicial de la Federación concedió la suspensión definitiva sin monto de fianza en el malecón Tajamar
El juez Quinto de Distrito en Quintana Roo del Poder Judicial de la Federación concedió la suspensión definitiva sin monto de fianza en el malecón Tajamar
(Foto: Cuartoscuro)



Desde entonces surgió esa conciencia ecológica: se rompió con la antigua concepción de la Tierra como recurso a ser explotado y pasó a entenderse como un gran sistema de vida cuyo equilibrio resulta fundamental para la existencia de la especie humana. Este cambio en el plano de la conciencia cambió también el comportamiento social, fundamentando el cuidado y la responsabilidad hacia la Tierra y el medio ambiente como uno de los principios éticos para el nuevo siglo XXI.

Actualmente, con los muchos elementos que la comunidad científica ha aportado, sabemos que el sistema económico que prevalece mundialmente es el generador de sociedades de consumo para las que produce y vende sin parar, valiéndose de los bienes naturales del planeta que se encuentran casi agotados, porque, o se regeneran con lentitud o no son renovables y en algún momento dejarán de existir. Pero eso les tiene sin cuidado. El capitalismo es suicida porque no consigue mantenerse sin destruir las condiciones que la humanidad necesita para sobrevivir: clima equilibrado, bienes naturales disponibles a largo plazo y seguridad alimentaria.

Luego entonces, más que nunca es el momento de pensar un modelo de desarrollo centrado en las necesidades humanas que garantice la reproducción de la naturaleza, evite el desperdicio y no agote los bienes que necesitamos para vivir. Un desarrollo que esté centrado en la vida y no en la maximización del lucro. Necesitamos otra concepción de desarrollo, centrado en la satisfacción de esas necesidades y no sólo como desarrollo económico. “El desarrollo es desplegar las potencialidades existentes en las personas y en la sociedad para que tengan vida y puedan vivir bien”, afirma el documento que he citado.

En su primer capítulo, “Invitación a la ecología integral”, aclara que podemos adoptar la actitud ecológica incompleta del “ambientalista” que actúa como bombero, apagando fuegos: hoy piden que un parque sea declarado nacional, mañana se protesta contra la construcción de una represa, pasado mañana contra una mina… acciones que no están mal pero que no bastan porque no resuelven el problema de fondo. En cambio, a lo que se nos invita es a crear una visión nueva, no antropocéntrica, sino holística: mirarnos ahora desde el “todo” (naturaleza) y no desde “la parte” (el ser humano).

No basta, pues, una actitud de “cuidado” de la naturaleza (no derrochar, ahorrar, calcular e integrar a partir de ahora los costos ecológicos), sino realmente redescubrir a la naturaleza como “nuestro ámbito de pertenencia, como nuestro nicho biológico, nuestra placenta; como camino de desarrollo y camino espiritual, como una revelación mayor para nosotros mismos”.

Termino con estas palabras-exhortación que verdaderamente calan cuando tenemos noticias de cuántas vidas humanas se han ofrendado en esta lucha “a vida” contra los proyectos de depredación: “No se trata sólo de cuidar al planeta porque nos interesa, porque está amenazada nuestra vida o por motivos económicos, y ni siquiera para evitar la catástrofe que se avecina… todos esos motivos son válidos pero pertenecen todavía al sistema que ha causado el daño y no van a arreglar la raíz del problema. Sólo si abordamos una ‘reconversión ecológica’ de nuestros estilos de vida, de nuestra mentalidad, incluso de nuestra espiritualidad… estaremos en capacidad de ‘volver a nuestra casa común’, a la naturaleza, de la que, indebidamente, nos autoexiliamos en algún momento del pasado”.

Finalmente, quiero recordar que en septiembre de 2016, la Organización de las Naciones Unidas (mediante integrantes del Grupo de Trabajo sobre Empresas y Derechos Humanos) recibió las denuncias de organizaciones sociales, comunidades y movimientos de diversos estados del país por la permanente violación de sus garantías individuales por las actividades empresariales (legales e ilegales) que casi siempre son impulsadas por instituciones y funcionarios del Estado mexicano, afirmando este organismo internacional que “en México los megaproyectos se llevan de forma autoritaria”.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales