Arturo Alejandro Bribiesca Gil
Lenin Moreno, un ser excepcional
Jueves 16 de Marzo de 2017
A- A A+

Lenin Voltaire Moreno Garcés es un político ecuatoriano de 63 años de edad que de 2007 a 2013 se desempeñó como vicepresidente de su país (dos periodos, ambos en binomio con el presidente Rafael Correa), posteriormente realizó con éxito diversas encomiendas para la Organización de Estados Americanos (OEA) y para la Organización de la Naciones Unidas (ONU) en temas como discriminación, discapacidad y accesibilidad, en los cuales es un experto.

e resultar electo presidente de Ecuador, el excepcional Lenin Moreno se convertirá en el segundo presidente de una nación con una discapacidad física de esa índole
e resultar electo presidente de Ecuador, el excepcional Lenin Moreno se convertirá en el segundo presidente de una nación con una discapacidad física de esa índole
(Foto: TAVO)

El 19 de febrero pasado Lenin Moreno contendió como candidato para las elecciones presidenciales de Ecuador de 2017, por el partido Alianza País, que es el partido del actual presidente Rafael Correa; resultando como el candidato más votado, pero sin los votos suficientes para alcanzar la mayoría calificada requerida para obtener el triunfo, siendo por tanto necesaria una segunda vuelta electoral, la cual tendrá verificativo el próximo 2 de abril, y en la que diversos sondeos confiables dan nuevamente por ganador al candidato oficialista, el excepcional Lenin Moreno.

Hasta aquí, lo que hemos señalado sobre este destacado político ecuatoriano, podría decirse que sólo basta para calificarlo como eso, un destacado y exitoso político, con cierto prestigio internacional, pero no como un ser excepcional; sin embargo, lo que no hemos dicho es que Lenin, en el año de 1998, hace ya casi dos décadas, fue víctima de la delincuencia en su natal país y en un asalto perdió la movilidad de sus piernas. Es a partir de este amargo trance, y de una difícil y prolongada convalecencia, que decide tomar la vida con otro enfoque, orientando su vida hacia la motivación personal y la discapacidad, lo que le ganó un amplio prestigio social que desembocó en una exitosa carrera política con mucho por escribir aún.

De resultar electo presidente de Ecuador, el excepcional Lenin Moreno se convertirá en el segundo presidente de una nación con una discapacidad física de esa índole, al menos de los tiempos modernos, siendo el primero Franklin Delano Roosevelt, quien fue presidente de Estados Unidos desde 1933 hasta su muerte en 1945. Roosevelt fue víctima de la poliomielitis en su edad adulta, en 1921, lo que lo postró a una silla de ruedas la mayor parte del tiempo, así como al uso de muletas y de algún tipo de arnés que le permitía desplazarse distancias muy cortas. Sin duda otro ser excepcional que además ha sido el único presidente de Estados Unidos que se ha reelegido más de una vez.

Ahora bien, una importante diferencia entre las circunstancias de Lenin Moreno y de Roosevelt, además de la época, es que mientras que el norteamericano trató de minimizar su discapacidad, cuidando, cuando era posible, ser lo menos fotografiado y visto en silla de ruedas, el ecuatoriano ha fundado su espíritu de servicio en su discapacidad, destacándola por una parte, pero sin hacer de ella una cuestión que apele a la lástima.
Podríamos decir que su discapacidad termina siendo sólo un tema de logística.

Sin duda este 2 de abril de 2017, independientemente del resultado, Lenin Moreno seguirá haciendo historia, reivindicando el valor político de las personas con discapacidad y abriendo camino para que muchos más sigan su ejemplo en todo el mundo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano