Alma Gloria Chávez
Mujeres, pequeños testimonios
Sábado 11 de Marzo de 2017
A- A A+

Por uno de mis hermanos cuento con material significativo sobre el tema de la mujer. Él trabajó durante un tiempo y desde sus inicios en uno de los centros integrales de Apoyo para la Mujer (CIAM) del entonces Distrito Federal, precisamente en el que lleva el nombre de Elena Poniatowska Amor. Uno de sus obsequios hacia mi persona es la compilación de 208 entrevistas hechas a Mujeres mexicanas del siglo XX, contenidas en cuatro volúmenes editados por la UNAM y otras seis universidades autónomas del país, siendo autor del proyecto y director de la obra el maestro Francisco Blanco Figueroa y la coordinación general de la Editorial Edicol SA de CV.

Comentando de esta significativa obra con algunas amistades, compañeras y conocidos profesionistas interesados en el tema, me he dado cuenta de que resulta desconocida, por lo menos para con quienes la he mencionado. Así que hoy me he propuesto compartir fragmentos de algunos de esos testimonios de Mujeres mexicanas del siglo XX que se encuentran afanadas “diseñando” la “otra revolución”.

La participación femenina en la toma de decisiones es indispensable.
La participación femenina en la toma de decisiones es indispensable.
(Foto: Cuartoscuro)


Retos del Feminismo



“El feminismo empezó a tientas su segunda época en los años 70. Hoy tenemos la experiencia pero nos falta examinarla. Algunas propuestas del feminismo ya se han incorporado a los movimientos centrales de las sociedades y de la globalización como la exigencia de democracia, de equidad en las relaciones de poder, de coparticipación en la toma de decisiones y en la conducción de los grandes procesos económicos y políticos. Durante demasiado tiempo las mujeres de México aceptamos la marginación porque se imponía la dominación masculina a través de muchos órdenes. Pero ahora cambió la estructura fundamental de las sociedades y las nociones mismas de poder y de desarrollo, por lo que las mujeres podemos, al fin, desplegar toda nuestra capacidad de imaginación y acción hacia el futuro”, menciona Lourdes Arizpe, maestra en Antropología Social e Historia.

Portadoras de Cambios



“Considero que las mujeres hemos avanzado más que los hombres en términos de valores, de aprecio a la persona. Son las condiciones materiales, las nuevas formas de existencia social las que están determinando estos cambios de actitud. El hecho de que la mujer tenga que salir a trabajar es el principio del cambio. Cuando las mujeres aportan económicamente al mantenimiento del hogar se modifica la relación de pareja y se construye la posibilidad de una relación más igualitaria y de una familia menos autoritaria”. Dice Rosa Albina Garavito Elías, maestría en Ciencias Sociales.

La Iglesia en el próximo milenio



“Quiero pensar que las mujeres cristianas a partir del año 2000 experimentarán la vida en la Iglesia como un recurso excelente para su existencia, porque aquella habrá desmontado en su interior el mito de la superioridad masculina que se sustenta en un mundo binario. Será el fin de una realidad dual antagónica, de los complementos de género. Será una Iglesia en que todavía se encontrarán algunos que se aferren a vivir de la identidad femenina-masculina del siglo XX como único significado existencial pero que mayoritariamente habrá logrado evolucionar su conciencia. Será paradigma de relaciones igualitarias y equitativas entre géneros. A las mujeres se les tomará en cuenta no como mujeres, sino como personas con derechos”, señala Leonor Aída Concha, teóloga.

Conciencia universitaria



“Un común denominador de las universitarias de nuestra organización (Federación de Mujeres Universitarias de México) es que cada día nos volvemos más feministas porque vemos la necesidad imperante de actuar en favor de nuestro género. Claro que no todas lo aceptan abiertamente debido a que fue un movimiento satanizado en sus orígenes. Hay que luchar con las armas de la razón. A mi hija le explico: ‘Ser feminista es defender a la mujer para que no sea discriminada por su pertenencia a un género; es una actitud vital que dejará de tener razón de existir cuando el machismo termine, cuando la sociedad sea verdaderamente igualitaria y se haya liberado de toda marginación por sexo. Ése será el fin del feminismo y será grandioso”, indica Patricia Galeana, maestra en Historia de México.

Construir más que adornar



“La cuota que paga una mujer al ingresar en un nicho masculino es injusta: aparte de poseer talento, inteligencia y capacidad, tiene que ser fotogénica, demostrar fuerza y soportar miles de ojos que esperan un error para corroborar la tesis milenaria de que las mujeres no pueden desempeñarse adecuadamente en un puesto de poder. La participación femenina en la toma de decisiones es indispensable. A nadie parece importarle que representamos 52 por ciento del padrón electoral. Mis logros se deben a mi trabajo, no a la suerte; por ello trato de impulsar a las jóvenes que se esfuerzan por ganar un lugar y empezar a demandar las condiciones adecuadas, tanto en el gobierno como en la iniciativa privada, para el mejor desempeño y la valoración de nuestro trabajo”, menciona Rosario Green, maestra en Economía y subsecretaria general en la ONU en 1994.

Feminismo en los genes



“Las mujeres en México aún actúan con miedo, se autolimitan, arrastran un ancla ancestral demasiado pesada. Conozco a trabajadoras que piensan en su crecimiento personal y no dejan de sentir culpa por abandonar a su familia. Si ellas son líderes y el peso de la costumbre social todavía las asfixia, imaginemos al resto de la población femenina. A pesar de esta conducta existe un feminismo de actitud que es hereditario. Las nuevas generaciones traen en la sangre los avances del proceso. Aún no lo saben pues no han encontrado el tope de crecimiento en estructuras laborales, es decir, la carreta no se les ha trabado. Hasta en la televisión el papel de la mujer ha dado un pequeño giro; al menos, ya no siempre la muestra como un ser completamente pasivo. La cultura va gestando su propia transformación. El gran desafío de la mujer hoy es equilibrar el espacio público y privado para generar las condiciones propias y desempeñar con eficiencia su nuevo papel”, señala Teresa Incháustegui, maestría en Sociología.
Mujeres mexicanas del Siglo XX. La otra revolución (cuatro tomos) se editó el año 2001.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales