Estrellita M. Fuentes Nava
La vía de las mujeres en México y el mundo
Viernes 10 de Marzo de 2017
A- A A+

Ser mujer en la época actual pareciera que tiene sus ventajas con respecto a otros contextos históricos, y sin embargo no es así. Equipadas con una fisiología particular, tenemos logros, habilidades, aptitudes y actitudes que aportan a la dinámica social cotidiana, mientras que aún existen quienes piensan lo contrario, como sucedió recientemente con un eurodiputado quien se atrevió a decir que las mujeres deberíamos ganar menor salario por ser “pequeñas y débiles”, generando un descontento y repudio total en redes sociales. Quizá nuestra estructura cerebral y circuitos neurológicos son distintos a los de los hombres, pero está científicamente comprobado que tenemos mejor memoria, así como la capacidad de hacer varias tareas a la vez (multitask), que en general vivimos más que ellos en promedio y que nuestro umbral del dolor es mayor, entre muchas otras ventajas.

Los azotes de la pobreza y la violencia siguen limitando hoy en día nuestras vías para un pleno desarrollo: en el mundo, una de cada tres mujeres ha sufrido algún tipo de violencia
Los azotes de la pobreza y la violencia siguen limitando hoy en día nuestras vías para un pleno desarrollo: en el mundo, una de cada tres mujeres ha sufrido algún tipo de violencia
(Foto: Especial)



Desafortunadamente los azotes de la pobreza y la violencia siguen limitando hoy en día nuestras vías para un pleno desarrollo: en el mundo, una de cada tres mujeres ha sufrido algún tipo de violencia, existen 700 millones de niñas (menores de 18 años) que se casaron, 120 millones de niñas han sido forzadas sexualmente en algún momento de su vida y adultas y niñas representan el 55 por ciento de la esclavitud moderna. En cuanto a la pobreza: el 70 por ciento de las personas del planeta que viven en pobreza extrema son mujeres, y si en la Tierra hubiera solamente 100 personas, quince adultos serían analfabetos, y de ellos diez serían mujeres. En Michoacán hay mediciones de que el 70 por ciento de la población en pobreza se trata de ellas principalmente.

A pesar de las victorias alcanzadas por las luchadoras sociales que nos han antecedido para lograr el reconocimiento pleno de nuestros derechos, a escala mundial la presencia media en los gobiernos es del siete por ciento, y en los parlamentos de sólo un doce por ciento. En América Latina sólo diez mujeres han sido presidentas. Actualmente en México, a nivel federal, la Presidencia de la República tiene dentro de su staff a dos funcionarias como titulares y a doce hombres, mientras que en el gabinete legal y ampliado sólo hay seis secretarias de Estado (16 por ciento) y 30 hombres. En el Senado de la República hay una proporción de 80 senadores y 47 senadoras y en la Cámara de Diputados hay algo más de equilibrio, gracias a las recientes reformas de equidad para cargos de elección popular: 287 diputados federales y 213 diputadas. En el caso de Michoacán, el gobernador Silvano Aureoles tiene en su gabinete legal a seis mujeres y a 21 hombres. En el Congreso del Estado hay una proporción de 23/17 diputados y diputadas, y por grupo parlamentario: PRI 7/8, PRD 9/3, PAN 4/3, PT 0/2, Verde 1/1, MC 1/0 y Morena 1/0 respectivamente.

Por otra parte, en nuestro país las mujeres se incorporan en menor proporción al mercado laboral que los hombres: de entre las que oscilan entre los quince años y más, el 43.3 por ciento realizaron una actividad económica, en contraste con el 78.2 por ciento de los hombres del mismo grupo de edad, y el 30 por ciento de ellas en ese rango de edad no estudian ni trabajan (ENOE, 2014-II T). También de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) el 50 por ciento de las que trabajan en México lo hacen en la informalidad. Para la ONU, sólo el 56 por ciento de las mujeres en el mundo acceden a un empleo formal, frente al 76 por ciento de los hombres, y la brecha salarial mundial es del 23 por ciento.

Las instituciones sociales discriminatorias obstaculizan el crecimiento económico en América Latina y el Caribe; se estima que en 2011, en la región las pérdidas del PIB por discriminación de género representan hasta 658 mil millones de dólares asociado con los niveles educativos de las mujeres, su participación en la fuerza de trabajo, así como en el progreso tecnológico y la productividad. La Secretaría de la Función Pública declaró el pasado 7 de marzo que la corrupción en México cuesta entre el nueve y el diez por ciento del PIB, afectándolas principalmente a ellas al negárseles sus derechos.

Quizá en México, legalmente e institucionalmente, el sistema esté diseñado para equilibrar las oportunidades de crecimiento de mis congéneres; sin embargo, la cultura machista y arcaica sigue prevaleciendo. El arquetipo de lo que la mujer “debe ser” como madre, esposa y ama de casa está muy arraigado en los circuitos cerebrales no sólo de los hombres, sino de la sociedad en general, y sigue reforzándose a través de la industria cultural y la religión. También en la arena política, como ilustraba en párrafos anteriores, el empoderamiento de este grupo sigue siendo una tarea pendiente.

Tuve oportunidad de ser una joven que participó en la administración pública estatal hace un par de décadas al frente del Imju y la Coordinación de Enlace Ciudadano, y afortunadamente veo ahora también a más mujeres jóvenes que vienen empujando fuerte y abriéndose nuevos espacios en todos los campos. Por mi etapa de vida en la que me encuentro ahora comprendo que me toca ser solidaria con ellas y apoyarlas, así como compartirles mi experiencia y lecciones aprendidas. Ese es el rol de las mujeres adultas y con experiencia: ayudar a las que están iniciando sus proyectos de vida y demostrarles que no están solas.

El 8 de marzo es una fecha digna de celebrarnos a nosotras, pero también una oportunidad para hacer un punto en el camino y reflexionar sobre lo que hemos hecho por las demás, así como para alzar la voz unidas para exigir y pelear por condiciones más justas, armónicas, libres de violencia o de presión alguna, y en equilibrio para todos. Sirva este editorial como un aporte para destacar lo significativo que es no dejar pasar de largo este día en el calendario.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán