Alejandro Vázquez Cárdenas
Patognomónico y probable
Miércoles 1 de Marzo de 2017
A- A A+

La venerable Real Academia de la Lengua nos dice que patognomónico es un adjetivo, procedente del griego, que define a una enfermedad. Ya más específicamente, en medicina se denomina como patognomónico a aquel síntoma o signo que por sí solo es capaz de darnos, inequívocamente, el diagnóstico exacto por la sencilla razón de que ninguna otra tiene ese dato o característica. Si encontramos un dato "patognomónico" podemos asegurar, sin posibilidad de error, que el paciente tiene "X" enfermedad y ninguna otra. Desafortunadamente los datos patognomónicos no abundan, la inmensa mayoría de los pacientes tienen un amplio repertorio de síntomas y signos de diversa interpretación y que para colmo varían de un individuo a otro, así sea la misma enfermedad. Dentro de los pocos datos patognomónicos está la crepitación ósea en una fractura, el frote pericárdico en la pericarditis, la presencia de aire en vías biliares en las fístulas biliares internas y unos cuantos más. “Probable” es otro adjetivo que nos indica que algo es muy posible, que puede ser probado o demostrado.

Conocido con el pseudónimo Cesare Lombroso, fue un medico y criminólogo italiano, representante del positivismo criminológico.
Conocido con el pseudónimo Cesare Lombroso, fue un medico y criminólogo italiano, representante del positivismo criminológico.
(Foto: Especial)

Ambos adjetivos podemos aplicarlos en otros campos que no sólo sean la medicina. Recuerdo a un maestro que, basándose en su larga experiencia, sostenía, mitad en serio y mitad en broma, que todo individuo que portara bajo el brazo un ejemplar del entonces popular periódico Esto era una persona de limitada cultura e intelecto. Como se sabe, dicho periódico exclusivamente maneja, o manejaba, noticias deportivas y de espectáculos, cero artículos de análisis político, económico, científico etcétera. En el último tercio del pasado siglo, en el mayor hospital psiquiátrico de México, los médicos residentes sostenían que ejercer la desde entonces deteriorada carrera de magisterio en la SEP, era sinónimo de debilidad mental superficial. Entonces, cuando un trabajador de esta área llegaba a consulta, ellos ya tenían la mitad del diagnóstico hecho. No me atrevo a sostener la vigencia de esta afirmación pero tampoco tengo motivos para negarla.

Capítulo aparte merecen las teorías de Cesare Lombroso, criminólogo italiano de fines del siglo XIX que afirmaba que los delitos son cometidos por aquellos que nacen con ciertos rasgos físicos hereditarios que son reconocibles. Atractiva teoría si uno se dedica a observar detenidamente cualquier manifestación que bloquee el libre tránsito en México. Pero la teoría de Lombroso fue refutada a comienzos del siglo XX por el criminalista británico Charles Goring.

En cuanto a precisar su nivel cultural por su tipo de lectura, ahí sí existe correlación. De una joven que compra exclusivamente revistas de la farándula, de modas o de programación televisiva podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que culta no es. Quien compra revistas y libros de horóscopos, metafísica, fantasmas etcétera, simplemente exhibe su pobreza cultural. En lo que se refiera a periódicos, podemos afirmar que aquellos individuos que exclusivamente se informan en La Jornada, el semanario Proceso y de pilón son fieles seguidores de la pasionaria del cuadrante Carmen Aristegui, definitivamente sólo están viendo un solo lado de las noticias. En la misma situación se encuentran los que creen, acríticamente, a esos medios “informativos” de Internet que se dedican a deformar las noticias, sesgando todo aquello que puedan sesgar y si es necesario inventando verdaderas insensateces. De alguien que porte con orgullo un cartel con imágenes del Che, Marx o Stalin podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que es una persona de poca cultura y escasas luces.

Así es que con un mínimo margen de error podemos considerar que todo aquel que cumpla estos requisitos es un personaje que carga un gran resentimiento social, no porta un adecuado bagaje cultural y no le interesa informarse, sino remachar sólidamente sus prejuicios. La experiencia dicta que con estas personas no vale la pena perder el tiempo intentando establecer un diálogo. Éste resultará tan inútil como intentar convertir a un tigre en vegetariano.

Concluyendo, nos agrade o no, si deseamos que nuestra opinión tenga algún valor debemos apoyarla con sólidos argumentos respaldados por múltiples y probadas fuentes, y no únicamente con los datos que aparecen en nuestra publicación favorita o en nuestras redes sociales.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada