Hugo Rangel Vargas
Autodefensas: cuatro años de afrentas
Viernes 24 de Febrero de 2017
A- A A+

Hace cuatro años, desde Tierra Caliente, ocurrió un alzamiento que rasgaría para siempre la forma en la que los ciudadanos de Michoacán
Hace cuatro años, desde Tierra Caliente, ocurrió un alzamiento que rasgaría para siempre la forma en la que los ciudadanos de Michoacán
(Foto: TAVO)

Hace cuatro años, desde Tierra Caliente, ocurrió un alzamiento que rasgaría para siempre la forma en la que los ciudadanos de Michoacán, y quizá del país, conciben su relación con el Estado nacional. Y es que este aparato, poseedor del monopolio de la violencia legítima, estaba prácticamente ausente en la defensa de los ciudadanos frente a los delincuentes, cuando no en plena colusión con los mismos.

La actividad económica de aquella región, próspera en la producción de frutas, cítricos y ganadería, estaba a merced de los caprichos de una estructura compleja de individuos que se dedicaban a la extorsión, el secuestro, el trasiego de drogas y que ya empezaba a cometer tropelías como la violación de mujeres.

Sin embargo, el hartazgo no se canalizó como un movimiento que tuviera como finalidad la cancelación del pacto social o el rompimiento de la población con el Estado mexicano. Y es que sin que existiera una intrincada reflexión sobre el sentido de estos dos conceptos de la ciencia política, los autodefensas que se alzaron en armas encabezados por José Manuel Mireles e Hipólito Mora escogieron simbólicamente el Día de la Bandera para consolidar cierta condición de identidad y afianzar el fondo pacifista y de restauración de la sana convivencia social que perseguían aquellos michoacanos.

A cuatro años de distancia de aquella arriesgada empresa el balance tiene un aparente saldo negativo
A cuatro años de distancia de aquella arriesgada empresa el balance tiene un aparente saldo negativo
(Foto: ACG)


A cuatro años de distancia de aquella arriesgada empresa el balance tiene un aparente saldo negativo. La paz no se ha restaurado a cabalidad en aquella región, en la que prevalecen síntomas de descomposición del tejido social y en muchas zonas de la entidad persiste la comisión de actos delictivos que impactan a la tranquilidad de las familias y los productores.

El llamado Plan Michoacán, que fue anunciado como una panacea que inundaría a la entidad con una andanada de recursos, programas, obras y proyectos, fue solamente el velo que se tendió para disfrazar la burda intervención de la Federación en la soberanía estatal, sin que a la fecha se haya rendido un informe transparente y claro sobre los resultados del mismo, así como de la comisión que encabezó el nefasto Alfredo Castillo Cervantes.

Empero, el crimen más grave que sigue lacerando la conciencia de cualquier michoacano de bien es la permanencia de José Manuel Mireles en prisión, alejado de su familia y seres queridos y en circunstancias que han sido denunciadas como inhumanas. El trato denigrante hacia su persona le da la condición de un perseguido político contra quien el régimen ha alzado una muralla legaloide de pretextos para mantenerlo en ese impasse dramático que atenta contra su más elemental derecho a la salud.

Mireles ya no se pertenece a sí mismo mientras se encuentre tras las rejas, ahora se cuenta del lado de los miles de mexicanos que en muchas latitudes sienten la impotencia de estar acorralados a dos fuegos: el de los criminales y el de la impunidad y complicidad de las instituciones del Estado.

El doctor de Tepalcatepec es ahora un símbolo de quienes han dedicado su vida a la defensa de los derechos de los más desprotegidos y de las causas más justas, pese a que ello lastime los intereses del establishment, el cual otorga a estos disidentes la condición de amenaza pública.

Mireles debe estar en libertad y se le debe restaurar su condición de dignidad humana, ya no como un acto reivindicatorio del Estado mexicano, sino como un ejercicio mínimo de justicia para quien se atrevió a hacer la tarea que éste no pudo realizar, aun cuando en ello le fuera la vida.

Una afrenta menos para la población, una canallada menos que limpiar, un motivo menos por el cual el gobierno deba avergonzarse, si es que no se ha perdido el sentido de la ignominia, sería sin duda poner de inmediato en libertad a José Manuel Mireles.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural