Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Niños con cáncer
Viernes 17 de Febrero de 2017
A- A A+

Muchas veces se dice que la vida es ingrata, sobre todo cuando existen condiciones especiales que orillan a la desesperación, a la pena y al temor; situación que se torna más perturbadora cuando se recibe la terrible noticia de que algún pequeño padece la enfermedad llamada del siglo: cáncer, peor aún cuando el dañado es nuestro hijo. Nadie quisiera vivir una situación semejante, pero la realidad es que es un flagelo que existe en todos los rincones de la tierra y debe saberse cómo enfrentarlo. Hace unos días fue el día mundial de los niños con cáncer, un día que no quisiéramos que existiera por el impacto que ello encierra, por todo lo que tienen que enfrentar los infantes, la sociedad ha tenido a bien llamarlos “pequeños grandes guerreros”.

Las estadísticas demuestran que cada año, más de 160 mil niños son diagnosticados con cáncer en el mundo. El 80 por ciento de los pacientes infantiles viven en países en desarrollo. Según la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC), en los países desarrollados, tres de cada cuatro niños con cáncer sobreviven al menos cinco años después de ser diagnosticados, gracias a los progresos en el diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad. En los países en desarrollo, más de la mitad de los niños diagnosticados con cáncer tiene probabilidades de morir (mala noticia para los mexicanos). La agencia afirma que los cánceres más frecuentes en la infancia son la leucemia (cáncer de los glóbulos blancos), seguida del linfoma (cáncer de los ganglios linfáticos), los tumores cerebrales (cáncer que puede situarse en muchas partes del cerebro) y el osteosarcoma (cáncer de huesos).

La Asociación Española contra el Cáncer redactó elementos valiosos para tratar de comprender esta terrible enfermedad, mismos que sirven como guía y orientación para el presente artículo
La Asociación Española contra el Cáncer redactó elementos valiosos para tratar de comprender esta terrible enfermedad, mismos que sirven como guía y orientación para el presente artículo
(Foto: Cuartoscuro)


Con su experiencia e investigaciones, la Asociación Española contra el Cáncer redactó elementos valiosos para tratar de comprender esta terrible enfermedad, mismos que sirven como guía y orientación para el presente artículo. Puntualizó cuestiones importantes como las siguientes: a pesar de muchas investigaciones, las causas del cáncer en los niños no se conocen. Hoy por hoy siguen realizándose numerosos estudios y proyectos para tratar de determinar cuáles son los factores y razones que provocan esta enfermedad. Nada de lo que le haya pasado al niño es la razón de su enfermedad y nunca los padres son los culpables de ella. Muy pocos casos de cáncer en los niños se deben a factores genéticos. Por otra parte, el cáncer no es una enfermedad contagiosa. No pasa de una persona a otra como la gripe. Al niño no le han trasmitido su enfermedad otras personas, ni animales, y a su vez, él tampoco puede contagiarlo.

Aceptar la realidad de que un hijo tiene cáncer supondrá una experiencia muy difícil e implicará atravesar periodos de enorme confusión. La complejidad de las pruebas diagnósticas, de los tratamientos, un lenguaje y conocimientos nuevos puede provocarle sentimientos de gran desconcierto, desorientación y ansiedad. Para afrontar este dure entorno ayudará mucho conocer la enfermedad y sus tratamientos. El médico y el equipo sanitario que traten al niño serán, especialmente en estos primeros momentos, las principales fuentes de orientación y apoyo. Debe recurrirse también a familiares más cercanos pues ellos podrán ofrecer valiosa ayuda.

Al recibir la noticia de la enfermedad es normal experimentar sensaciones diferentes: sentimientos de que no puede ser verdad lo que está pasando, rabia, culpabilidad, dolor y miedo. Esto es muy frecuente al principio pues es una forma de afrontar una situación demasiado abrumadora y que se quisiera cambiar. Para el niño también será un periodo difícil, no sólo por la experiencia de recibir unos duros tratamientos, también por el desconocimiento de lo que está ocurriendo a su alrededor, la preocupación observada en su entorno (padres y demás familiares) y, por supuesto, la separación de su vida cotidiana, amigos y compañeros, colegio, entre otras situaciones... Todos estos cambios indudablemente influirán en su estado de ánimo.

Aun conociendo las grandes dificultades a las que tendrá que enfrentarse, se sabe que para el beneficio de todos los miembros de la familia, la vida debe continuar. Para poder conseguirlo es conveniente que se trate al pequeño enfermo con normalidad, que permanezca junto a él, aunque también deberá poner atención a las necesidades y sentimientos de los otros hijos; que se comunique y busque apoyo en la pareja. Igual podrá ayudar implicarse en la vida del hospital y conocer a otros niños y padres en su misma situación. Todos sabemos que superar esta situación no será fácil, que el cáncer es una enfermedad grave, pero también existen datos de que muchos niños y familiares la han superado gracias a los tratamientos. Hoy en día sabemos que los niños que han tenido cáncer logran tener un futuro esperanzador y lleno de vida, pero también sabemos que en muchos países las dependencias gubernamentales tienen equipo, programas de apoyo, medicinas e infraestructura para auxiliar de la mejor manera en un tratamiento digno, además los trabajadores tienen salarios justos; la mala noticia es que en México, a pesar de numerosas asociaciones de ayuda, la cuestión se complica porque durante años hemos tenido gobiernos insensibles, inhumanos y con la mala costumbre de aferrarse a la corrupción, a pesar de que la vida de mucha gente, de muchos niños, puede estar en riesgo.

Lance Armstrong, el mejor ciclista de todos los tiempos y quien padece cáncer, externó: “Si los niños tienen la habilidad de ignorar todas las probabilidades y porcentajes, quizá podemos aprender de ellos. Cuando piensas sobre ello, ¿qué otra opción hay a parte de la esperanza? Tenemos dos opciones, medicamente y emocionalmente: rendirnos o luchar”. Alguien también señaló: “Alimenta a tu fe y los temores se morirán de hambre”.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas

La recaptura de El Chapo Guzman

Segundo Informe… Cero autonomía

Madres jóvenes y jóvenes embarazadas… apoyo de la SEE

Trabajadores de la educación… pago con tarjeta