Hugo Rangel Vargas
#NoEsTrumpEsPeña
Viernes 10 de Febrero de 2017
A- A A+

Las dos marchas que se han convocado para el próximo 12 de febrero han coincidido de forma “casual” en fecha, causa y prácticamente lugar: se trata de la denominada convocatoria “Vibra México”, y la otra, “Mexicanos unidos”, mismas que han señalado la necesidad de que la ciudadanía en el país manifieste repudio al discurso de odio y de maltrato a la dignidad nacional que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha evidenciado en sus primeros días como inquilino de la Casa Blanca.

Los llamados llegan justo en el momento en el que el presidente Enrique Peña Nieto parece dar el paso al frente para capitalizar el descontento nacional hacia el mandatario norteamericano, situación que se evidencia en la burda recepción que el mexiquense hizo en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a 135 repatriados connacionales hace unos pocos días, y con la que pretendió congraciarse con la sociedad mexicana, que se siente agraviada por los errores de su administración, apelando de forma ramplona al sentimiento nacionalista.

Los llamados llegan justo en el momento en el que el presidente Enrique Peña Nieto parece dar el paso al frente para capitalizar el descontento nacional hacia el mandatario norteamericano
Los llamados llegan justo en el momento en el que el presidente Enrique Peña Nieto parece dar el paso al frente para capitalizar el descontento nacional hacia el mandatario norteamericano
(Foto: TAVO)



La marcha “Vibra México”, que ha sido convocada por un conjunto de organizaciones civiles, se había planteado como tema no sólo la protesta en contra de Trump, sino también, a decir de sus convocantes, “exigir al gobierno de México asumir acciones concretas e inmediatas para combatir la pobreza, la desigualdad, la corrupción, la impunidad y las violaciones a los derechos humanos”.

Sin embargo, pronto aparecieron las suspicacias por una segunda convocatoria a otra marcha denominada “Mexicanos unidos”, misma que ha sido abanderada por la ex candidata panista al gobierno del entonces Distrito Federal, Isabel Miranda de Wallace, y cuyo sentido, declarado por la convocante, es expresamente el respaldo a Enrique Peña Nieto.

Trátese de la marcha o mitin del que se trate, lo cierto es que en la sociedad mexicana se ha abierto una profunda fractura derivada de lo errático de la administración peñanietista, que ha agudizado la crisis social gestada durante las administraciones neoliberales en el país, y que este descontento difícilmente puede ser sanado, aun cuando existen acicates desde el exterior lo suficientemente amenazantes para la estabilidad nacional.

El llamado a la “unidad nacional” que ha sido agitado desde grupos de la sociedad civil no deja de tener el tufo de rancio priismo, cuya habilidad camaleónica le permite montarse en cualquier coyuntura para regenerarse a sí mismo, y el espacio que hoy abre el comportamiento del presidente estadounidense significa, si no oxígeno, sí al menos un margen de maniobra para poder operar la reconstitución de la demacrada imagen peñanietista.

El manejo mediático de las crisis, como la que hoy padece el régimen priista, tiene los límites estrictos de la realidad objetiva y en consecuencia la retórica oficial, que pretende colocar en el exterior del país el origen de las dificultades por las que actualmente atraviesa la sociedad mexicana, se topará con la cascada de secuelas negativas que sufrirán la mayoría de los ciudadanos a raíz de las pésimas decisiones de la actual administración federal.

El hueco nacionalismo que invocó el presidente de la República al recibir a los paisanos en la Ciudad de México y que es replicado por sus publicistas es una vulgar forma de querer echar bajo la alfombra el desastre que ha dejado en la vida del país el “nuevo PRI”. De igual forma, calificar de “antipatriota” a quienes no acudan a estas marchas, ahora claramente estructuradas para respaldar a Peña y sin ningún efecto real en contra de Trump; forma parte de esa retórica maniquea que se encuentra detrás de toda estrategia propagandística.

Postdata: Por cierto, los integrantes del equipo de imagen del presidente Peña Nieto ¿ya estarán ideando la caja china con la que ocultarán la inflación, que según el Inegi, es la más alta para un mes de enero en los últimos 18 años, misma que fue provocada por el alza en las gasolinas?
Twitter: @hrangel_v

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas