Alma Gloria Chávez
Una auténtica “bolsa de valores”
Lunes 6 de Febrero de 2017
A- A A+

El trueque se basa en el respeto, la confianza y la solidaridad entre las personas… sin la condición del dinero.

El intercambio es y ha sido un fenómeno mundial y una realidad económica previa al desarrollo del capitalismo. Se practica en el ámbito rural, así como en el urbano, y existen economías (o culturas) que lo practican desde muchas generaciones atrás, siendo entendido como “costumbre”. Otras lo recuperan y reinventan como práctica contemporánea que permite hacer frente a las estrecheces del mercado y la falta de trabajo asalariado en sociedades urbanas.

Quienes habitamos zonas urbanas a menudo olvidamos (o tal vez ni siquiera conozcamos) las historias que nuestros mayores relataban, recordando épocas violentas que se han vivido en la región a consecuencia de una suma de injusticias y rencores que sólo dejan carencias, pérdidas y enfermedades, sobre todo entre comunidades indígenas y rurales, que a pesar de todo y contra toda predicción logran salir adelante gracias a sus prácticas solidarias, como el trueque.

Pátzcuaro, desde siempre, ha sido un centro de intercambio muy importante. Para los días que anteceden a la Fiesta de Ánimas y para la del 8 de diciembre, que es la fiesta patronal, la gente de muchas comunidades ribereñas, así como de otras latitudes, acudía para cambiar leña, una gran variedad de frutas de temporada, verduras, nopales, hierbas medicinales, servilletas, rebozos y otras prendas de vestir; cazuelas, ollas y un sinfín de productos y enseres de uso cotidiano como sillas, mesas o bancos. En Pátzcuaro encontraban productos de Tierra Caliente, de tierra templada y de tierra fría.

Hace cerca de una década que estuvo en estas tierras Simón Yeste Santamaría, antropólogo egresado de la Universidad de Granada, España. Aunque su estadía fue de poco tiempo, resultó suficiente para crear una buena amistad y compartir afinidades, como el interés por los métodos tradicionales alimentarios y de salud. Su misión en territorio purépecha era investigar acerca del sistema de intercambio para escribir la que sería su tesis de maestría. Y seguramente fue por él de quien obtuve información reciente de esta actividad que a menudo escapa de nuestra percepción inmediata.

`Tianguis´ proviene de la voz náhuatl “tiangiaztli”, que define el sitio para vender, comprar o permutar, siendo los centros principales de la actividad comercial en los pueblos mesoamericanos.
`Tianguis´ proviene de la voz náhuatl “tiangiaztli”, que define el sitio para vender, comprar o permutar, siendo los centros principales de la actividad comercial en los pueblos mesoamericanos.
(Foto: Cuartoscuro)


Primeramente, supe que “tianguis” proviene de la voz náhuatl “tiangiaztli”, que define el sitio para vender, comprar o permutar, siendo los centros principales de la actividad comercial en los pueblos mesoamericanos. “Trueque” significa la acción o el efecto de trocar o trocarse, intercambio de bienes y servicios sin que medie la intervención del dinero. Y mojtakuntani es la palabra purépecha que designa el lugar de intercambio en el que los productores cambian sus productos los unos por los otros.

En Pátzcuaro encontró que los días de trueque o de cambio son todos los martes y los viernes, en el lado derecho de la iglesia del Santuario y, eventualmente, en la Plazuela de San Francisco los mismos días. Históricamente, descubrió que el trueque se llevaba a cabo junto con otras actividades comerciales en la plaza principal (Vasco de Quiroga) y por la construcción de instalaciones que sirvieran como mercado en la década de los años 70 provocó el desplazamiento continuo de los espacios comerciales en la ciudad, y con ello también se movieron las actividades de trueque de un lugar a otro.

Y como tantos actos desafortunados, las autoridades de la época, con la excusa de favorecer el turismo y los comercios privados (hoteles, restaurantes, tiendas) reubicaron de manera prolongada el mercado regional, distribuyendo diferentes productores (artesanos, textileras, campesinos) en distintas calles y espacios, hasta que decidieron reubicarlos a todos algún día de la semana en la Plaza Gertrudis Bocanegra. Esto hizo que las plazas de la ciudad dejaran de ser un espacio disponible para los pequeños productores que vendían o cambiaban lo que ellos cultivaban o producían, modificando sus conductas comerciales y provocando el intermediarismo.

Así fue como desde hace unos 30 años, a finales de los 87, se habilitó un lugar y unos días determinados para el “cambio” en un espacio junto al conocido templo del Santuario.

Desde las 07:00 de la mañana, los días señalados para el trueque, llegan las personas que tienen algo qué cambiar, siendo el día viernes el de mayor afluencia y cuando llegan personas de comunidades más alejadas de la ciudad. Destaca el hecho de que son mayoritariamente mujeres las que intervienen en la actividad. Son ellas las que en la mayoría de los casos portan la mercancía, la ofrecen para el cambio, la cambian y la cargan hasta sus lugares de origen. Los momentos de mayor dinámica, son entre las 08:30 y las 10:30 horas. Cerca del mediodía las mujeres ya están de vuelta en su comunidad con los productos que han obtenido mediante el trueque.

El antropólogo Simón Yeste conoció la descripción que hace Yano Morales, cronista de Ajuno, de todo lo que se cambiaba en Pátzcuaro: “Las hierbas de nuestros pueblos tenían mucha demanda por parte de los vecinos de la Sierra. Las frutas, hierbas medicinales y leña las consumían los vecinos de las islas. De Tingambato traían chirimoyas; de Ziracuaretiro, cañas de azúcar; de Erongarícuaro sacaban loza de barro y las cazuelas que tenían fama de no romperse pronto. Los de Ajuno llevaban tierra chacuacua, tecolote de maíz (hongos), trementina, pomadas que hacían las mujeres, flores de china (cempasúchil), lirios y “barba de viejo” (heno) para los nacimientos; tamales de atole de parákata, mezcal en penca, tortillas blancas, amarillas y moradas; chicales de maíz cocidos en piña de maguey, jícamas silvestres, talayotes asados y chengua.

La reactivación del trueque o intercambio es de sumo interés para quienes concebimos la llamada “economía solidaria” como respuesta a los problemas económicos del país.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales