Rafael Mendoza Castillo
La dignidad es un principio, no es un medio
Lunes 30 de Enero de 2017
A- A A+

La dignidad es el valor de la persona y no se intercambia por nada, lo que significa que no es un instrumento que se usa según convenga, o no.
La dignidad es el valor de la persona y no se intercambia por nada, lo que significa que no es un instrumento que se usa según convenga, o no.
(Foto: TAVO)

En un país como México se habla a diario de democracia, lo que significa que ésta no existe. Hoy la oligarquía, la partidocracia, la élite gobernante, los medios de comunicación comerciales, permanentemente mencionan la palabra dignidad. Estos grupos del poder, frente a la guerra que ha iniciado contra México el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, también repiten hasta el cansancio la palabra “dignidad”. Estoy seguro de que saben lo que ello significa, tienen conocimiento, pero eso no basta. Veamos.

En primer lugar, la dignidad es el valor de la persona y no se intercambia por nada, lo que significa que no es un instrumento que se usa según convenga, o no. Por eso la dignidad es nuestra propia sombra y nadie la puede brincar. Decimos que es un fundamento, no un medio, porque es el límite que alguien pone ante una injusticia, un sufrimiento, una discriminación, una ofensa. De ahí que la dignidad es un modo de ser, de existir y quien la tiene la irradia en cualquier lugar y tiempo.

La persona que es honesta irradia honestidad, el valiente irradia valentía, el que es solidario irradia solidaridad y el que es corrupto irradia corrupción. Hoy la clase política gobernante, oligárquica y plutocrática, habla demasiado de dignidad ante las agresiones racistas de Donald Trump contra los inmigrantes mexicanos, a quienes también los acusa de violadores y criminales. Pero la clase en el poder no es digna cuando construye reformas estructurales o neoliberales que ofenden y dañan la vida de los mexicanos, sobre todo a los marginados del injusto desarrollo capitalista.

Entonces, la dignidad se usa cuando conviene a sus intereses particulares y no se tiene cuando afectan a millones de mexicanos con los gasolinazos, tortillazos, topes salariales, desigualdades sociales, corrupción, impunidad, autoritarismo y violación de derechos humanos. Mantener a millones de mexicanos en la pobreza y en su modo extremo no es digno, sino indigno.

Por eso decimos que el poder de explotación y su hegemonía de clases usa a la dignidad como medio y no como fundamento. Su modo de ser, de existir, no es digno, porque no tienen el valor de la dignidad. Confunden esta última, por conveniencia, con la riqueza, el poder, el éxito, el robo, la competencia, la ganancia.

La dignidad es el valor de la persona (lo moral reiterativo o crítico). La responsabilidad corresponde al individuo y tiene que ver con la ética. El valor cívico corresponde a los ciudadanos y significa el encuentro con la política, es decir, la acción constituyente que no se queda en el voto, sino que transforma el mundo de las injusticias y las desigualdades de este sistema neoliberal o cualquier otro. De ahí la importancia de articular lo moral, lo ético y lo cívico como principios, fundamentos; no como quiere la clase dominante, convertirlos en medios o instrumentos, a conveniencia de sus intereses privados.

Si en verdad la clase dominante o explotadora tuviera dignidad, responsabilidad y civismo, defendería la soberanía, la independencia y autodeterminación de la nación mexicana. Pero como no tienen esos valores, por eso dictan leyes que privatizan la educación, la venta de los recursos naturales del suelo y subsuelo, topes salariales a la clase trabajadora. Destruyen la Constitución al modificar los artículos 27, 123 y 3º, que en nada se parecen a los de la Constitución de 1917. De seguro festejarán la actual porque la de 1917 ya no existe, necesitamos otra.

Si la partidocracia tuviera la dignidad como principio, no hubieran firmado el Pacto por México, porque este documento va en contra de los intereses públicos de la nación y sólo defiende los intereses privados de la oligarquía financiera, industrial y comercial. La clase dominante se presenta como digna ante las agresiones a nuestro país por Donald Trump y en lo interno es indigna, porque agrede con sus reformas a la mayoría de la población. Usan ese valor a conveniencia, lo que significa que no lo tienen. El valor económico sí se intercambia, la dignidad, no.

La clase política y oligárquica afirma que la dignidad no se negocia hacia el exterior, pero hacia el interior del país sí lo hacen en el momento en que aprueban leyes que criminalizan la protesta, que desaparecen a 43 estudiantes, que quitan conquistas y corren a maestros y maestras, leyes para que el Ejército Mexicano y la Marina conviertan sus acciones ilegales en legales y la creación de un estado de excepción. Cuando se tiene la dignidad se lleva a todos lados, es una totalidad, no es poquita ni mucha, es o no es, se tiene o no se tiene.

Si los empresarios grandes y chicos tuvieran dignidad no robarían a sus trabajadores, si los medios de comunicación comerciales tuvieran dignidad no ocultarían la realidad, no estarían al servicio del poder, si los ministros de la Suprema Corte tuvieran dignidad, no hubieran permitido las 600 modificaciones a la Constitución y rechazarían sus ofensivos sueldos, si los sindicatos oficiales tuvieran dignidad no se robarían las cuotas de sus agremiados, ni los manipularían y ni se pondrían al servicio del gobierno; si el INE el TEPJF fueran dignos no permitirían los fraudes electorales y sus insultantes sueldos, si la SEP fuera digna no hubiera permitido la Reforma Educativa punitiva y laboral, etcétera.

El sistema político mexicano y su modelo económico corporativo no está fundado en la dignidad, la responsabilidad y el civismo como principios, sino en una racionalidad instrumental que todo lo convierte en medio para que alguien, muy pocos, acumulen riqueza infinita. Su lema es ganar, ganar, pero pocos, y esto produce lo contrario, perder, perder, pero muchos, la mayoría. Los gobernantes en México conocen la dignidad pero no es su modo de ser, de existir. El bueno de Sócrates demostró con su muerte que no basta con conocer el valor, sino convertirlo en modo de existencia. El valor está en otra parte, no está en el capitalismo. Otro mundo es posible.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM

Los retos del “nuevo comienzo” Segunda parte y última

Los retos del “nuevo comienzo” (primera parte)