Estrellita M. Fuentes Nava
¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?
Jueves 26 de Enero de 2017
A- A A+

En el periódico La Jornada del pasado domingo 22 de enero se publicó una nota en la que se daba a conocer la alerta entre los diputados federales porque al parecer se pretende retomar la controvertida Ley Korenfeld (en recuerdo del ex director general de la Conagua que fue destituido del cargo por usar para fines personales y familiares el helicóptero de la comisión y a quien se le atribuye el impulso de la citada propuesta de legislación), según versión del diputado de Morena Rodrigo Abdalá, quien acusó que la Conagua se encuentra “en tratos con el Partido Verde Ecologista de México y con Nueva Alianza para revivir la llamada Ley Korenfeld”.

La cámara de Diputados retomará el diálogo sobre al Ley General de Aguas
La cámara de Diputados retomará el diálogo sobre al Ley General de Aguas
(Foto: Cambio de Michoacán)

Al respecto, hay que recordar que durante los años 2012 y 2013 se pretendió efectivamente cabildear una nueva Ley General de Aguas cuyo borrador otorgaba más facilidades para la participación privada, y que además el proceso de discusión en el Congreso no fue abierto ni consideró las voces de la sociedad civil que en paralelo propugnaban por un modelo de gestión más hacia la cogobernanza, con la participación no sólo de los grandes usuarios y el gobierno, sino también de la sociedad civil. Asimismo, estas organizaciones proponían nuevas figuras de contraloría social que transparentaran el uso y destino de los permisos de agua. La discusión en San Lázaro llegó a tal grado que se paralizaron las negociaciones y se desechó esta “Ley Korenfeld”, lo cual fue considerado como una victoria por parte de las organizaciones inconformes.

Más allá de las discusiones de corte político, lo que está ahora en juego es el modelo de la gobernanza del agua que sigue prevaleciendo en México: el de un Estado rector, con la decisión absoluta en lo que concierne al manejo del agua, con mínimos espacios para la participación ciudadana. Y esta ausencia de lo social significa una importante pérdida de saberes y cosmovisiones que pueden enriquecer la visión de quienes hoy manejan los recursos hídricos en México. Además elimina cualquier tipo de contrapesos y sigue permitiendo la discrecionalidad por ejemplo en el otorgamiento de concesiones y permisos de agua al no existir una figura de contraloría social.

Si se encuentra este proyecto de ley de nuevo en la antesala del Congreso Federal, seguramente se reavivará la discusión acalorada, a pesar de que se tiene conocimiento de que el nuevo borrador que promoverá la Conagua quizás incluya algunos de los mecanismos que se propusieron desde la sociedad civil. Habría que ver también por ejemplo si en el caso de los pueblos indígenas también serán reconocidos sus derechos y se encontrarán los mecanismos adecuados para ello, como se ha comprometido el Estado mexicano al firmar la Convención 169 de la Organización Internacional del Trabajo sobre Pueblos Indígenas y Tribales (1989), que hace hincapié en los derechos de trabajo de los pueblos indígenas y su derecho a la tierra y al territorio, a la salud y a la educación.

Así que las preguntas subyacentes en el proceso de este debate seguramente serán: ¿se mantendrá la figura del Estado rector con un mínimo de contraloría social y participación ciudadana o se aprovechará la oportunidad para romper viejos esquemas y transitar hacia nuevos modelos de gobierno con principios reales de gobernanza y corresponsabilidad?, y ¿qué sucederá con respecto a nuestros pueblos indígenas?, ¿se logrará por fin su pleno reconocimiento en cuanto al importante papel que juegan en la conservación del agua y del medio ambiente en el país o este papel del Estado rector seguirá beneficiando a la población urbana, incentivando la migración hacia las ciudades?

No será una discusión fácil ni tampoco la toma de decisión, pero es cierto que la pretendida nueva Ley General de Aguas deberá asegurar la armonización de los aspectos técnicos, legales, sociales, políticos y económicos que nos permitan preservar nuestra agua, asegurar el pleno acceso humano al agua y al saneamiento, y recrear un nuevo modelo de gobierno que nos sea funcional para el recurso y los mexicanos, tomando en cuenta los nuevos tiempos que vivimos en lo global y en lo local.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán