Rafael Calderón
ELEGÍA DEL DESTINO
Yo no estoy a favor de los adeptos: André Breton
Lunes 16 de Enero de 2017
A- A A+

Empecé a leer la poesía de André Bretón años antes de que muriera Octavio Paz y fui guiado por sus ensayos iluminadores porque es donde estudia lo mismo al poeta que el surrealismo; seguí, después de la muerte del mexicano, esa senda y sobre todo leyéndolo por citas textuales, pequeñas traducciones, nunca agotadas ni terminadas en esa plenitud que exige la apasionante obra del poeta francés. Es hasta ahora que registro un puente a través de una antología que llega a mis manos tarde o porque es la que nunca antes había leído y considero que es la edad justa para leerla y determinar cuánto me interesa la poesía de este poeta y llenar a cabalidad ese acometido que seguía pendiente. Se trata de Pleamar gen. Su editor, Xoán Abeleira, dice que es una selección que corresponde a la madurez poética y que tiene un significado especial, incluye Arcano 17: su “testamento creador”.

André Bretón
André Bretón
(Foto: Especial)

En primer lugar hay que recordar la vigencia de aquellas palabras de homenaje de Octavio Paz que escribió por la muerte de Breton: “Escribir sobre André Breton con un lenguaje que no sea el de la pasión es imposible […] Breton: el lenguaje de la pasión –la pasión del lenguaje. Toda su búsqueda, tanto o más que exploración de territorios psíquicos desconocidos, fue la reconquista de un reino perdido: la palabra del principio, el hombre interior a los hombres y a la civilización”. Esbozo de una lectura obligada, con un lenguaje que no se olvida y menos por ser quien es el que lo dice: un ensayista de la lengua española que recorrió el mundo y en alguna etapa de su vida convivió con Breton: lo trató y lo conoció y lo tuvo presente entre sus amistades devotas y privilegiadas.

Esta antología registra relieves de páginas que tiene una estructura única: el estudio introductorio tiene un centenar de páginas, la selección antología suma 120 páginas y otro centenar es para Arcano 17 y Calados y un complemento rico en noticias, detalles textuales, orden poético y sobre todo los comentarios y notas que trascienden la biografía del poeta y termina con una bibliografía sucinta.

Por lo que permite arriesgar una lectura bajo tres niveles a saber: los poemas propiamente traducidos por Abeleira y si es el caso se puede realizar la lectura en su idioma original; conclusiones que pueden ir de la mano con la revisión crítica que hace el traductor o divergente con el resultado de éste y reconocer que esto último tiene sus riesgos y en sí Breton es un caso excepcional para estas polémicas, dada la naturaleza polémica del poeta, por esto es interesante el resultado; la segunda, es reconocer por primera vez que la lectura es ordenada bajo el precepto del conocimiento y nutrirse de la escritura que estudia y analiza al autor en el conjunto de su vida literaria: poesía y prosa permiten seguir la senda de textos vanguardistas y sus manifiestos en el orden del surrealismo y llegar al termino polémico de esta palabra y recordar que en su estudio, Abeleira propone un cambio de esta palabras y al oído en nuestra lengua, propone con juicos lucidos y críticos que no es surrealismo sino Superrealismo –un tema cantado y decantando de distinta lectura y apreciación poética–; la tercera, conocer de una vez por todas esa seducción que decanta la personalidad de Breton para la lengua española y su influencia tan marcada y a veces poco leído o decir que se complementa su condición de poeta y terminar por reconocer que en el pasado sí había la inquietud por leerlo, pero determinado por la madurez de su escritura poética en verso, como la verdad de la voz que lo rige estos lindes de la vigencia de su poesía.

Los adeptos que despierta André Breton son inigualables: inicio con el pie derecho en la poesía y los que lo han estudiado, como Abeleira, aclaran que inicia escribiendo de la mano de Apaliare y Paul Valéry, que igualmente trascienden el territorio de la ciudad de París y por su voz lírica universalizan su lengua materna y sucedió al margen de su patria territorial. Por esto mejor es recordar que Octavio Paz es el que mejor lo presenta en México, con ensayos a su obra y al movimiento surrealista y por algunas traducciones de poemas, y decir que la poesía de Breton en algún momento es pate del olvido, pero esta antología de Xoán Abeleira sí resalta la presencia inequívocamente de su legado: es, Pleamar gen un legado, o decir la presencia de André Breton el poeta.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Del premio estatal de las artes Eréndiera

Un recuerdo para José Antonio Alvarado

190 años de poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Morelia: 190 años en la poesía

Gerardo Sánchez Díaz; profesor emérito

Homenaje al poeta Virgilio

Homenaje al poeta Virgilio

AMLO: misión cumplida

Una edición excepcional: libertad por el saber

Escribir es recobrarse: Octavio Paz

Mallarmé dado a la luz por Ximena Subercaseaux

Octavio Paz: homenaje a una estrella de mar

La Universidad Michoacana y la trayectoría de los rectores

Ante la muerte de Nicanor Parra

Contraelegía: José Emilio Pacheco

En honor del novelista Jaime Martínez Ochoa

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Contraelegía: el centenario de Raúl Arreola Cortés

Las concordancias del verbo o 70 años de Gaspar Aguilera Díaz

“La muerte del Quijote”, poema de José Antonio Alvarado

José Antonio Alvarado, in memoriam

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

Conmemorar la fundación de la Universidad Michoacana

El Café del Prado, en el Centro Histórico de Morelia

La poeta Margarita Michelena

Pedro Garfias, 50 años después

La hora de la política: el regidor Osvaldo Ruiz Ramírez

Lucía Rivadeneyra: “Cuenta la estoria”

Pedro Garfias 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Ramón Xirau y la poesía iberoamericana

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Pedro Garfias, 50 años después

Diario, páginas extraídas

El pensamiento lírico de Odisseas Elytis

Alfonso Reyes: Un puñado de citas gongorinas

Las visitas a Paseo del Guamúchil

La generación del tercer milenio

La generación del tercer milenio

Lucía Rivadeneyra: De culpa y expiación

La ruptura generacional de la poesía michoacana

Para gozar la poesía de José Antonio Alvarado

La ruptura generacional de la poesía michoacana

La ruptura generacional del medio siglo en la poesía de Michoacán

Juan Bañuelos, in memoriam

Alfonso Reyes y la ciencia de la literatura

Los pasos políticos de un peregrino

Corona de llamas: “Tu piel vuelve a mi boca”

Laboratorio para una poética del siglo XXI

La ciencia de la literatura de Alfonso Reyes

Gaspar Aguilera Díaz, entre el blues y el jazz

La Ilíada: traslado de Alfonso Reyes

Noticias de las Tesis filosóficas de Morelos

Yo no estoy a favor de los adeptos: André Breton

Gaspar Aguilera Díaz: la escritura en movimiento

Alfonso Reyes o la Grata compañía

Alfonso Reyes y su constancia poética

El turno y la presencia de Manuel Ponce

El turno y la presencia de Benjamín Fernández Valenzuela

El turno y la presencia de Concha Urquiza

El turno y la presencia de Enrique González Vázquez

El turno y la presencia de Carlos Eduardo Turón

Diario, páginas extraídas

El turno y la presencia de Tomás Rico Cano

El turno y la presencia de Francisco Elizalde García

El turno y la presencia de Alejandro Avilés

El turno y la presencia de Marco Antonio Millán

El turno y la presencia de Alfonso Rubio y Rubio

El turno y la presencia de Alfonso Méndez Plancarte

El turno y la presencia de Francisco Alday

El turno y la presencia de José Luz Ojeda

El turno y la presencia de Ezequiel Calderón Gómez

El turno y la presencia de Gabriel Méndez Plancarte

El turno y la presencia, una introducción

El turno y la presencia. Una introducción

El turno y la presencia: una introducción

Esbozo y acercamiento

Porfirio Martínez Peñaloza (1916-2016)

León Felipe, intrépida metáfora

Leer al poeta Rubén Dario

La Presea Generalísimo Morelos para José Mendoza Lara

Leer al poeta Rubén Darío

Rubén Darío, Del símbolo a la realidad

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rúben Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío

Leer al poeta Rubén Darío