Hugo Rangel Vargas
El contrasentido del acuerdo peñista
Viernes 13 de Enero de 2017
A- A A+

No sólo se trata de las críticas de la Coparmex expresadas hacia el Acuerdo por el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar, que desnudan la demagogia detrás del documento signado en días pasados por diversos organismos empresariales, sindicales, campesinos y el gobierno de la República.

También se puede prescindir de la crítica que habla de que el texto en cuestión se trata de la simple repetición de una receta trasnochada que fue instrumentada por los gobiernos priistas de Miguel de la Madrid, Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, sin más efectos que la tinta que corrió en las rotativas, ahora quizá sustituidas por las redes sociales y los medios electrónicos.

De fondo el mensaje que envía el presidente de la República es el de un extravío sin comparación en la historia del país. Y es que si la lógica del mercado, su exaltación como valor supremo, su magnificación como mecanismo de asignación de precios y distribución de la renta entre los factores de la producción, eran los puntos neurálgicos para defender la desregulación del mercado de los combustibles y la desaparición de la malévola distorsión de los subsidios a los mismos, ahora la retórica gubernamental ha inmolado a todos estos portentos de virtudes a la luz de un pacto improvisado.

Con el mencionado convenio en el que el sector empresarial se “compromete a evitar un alza indiscriminada de precios” y en el que el deber de los sectores productivos es “vigilar y denunciar casos de abuso en aumentos de precios”, se lanza por la borda todo aquello que el propio gobierno había revestido como dogma en sus líneas discursivas.

Aspecto de la firma del Acuerdo por el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar
Aspecto de la firma del Acuerdo por el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar
(Foto: Cuartoscuro)



¿Que no se suponía que el mercado determinaría los incrementos o reducciones de los precios, tal como ocurrirá con la gasolina?, ¿en qué punto un aumento de precios se torna en “abuso”?, ¿la elevación del precio de los combustibles encaja en esos parámetros del atropello?, ¿hasta dónde será posible que los productores puedan trasladar a los precios de sus mercancías los costos ahora crecientes de sus insumos?, ¿no son los costos de logística y de las materias primas para la producción de la gasolina lo que se está trasladando ahora al precio al consumidor con el gasolinazo?, ¿por qué razón sí debe funcionar el mecanismo del mercado en las gasolinas y no habrá de hacerlo ahora con los demás bienes y servicios?

No se trata de una defensa a ultranza de la lógica del mercado, sino más bien de desnudar la incongruencia con la que se ha conducido al país a lo largo de los últimos años, puesto que los mismos pactos con los que recetaron mediáticamente el control de precios, sin mecanismos claros para su consecución, fueron instrumentados por gobiernos que propugnaban por la desregulación de los mercados.

El desmantelamiento del Estado nacional, la privatización de carreteras, de la banca, de los ferrocarriles, de las telecomunicaciones, de la siderurgia, de los fertilizantes y recientemente de la industria petrolera, ha ocurrido a manos de paladines del libre mercado que impulsaron “pactos” o “acuerdos” para supuestamente evitar los incrementos abusivos de precios, connaturales a una lógica cuyo valor supremo es la obtención de ganancias.

La crisis del gobierno de Enrique Peña Nieto nos regala esta nueva estampa de contrasentidos. Un presidente extraviado en su propia labia, pero congruentemente anclado al legado de sus predecesores; gobernantes demagogos que escondieron detrás de este tipo de convenios faraónicos el saqueo que hoy tiene arrodillada a la planta productiva nacional.
Twitter: @hrangel_v

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas