Alejandro Vázquez Cárdenas
Reflexiones sobre la ignorancia
Miércoles 11 de Enero de 2017
A- A A+

Los años pasan y las cosas no cambian; ha finalizado 2016 y México, en áreas críticas, continúa en los últimos lugares del marcador mundial. En el listado que labora Transparencia Internacional, México sigue ocupando un lugar muy bajo en el Índice de Percepción de Corrupción en incómoda vecindad con Yemen y Siria. Pero lo verdaderamente grave, fatal diría yo, es el problema educativo; México, desde hace lustros, tiene un pésimo nivel. ¿Razones?, muchas, SEP, SNTE y CNTE son sólo variaciones del mismo tema, distinguibles únicamente por el nivel de ignorancia, agresividad y violencia de la CNTE. “México tiene décadas de atraso educativo”, afirma la OCDE. Nos costará entre 25 y 60 años abatir el rezago.

De acuerdo con el listado que labora Transparencia Internacional, México ocupa un lugar muy bajo en el indice de percepción de corrupción
De acuerdo con el listado que labora Transparencia Internacional, México ocupa un lugar muy bajo en el indice de percepción de corrupción
(Foto: Cuartoscuro)

Somos un país con una mayoría de gente de escasa cultura, que casi no lee, y lo poco que lee no siempre lo comprende; un país donde las personas tienen como principal fuente de formación e información a la televisión abierta y ahora las redes sociales, llenas de información falsa y para colmo saturada, sobre todo Twitter, de bots y trolls. En internet un troll es una persona que publica mensajes provocadores o fuera de tema con la única intención de molestar o provocar. La palabra Bot viene de la palabra Robot y es la forma como se le denomina en el argot tecnológico a las cuentas que simulan ser personas en una red social y son creadas con un fin malicioso, como lo vimos recientemente en el caso de las protestas por el gasolinazo.

En México abundan los ignorantes, aclarando que "ignorante" no es quien no sabe, sino quien no quiere ni desea aprender, pues en su bendita ignorancia consideran tener suficientes conocimientos sobre prácticamente todo. El mexicano, al preguntársele, opina sobre muchas cosas aunque no tenga ni la más remota idea de lo que está hablando. Así, encontramos a infinidad de personas que se atreven a opinar, como si supieran de lo que hablan, sobre política, educación, medicina, Reforma Energética etcétera.

Los ignorantes no saben dialogar ni escuchar, y si consideran que es necesario gritar, lo hacen, pues también creen que el que grita más fuerte gana la discusión.

Nuestro futuro se ve complicado, y definitivamente no veo factible una solución con la actual clase política y empresarial. ¿Causas?, las podemos leer en el libro El mito del desarrollo. Los países no viables en el siglo XXI, del ensayista y diplomático peruano Oswaldo de Rivero.

De Rivero señala que en el pasado siglo XX la mayoría de las naciones de África, Asia y América Latina ensayaron todos los modelos económicos para salir de la pobreza y el subdesarrollo: estatismo, neoliberalismo, sustitución de importaciones y el socialismo soviético (antes de su extinción). Sin embargo, sólo Corea del Sur, Taiwán, Singapur y Malasia han podido salir del atraso. Los demás países, especialmente los de África y la mayoría de América Latina, México incluido, siguen en la categoría de países "no viables".

¿Razones?, el autor afirma: “La diferencia la hace el cambio cultural, el renacimiento de una nueva cultura donde se ha dado importancia a las ciencias matemáticas, físicas, químicas, biológicas y sobre todo a la investigación científica. Hoy la tecnología derivada de estas ciencias innova las exportaciones de Corea del Sur, Taiwán, Singapur y Malasia, creando cada vez más prosperidad".

En efecto, tanto Corea del Sur como Taiwán eran tan pobres como Perú y Bolivia en los 70 del siglo XX. Hoy en día, gracias a una verdadera revolución educativa, con una alta inversión en ciencia y tecnología, se dan el lujo de competir con Estados Unidos, Japón y la Unión Europea.

Pero seamos sinceros, aceptemos nuestra realidad educativa, las limitantes académicas del magisterio, la corrupción sindical, la mediocridad de escuelas y universidades. Sabiendo todo esto, ¿podemos salir de nuestro atraso? La respuesta es fácil: no. No con nuestros actuales maestros ni con unos partidos políticos más interesados en vivir del erario que en resolver los problemas de México. Como van las cosas nuestro futuro es la definitiva conversión de México en un narcoestado.

Aceptémoslo, el Estado ha perdido toda capacidad para educarnos y protegernos. El gobierno, con su educación fallida y su policía digna del mesozoico, no puede, ni quiere ni sabe cómo hacerlo.

¿Solución? Resolver, al costo que sea, el problema educativo, y necesitamos muchos ingenieros y físicos de muy alto nivel y no las comaladas de abogados, antropólogos, economistas, politólogos etcétera que vomitan cada año las universidades. ¿Factibilidad? Cero.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Como nos autoengañamos

Un panorama incierto

Algo sobre la vejez

Alcohol, algunos datos

AMLO, su salud y el INAI

Es tiempo de transparentar nuestras resoluciones: TJAM

El campo, una tragedia

Pacifismo y el pacto de Múnich

Chauvinismo y México

Izquierda, ignorancia y necedad

Educación, entre el miedo y la corrupción

Medicinas alternativas y médicos

La justicia en México

Pseudociencias, datos

Artículos y mercancía pirata

Odio, un tema de actualidad

De a poco

Hablando de diputados

De anonimato y libertad, reflexiones

El Ejército, la Policía y el crimen organizado

Populismo, ¿qué es?

IFE y el periodismo, una historia

IMSS, una tragedia que se pudo evitar

El café y los antioxidantes

La corrupción, ese gran problema

Para entender a López

Colosio, a 25 años

Pactar con el narco. Pax narca

Ignorancia e incompetencia

Corrupción y futbol

Los intelectuales ¿Qué son?

POPULISMO, LA INTOLERANCIA

La Tierra plana

La izquierda ¿qué es?

Izquierda e hipocresía.

Un plan maquiavélico.

Bertrand Russell y la religión, apuntes

Regreso al pasado

Siempre podemos estar peor

Pemex y su sindicato

Gasolina, otro problema

A propósito de entelequias Freud y Marx

Una personalidad patológica.

Eugenesia

El humano y sus errores

Vivir con cargo al estado

País jodido

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual