Jueves 22 de Diciembre de 2016
A- A A+

Un general brigadier en activo del Ejército Mexicano, destacado desde principios del siglo XXI en la lucha contra el narcotráfico, tanto en actividades de inteligencia como de campo, pide su retiro. Inesperado resultó el acto por su edad, 52 años recién cumplidos, por su salud de hierro y por un promisorio porvenir en su carrera militar, su ascenso a general de brigada era inminente, sólo cuestión de tiempo; ser divisionario también era una posibilidad si jugaba bien sus cartas.

La ciudadanía ya esta cansada de los mismos candidatos y las mismas promesas.
La ciudadanía ya esta cansada de los mismos candidatos y las mismas promesas.
(Foto: Cuartoscuro)

El hecho pasó desapercibido para la sociedad en general, si bien era algo extraño, hasta insólito, sólo lo era en el mundo de la milicia. El general no dio explicaciones a nadie, ni al general secretario, que fue el único que se atrevió a pedírselas. Le alegó de manera parca cuestiones de índole familiar y hasta allí.

Mientras tanto en el mundo civil se respiraba hartazgo y mal humor social producto de la inseguridad en que se vivía y de una economía maltrecha. La inseguridad era causada más por la delincuencia común que por la organizada, y la economía, a pesar de una correcta conducción, era víctima de situaciones internacionales e imprevisibles que poco respiro le daban al peso, y por tanto, al poder adquisitivo de los mexicanos.

La sociedad mexicana era, a un año de las elecciones presidenciales de 2018, un caldo de cultivo antisistémico. Sin embargo, los actores políticos antisistémicos visibles eran productos del sistema y no lo más rescatable por cierto. Dicho de otro modo, eran políticos tradicionales que viendo la mundial corriente antisistémica, otearon en ella una oportunidad con fines personales, la adquisición del poder por el poder.

Después de un mes de vacaciones familiares por Centroamérica, el recién retirado general brigadier, hasta entonces un desconocido de la vida pública nacional, irrumpe en ella como presidente de un partido político nacional de los llamados pequeños, el cual, hasta ese día, la única duda que despertaba sobre su participación en la elección de 2018 era con qué partido de los grandes se aliaría para que su nomeklatura siguiera viviendo del erario.

El primer discurso de este hombre duro y carismático, hasta ese momento alejado de los reflectores y escrutinio público, fue directo, honesto y contundente, del cual destacaremos por su relevancia lo siguiente: “Los partidos políticos son un medio y su fin es el correcto desarrollo de la sociedad. Este correcto desarrollo implica que los mexicanos nos sintamos seguros y encontremos las oportunidades mínimas necesarias para satisfacer nuestras necesidades a plenitud, por ello, a partir de hoy y desde esta trinchera lucharé incansablemente hasta sentar las bases sólidas para ese desarrollo que México y su gente merece”.

La jugada era clara, desde la Presidencia del partido pequeño se daría a conocer en todo el país, mediante spots, haciendo lo mismo que Obrador y Anaya, pero de manera frontal sin ambages ni simulaciones. El siguiente paso sería la candidatura presidencial, una candidatura que aglutinara a todas las voces inconformes con los políticos tradicionales. La oferta venía de un experto en seguridad que ofrecía mano dura contra la corrupción, cambiar la política de lucha contra el narcotráfico y una política económica de corte social liberalista. El general era un candidato antisistema, que si bien es cierto venía del sistema, era un converso real, un producto del hartazgo y no del oportunismo.

A cinco meses de las elecciones, en los sondeos de opinión, el general en retiro aparecía en un sorprendente tercer lugar de las preferencias electorales. Lo anterior causaba júbilo en el equipo cercano del general, nadie esperaba que en tan poco tiempo y sin una estructura nacional pudiera posicionarse en el ánimo del electorado, y esto antes de que hubiera candidaturas formales…

El general no existe, es un producto de ficción política o política ficción (Carlos Salinas dixit), pero el México malhumorado y lastimado por la corrupción es real, lo vivimos a diario. Nuestro país requiere una persona austera con altura de miras, que más allá de ideologías y partidos, privilegie el Estado de Derecho y el pragmatismo en pos de mejores condiciones de vida para sus habitantes.

Otro sí: Mezquinos quienes no reconocen la labor de nuestras Fuerzas Armadas.

Feliz Navidad.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Es cuestión estética no cromosómica

Corrupción derivada

El juicio de la historia

Vuelvo a preguntar

Bebeto y Romario

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano