Estrellita M. Fuentes Nava
Agarrados por el cuello
Jueves 22 de Diciembre de 2016
A- A A+

Recuerdo cuando estudiaba Ciencias de la Comunicación hace 21 años (pertenezco orgullosamente a la segunda generación de comunicólogos en Michoacán), y leíamos a Marshall McLuhan y a las vacas sagradas de las teorías de la comunicación, quienes vaticinaban que el Internet revolucionaría a nuestra sociedad, y que incluso podrían existir en algún futuro elecciones de gobierno en línea. Eso era inimaginable para la época puesto que muchos de nosotros apenas estábamos aprendiendo a utilizar el Excel en una computadora o a dibujar con Corel Draw, después de pasar por las clases de programación con el lenguaje Basic en la preparatoria. Y efectivamente eso fue lo que sucedió: las redes sociales han evolucionado y hoy determinan en gran medida cómo percibimos, construimos e interactuamos con el mundo. Esta dinámica ha abierto nuevas fronteras cuyos límites aún no alcanzamos a visualizar.

a mayor conocimiento, no necesariamente refiere a la mejor de las intenciones. La base de nuestro progreso y desarrollo está en nuestra conciencia, y ello no lo puede construir por sí solo el gran espacio digital.
a mayor conocimiento, no necesariamente refiere a la mejor de las intenciones. La base de nuestro progreso y desarrollo está en nuestra conciencia, y ello no lo puede construir por sí solo el gran espacio digital.
(Foto: Especial)

Hoy tenemos abierto un gran ventanal a través del cual podemos mirar detalladamente al otro, y sin embargo, aún nos sigue siendo un perfecto desconocido. Así por ejemplo, los publicistas en Estados Unidos se están rompiendo la cabeza para rediseñar sus estrategias, toda vez que el prototipo aspiracional al que nos refería todo el tiempo con un marco cosmopolita en ciudades como Nueva York y Miami ya no empata con el consumidor rural del estado de Virginia. Asimismo, los gurús que cobran millones por asesorar a los grandes corporativos con respecto a las prospectivas financieras y de inversiones también están en crisis, dado que sus recomendaciones equivalen en gran medida a echar una moneda al aire. La televisión convencional tampoco se salva puesto que está en peligro de desaparecer al no reencontrar la fórmula exitosa en la construcción de nuevos contenidos de tal manera que sean igual de exitosos como en su época dorada (cítese Televisa).

La relación gobernante-gobernado también está cambiando. Nos tenemos agarrados por el cuello mutuamente: por un lado, las corporaciones de inteligencia como la CIA, o las empresas mercantiles, están invirtiendo millones y acorralando a Facebook o a WhatsApp para que les den acceso a los grandes bancos de datos de sus usuarios (incluso ya hubo un robo de cuentas de Yahoo), y están ávidos por saber de nuestros gustos, tendencias, preferencias, ideas políticas, a dónde vamos, quiénes son nuestros amigos; ello tanto para dilucidar si no somos individuos peligrosos en aras de la seguridad nacional, así como para saber qué vendernos y cómo empaquetarlo. Pero por el otro lado el ciudadano se ha convertido en un contralor social en potencia porque gracias a la telefonía móvil puede denunciar in situ cualquier atropello o anomalía de sus políticos, así como organizarse en redes para emprender cualquier campaña, protesta o movilización.

Incluso el poder ciudadano a través de las redes ya se ha empoderado tanto que puede manipular y poner en jaque a la clase política como sucedió en las recientes elecciones en Estados Unidos, así como para aterrorizar a las autoridades locales en San Luis Potosí por la ocurrencia de los XV años de Rubí dada la falta de policías (todo un caso de estudio como fenómeno social). Pero ese poder no necesariamente se utiliza siempre para gestar el bien; es muy volátil y relativo: recordemos la terrible y lamentable respuesta que han tenido distintos casos de violencia de género por parte de algunos usuarios de redes sociales hacia las propias víctimas en vez de cerrar filas contra los delincuentes, como le sucedió a la senadora Ana Gabriela Guevara.

Esta gran frontera de Gran Hermano que aún nos es desconocida tiene un doble filo: puede llevarnos al fortalecimiento de nuestra democracia, o puede desarticularnos aún más como sociedad. Por ello hay que recordar que el Internet y los medios digitales son sólo herramientas y que éstas no pueden suplir nuestros grandes vacíos: la educación, el bien hacer y el bien actuar, la convivencia pacífica, la ética y la cultura cívica. Todo ello aterriza en el plano de lo humano y no puede dejarse al azar o a la inercia.

Mayor acercamiento no necesariamente equivale a mayor conocimiento. Y a mayor conocimiento, no necesariamente refiere a la mejor de las intenciones. La base de nuestro progreso y desarrollo está en nuestra conciencia, y ello no lo puede construir por sí solo el gran espacio digital.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

En defensa de la confianza

Bodas fifí

Vergüenza y herencia

Gestionar los desastres

Austeridad republicana y política exterior

El agua nos hermana

Cultura de revista

El amor en tiempos de internet

Viajando sola

De la misoginia en el ejercicio periodístico

La burbuja de la ilusión

El mito de la privatización por las reservas del agua en México

Votar como un acto de valentía

¿Gobernadores a reelección?

El mercadeo de los debates

Mar de información

Regresar a la violencia

De subjetivos y tristes nómadas el debate presidencial

La velocidad de la confianza

Adictos tecnológicos

Amarrando tigres

El universo es el límite

Mujeres desechables

No hay ni a quién irle

En México sí se prioriza

¡Chanfle! Y ahora… ¿quién podrá defendernos?

Generación X

Los límites del señor López

Una brújula para 2018

Cristo libertador

De entre los más pobres: Santa María Zaniza, Oaxaca

Un vistazo a los ciudadanos-clientes

Mi nombre es Estrellita

Lecciones desde la Revolución

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán