Hugo Rangel Vargas
Postdata: Sobre los buenos fines
Viernes 9 de Diciembre de 2016
A- A A+

La televisión y los medios de comunicación bombardearon de inmediato el ambiente del país con las anécdotas de la visita de Castro durante los primeros días del gobierno de Salvador Allende.
La televisión y los medios de comunicación bombardearon de inmediato el ambiente del país con las anécdotas de la visita de Castro durante los primeros días del gobierno de Salvador Allende.
(Foto: TAVO)

Sí, hablar cerca de los confines de la Tierra podría remontarnos a las antiquísimas narraciones de marinos que ubicaban ahí abismos interminables que eran el nido de monstruos infernales. Ahí, donde la mirada se extravía en medio del agua en sus diversos estados de agregación, encontró su fascinación la curiosidad del poeta Pablo Neruda.

En esos lares también supe de otro final, del de una era de gigantes que concluía con la muerte de Fidel Castro. Eran los últimos días de mi estancia en Viña del Mar y mientras el mundo removía lo espeso de sus sentimientos con el fin de la existencia física del histórico líder de la Revolución cubana, yo paladeaba otro colofón, el de los póstumos sorbos de una botella de Mistral.

La televisión y los medios de comunicación bombardearon de inmediato el ambiente del país con las anécdotas de la visita de Castro durante los primeros días del gobierno de Salvador Allende. Salvador Rubio, el excelente y generoso anfitrión viñamarino, remembraba con su esposa aquellos días de bullicio por el encuentro de dos de los más carismáticos líderes que ha conocido América Latina: Allende y Castro.

Fidel, recordaba Salvador, había ido a Chile sólo por diez días y terminó por quedarse 23. Esto causó dificultades al gobierno de Allende, no sólo en términos políticos frente a una oposición que anatemizaba el marxismo del barbón cubano, sino también dentro del protocolo que debía movilizarse para atender al jefe de Estado de la isla.

Mi visita estaba a punto de concluir, el pisco también terminaba de diluirse en la sangre y Fidel se nos escurría por la puerta de la eternidad en la que apenas caben los grandes; pero se apilaban en mis sentidos el paso de mi andar de La Moneda al Museo de la Memoria y, sin titubear, mi mente se estacionaba en aquella estupenda conversación con Salvador Rubio y su primo Sebastián Ibarra.

Una crónica apretada del golpe militar de 1973, las vivencias personalísimas de aquel día funesto para Chile, el paso por las cárceles y campos de concentración del entonces cabo segundo de la Marina Chilena, Sebastián Ibarra, quien había hecho manifiesta su oposición al derrocamiento del gobierno de Allende, la decisión de Salvador Rubio de incorporarse a la Policía de Investigaciones, las posiciones encontradas de ambos chilenos sobre el papel de Allende en la historia, sobre Augusto Pinochet, sobre las autodefensas mexicanas; sus coincidencias sobre la definición de una dictadura y la imposibilidad de que éstas regresen a la realidad latinoamericana, acerca del amor y la vocación de servicio hacia su patria que les fue inculcada a ambos; los tangos y las cuecas, el asado y el futbol, la pasión por la historia, el socialismo progresista, la preocupación por el primo en el exilio, la canallada de pretender hacer de Salvador Allende un acobardado suicida, el abrazo a los sobrinos, las charlas sobre Bélgica, la corta noche austral… el reencuentro posible.

Esta delirante cascada de imágenes y recuerdos trasplantados en mi cabeza por la magia de la palabra, esta sensación de encontrarme en medio de un mundo que no acaba por quedarse atrás y otro que aún no termina por nacer, este filo en el que navega la memoria y que parece abalanzarla entre la mar y el apocalíptico precipicio del que hablaban los navegantes de antaño, todo ello evoca, sin embargo, al angustiante pero fascinante anhelo de la utopía que nos hace movernos hacia adelante.

De Sebastián y Salvador recuerdo un epíteto de aquella conversación: “Todas las dictaduras comienzan mal y por ello acaban mal”. Sin embargo hay otra dictadura, la de la memoria, la de los recuerdos, la que añora la poesía, la que anda por los cerros de Valparaíso en los pies de los niños, la que corre como nieve derretida en el deshielo de los Andes, la que se impone extrayendo vino de las uvas, la del país que se aferra sus fronteras en tres continentes; la tiranía que aspira a la felicidad cotidiana, aquella que los chilenos guardan como tesoro casi al fin del mundo, esa siempre tendrá un buen fin.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas