Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Redes sociales reflejo cultural
Viernes 9 de Diciembre de 2016
A- A A+

El abuso de las redes sociales y su influencia se ha convertido en un instintivo cultural de la mentalidad mexicana, sobre todo de las generaciones jóvenes.
El abuso de las redes sociales y su influencia se ha convertido en un instintivo cultural de la mentalidad mexicana, sobre todo de las generaciones jóvenes.
(Foto: Cuartoscuro)

Desde su aparición, donde el desarrollo de la tecnología y, por ende, la computación tiene mucho que ver, las redes sociales han tomado un auge inusitado, teniendo a la telefonía celular como una de sus principales aliadas, tanto que han promovido gobernantes, como el caso de Obama, así como también han derrocado gobiernos poderosos como sucedió en Egipto, y puesto contra la pared a tiranos como el de Siria, o exhibido las torpezas de autoridades incapaces y corruptas, como el lamentable ejemplo que tenemos en México. Pero aún más, se han convertido en el reflejo y palpitar de distintos tipos de sociedad, de prolíferos movimientos y desde luego también en caldo de cultivo para acosos de todo tipo, además de manipulaciones perversas; es decir, las redes sociales se han convertido en el inconsciente de una sociedad, cualquiera que sea su realidad, cualquiera que sea su reflejo.

Aquí en México no estamos exentos de los puntualizado en el párrafo anterior, la verdadera y auténtica diferencia en cada estado o nación tiene que ver con el grado de cultura o con el grado de enajenación que se vive en cada pueblo; es decir, puede servir para educar, para orientar, para compartir momentos sanos, pero también para engañar y operar en contra de un individuo o de un colectivo. Su influencia trastoca las más grandes ideologías e intimida las más perversas intenciones.

Tenemos presente el primer gran impacto de las redes sociales que a punto estuvieron de provocar una hecatombe en el actual partido en el poder cuando Peña Nieto, como candidato a la Presidencia por el PRI, tuvo un desaguisado en la Universidad Iberoamericana, provocando la creación del movimiento #YoSoy132, que inicialmente buscaba la democratización de los medios de comunicación, la creación de un tercer debate entre los candidatos presidenciales y el rechazo a la imposición mediática de Enrique Peña como candidato en las elecciones presidenciales.

Posteriormente el #YoSoy132 presentó un plan de seis puntos que incluía diferentes temas de interés público. El nombre #YoSoy132 se refiere a la auto afiliación y apoyo al movimiento como el miembro número 132 tras la publicación de un video en el que 131 estudiantes contestan las declaraciones de algunos funcionarios públicos. Las protestas realizadas en contra del entonces candidato a la Presidencia por el PRI en las elecciones federales en México de 2012 fueron un detonante que puso en marcha una cadena de manifestaciones que se fue uniendo a este movimiento. No obstante, todos conocemos la historia: la corrupción, el fraude, la pobreza y la ingenuidad de la gente no fue suficiente para detener la imposición, donde las autoridades electorales y gubernamentales estaban coludidas, o al menos fue un sentir generalizado, sólo que estaba encubierto por las principales cadenas de televisión, principalmente Televisa, así como importantes medios escritos y radiofónicos que conforman un bloque oficialista.

El abuso de su influencia se ha convertido en un instintivo cultural de la mentalidad mexicana, sobre todo de las generaciones jóvenes, quienes con mayor habilidad y destreza se han posicionado como los más influyentes en dichas redes, ya que los problemas de impacto nacional, aquellos que impactan a las masas, muchas veces se pierden en la inmensidad de los mensajes recibidos, al menos que se hagan “tendencia”, como se les denomina, por la cantidad de personas que se interesan en ello; por desgracia son más proclives de tomar partida por los sucesos curiosos, extraños o simpáticos que se publican; tal es el caso del fallecimiento de cantantes como Juan Gabriel, de aquellos que provocan risa como el #LadyWuuu o de los XV años de Rubí, que hoy en día traen de cabeza no sólo las redes, sino también a los medios tradicionales de información, de los tantos otros ladies o lores X que han inundado el Facebook, el WhatsApp o el Twitter; es decir la tendencias van más de la mano con cuestiones estériles, poco relevantes o superfluas que con aquellas situaciones de crítica social o de trascendencia colectiva; todo ello socialmente tiene sus consecuencias.

Las redes sociales no sólo se han convertido en el mayor distractor de una sociedad lastimada y engañada como es la nuestra, también han sido un medio para enganchar pequeños y jóvenes de ambos sexos hacia la trata de blancas o para adentrarse en el mundo de niños, adolescentes y jóvenes, y uno que otro adulto, para ser atrapados en el juego de la seducción para influir y desquiciar la mente vulnerable y desorientada de quienes caen literalmente en esas redes, con el sueño de un amor o de una pasión que difícilmente se concretará; peor aun cuando orillan a suicidios, tal como se presume pudo ocurrir con chamacas de secundaria en el municipio de Morelia. De ahí que las redes tecnológicas se convierten en una enorme y peligrosa telaraña que de una u otra forma puede atraer a sus víctimas de manera casi hipnotizadora.

Dado lo anterior, es muy importante reflexionar sobre el uso o el abuso de las infaltables redes, es bueno el humor, es buena la gracia o la ocurrencia, pero no debe ser campo fértil para el abuso, para distorsionar o manipular la realidad; debe tener más bien un fin social, productivo, educativo y, desde luego, con un fin crítico porque su impacto, su influencia y su contenido pueden ser , han sido, un arma vigorosa que mucha gente en el poder, sobre todo aquella que ha engañado, que se ha corrompido, que ha traicionado al pueblo le temen con toda la razón porque así como pueden dar también pueden quitar. El impacto que tenga la educación, tanto formal, en escuelas e instituciones, e informal, sobre todo en el hogar y en la sociedad en general, debe ser siempre pensando en el bienestar y tranquilidad de lo social, de lo individual y por supuesto de lo familiar. La tarea de los padres es importante ya que deben estar al pendiente de lo que hacen, ven y escuchan sus hijos, aunque con la fiebre de los celulares esta encomienda se hace casi imposible.

Todo cabe en las redes: política, sexo, sarcasmo, burla, finanzas, el comercio, las actividades sociales o familiares, la salud, el amor y el desamor, su campo es inagotable, pero debemos hacerlo lo más fértil posible, haciendo a un lado todo aquello que dañe o que destruya.

En una sociedad tan complicada como en la que vivimos se requiere contar con todo tipo de herramientas, pero deben ser aplicadas de manera positiva para evitar en lo posible hacer mal uso de ellas. Recordemos que en la salud, un medicamento, si no es bien aplicado o suministrado, en lugar de curar o paliar un dolor puede ser motivo de daño permanente o hasta de provocar la muerte, en este caso necesariamente no debe ser literal la afirmación. Hagamos de las redes sociales aliadas de la población y no hagamos de ellas las mejores aliadas de corrupción, de las artimañas, o la prepotencia.

Erin Bury, experto en marketing ha sentenciado: “No digas nada en línea que no querrías que fuera expuesto en un anuncio panorámico con tu cara puesta en él”.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas