Arturo Alejandro Bribiesca Gil
Día Internacional contra la Corrupción
Jueves 8 de Diciembre de 2016
A- A A+

El 31 de octubre de 2003, la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas aprobó la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción y designó el 9 de diciembre (mañana) como Día Internacional contra la Corrupción. Muchos se cuestionan, o nos cuestionamos, si la conmemoración de estos días temáticos genera un impacto real en la problemática del caso o sirve sólo para la realización de eventos públicos de lucimiento de autoridades, mismas que al día siguiente vuelven a ignorar el tema celebrado.

Inauguración del Seminario Corrupción del pasado 24 de noviembre
Inauguración del Seminario Corrupción del pasado 24 de noviembre
(Foto: Cuartoscuro)

En lo particular, considero que suceden ambas circunstancias, existe infinidad de tópicos que sólo se les recuerda o discute en el día de su celebración, mientras que existen otros que, por su historia y gravedad del problema, son hablados, analizados y discutidos todo el tiempo, sirviendo su día especial para presentar avances, logros y nuevas perspectivas sobre el mismo. También creo que el impacto que tiene o puede tener la conmemoración de un día temático no depende sólo de las autoridades que la establecen, siendo fundamental la recepción y acogida que le puede brindar la sociedad organizada y cada individuo en lo particular.

Regresando al Día Internacional contra la Corrupción, es toral para hacer de esta conmemoración algo más que una efeméride, la participación real y sin doble moral de la sociedad; es imperioso que la sociedad entienda su rol en el combate a la corrupción, el cual va más allá del simple señalamiento y la denostación. Porque para entender a cabalidad la problemática de la corrupción gubernamental (peor manifestación de la corrupción en general), y así poder erradicarla, lo primero que tenemos que aceptar es que dicha corrupción es derivada, toda vez que los gobernantes emergen de la propia sociedad.

Por tanto, mientras no comprendamos que la corrupción es un complejo fenómeno social, político y económico que se manifiesta a través de la conducta los individuos y no de las instituciones, seguiremos alimentando el mal humor social, socavando a nuestras instituciones y haciendo de este mal un círculo vicioso.

En fin, la solución está en cada uno de nosotros como célula básica de la sociedad, si cambiamos nosotros, aunque sea gradualmente, por fuerza evolucionará nuestro entorno. Para ello les dejo sólo algunos ejemplos que da la ONU para romper la cadena de la corrupción y que están a nuestro alcance, que son, entre otros, los siguientes: a) denunciando los casos de corrupción a las autoridades; b) Enseñando a los niños que la corrupción es inaceptable, y c) Rehusando el pago o la aceptación de sobornos, honorarios de facilitación o regalos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano