Alma Gloria Chávez
Día Internacional de Lucha contra el Sida
Sábado 3 de Diciembre de 2016
A- A A+

En la lucha contra el Sida hay que combatir los moralismos, pero también la falta de moral.

Juan Carlos Bautista, epidemiólogo.


Respecto al Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida), se estima que en el mundo existen más de 32 millones de personas infectadas, de las cuales, cerca del 90 por ciento viven en los países más pobres, donde es sumamente difícil –o casi imposible– costear el elevado gasto de medicamentos antirretrovirales e incluso, en algunos casos, el tratamiento básico para pacientes que desarrollan las enfermedades oportunistas del Sida.

Respecto al Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida), se estima que en el mundo existen más de 32 millones de personas infectadas
Respecto al Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida), se estima que en el mundo existen más de 32 millones de personas infectadas
(Foto: Cuartoscuro)


En 2006, un equipo internacional de científicos encabezado por Beatrice Hahn, de la Universidad de Alabama, logró obtener la prueba de que el VIH (virus de inmunodeficiencia humana), causante del Sida, fue transmitido por chimpancés salvajes africanos al hombre. Hahn y otro científico habían concluido anteriormente que la primera infección con el VIH-I de un ser humano, tuvo que haber ocurrido a comienzos del siglo XX por un contagio causado por un chimpancé en Camerún.
Ahora rectifican: los chimpancés de Camerún no son la fuente original del virus: ellos mismos se contagiaron de otras especies de monos en el oeste de África.
El agente causante del Sida ya cruzó dos veces la barrera entre especies: primero de los monos a los simios y, posteriormente, de los simios al hombre.

Y si bien el estudio no muestra aportes en las investigaciones sobre VIH, sí muestra cómo los antiguos virus han formado nuestras “defensas virales” y cómo también éstas se han ido modificando (debilitando) de acuerdo con las condiciones actuales de vida. Además, estas investigaciones, cuanto más sean conocidas, permitirán derribar definitivamente las barreras de la incomprensión, el temor y la discriminación que se levanta en torno a las personas infectadas, sobre todo en las instituciones de salud.

El Colectivo de Mujeres de Boston ha documentado cómo las mujeres son los rostros ocultos del Sida, siendo las estadísticas para el caso de la transmisión del virus entre mujeres bastante bajas y esto tal vez se deba a la falta de estudios acerca de la bisexualidad o del lesbianismo. Así, las mujeres a quienes se les diagnostica Sida tienden a morir con una frecuencia mayor que los hombres con el mismo diagnóstico, y más del 60 por ciento de ellas mueren por complicaciones diversas sin haber obtenido un diagnóstico oficial de Sida.

La evolución del Sida a estas alturas indica que cada vez es mayor el número de mujeres casadas o solteras que sufren el contagio, el cual suelen contraer, principalmente, por transfusiones sanguíneas y por relaciones sexuales no protegidas con sus parejas. Anualmente, se calcula, unos siete mil niños se infectan con VIH en todo el continente americano, la mayoría de ellos por transmisión vía la madre. Para evitarlo, el acceso a los medicamentos antirretrovirales es clave. Pero en América Latina y el Caribe sólo un 61 por ciento de las embarazadas tienen acceso a ellos. Y por otro lado, menos de la mitad de jóvenes latinoamericanos de entre 17 y 24 años saben cómo prevenir la transmisión sexual del VIH.

El problema afecta por igual a los países ricos y pobres, a las clases privilegiadas y desfavorecidas. Todavía hoy la irresponsabilidad en el manejo de la sangre sigue haciendo un gran daño; lo mismo en Francia que en Alemania, Estados Unidos o en Ciudad Nezahualcóyotl, se corre el riesgo de contraer el virus.

Como en cualquier situación que afecta la convivencia social, el conocimiento informado acerca de esta enfermedad puede llevarnos a crear comunidades respetuosas de los derechos que todo individuo posee desde su nacimiento. Por ello resulta necesario conocer la historia de este virus que en tan poco tiempo se ha convertido en pandemia, y también es imperante educar para la no discriminación hacia quien es portador o lo padece.

“Es tiempo de combatir la negación, la discriminación y la indiferencia; reducir la vulnerabilidad de las mujeres, proveer a los jóvenes con el conocimiento y los medios para protegerse, garantizar una atención humanitaria para las personas que viven con VIH-Sida”, invita, mediante campañas diversas, Conasida. Y también agregaríamos que ya es tiempo de tomar con seriedad y compromiso las propuestas hechas desde la ciudadanía para incorporar en los programas escolarizados la educación en derechos sexuales y reproductivos que logren frenar, tanto las enfermedades de transmisión sexual como los embarazos no deseados entre adolescentes.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento