Hugo Rangel Vargas
Casi al fin del mundo
Viernes 2 de Diciembre de 2016

(Segunda parte)

A- A A+

Entre el esmeralda de los viñedos y el celeste que se confunde en montes nevados, lagos y cielos veraniegos, el fin del mundo apenas se siente en un acalorado verano que pasa por Los Andes y languidece hasta Viña del Mar. Un asado hecho con la paciencia de un abrazador fuego y el detalle de un excelente anfitrión también confunde el sentido que divaga en medio un sol que se oculta casi tres horas antes de que concluya el día.

No sé si me encuentro en el “Poema número 15” de Neruda, tampoco distingo “Te recuerdo Amanda” de Víctor Jara, mis días de universitario también traen las añoranzas del marxismo triunfante que ejemplificaron mis profesores a través del discurso de Allende en la Universidad de Guadalajara; aquí todo se ha emborronado entre las tradiciones de los huascos, las cuecas perfectamente danzadas, el pisco delirante, los olores a mezcal, la brisa del Pacífico y las canciones infaltables de José Alfredo Jiménez.

No era México, tampoco parecía el extranjero; era casi el fin del mundo y sin embargo, al parecer no había fronteras: el muro de arena no contenía el encontronazo entre el océano y el Estero Marga Marga, el Castillo Wulff era un recuerdo difuminado de Escocia ya domesticado por la furia del océano y el calor de los chilenos, las dunas de Concón lucían su esplendor en medio del desarrollo urbanístico que cosifica el medio ambiente, la ciudadanía también parecía inerte al paso de la ola privatizadora que comienza a cobrar facturas con la quiebra del sistema de pensiones y las limitaciones de un estado que se ha arrodillado ante el embate de la ortodoxia económica. Este es Chile, esta es América Latina.

Aquí mis sentidos encontraron quietud en el terruño de Salvador y Dancy, dos chilenos que vibran con la música mexicana, que se deleitan con el tequila y el mezcal, que se enfrentan al día a día deseando que el pasado de su país dé paso a una modernidad de paz y concordia, que abren las puertas a Pelusa, la gata exigente que reclama el remanso del calor hogareño. Nada pasa en Chile, aunque late el pasado que anhela el futuro promisorio del perdón.

Nueve días vividos a tambor batiente. De los cerros de Valparaíso a las playas de Viña del Mar, del mítico estadio del Sausalito (donde México gana su primer partido en una Copa del Mundo) al Restaurant Liberty, del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos a la Plaza de la Victoria, de Quillota a los Andes, de Concón a Portillo, del anhelo por llegar a Punta Arena hasta la caminata por el Lago del Inca; Chile pone sobre las sentidos de sus viajeros una deslumbrante exposición de fortaleza.

Pero aquí la experiencia de vida no sólo llega por los sentidos, también es ahogada por la memoria; es casi el fin del mundo. Aquí lo trágico se confunde con lo heroico, entre las hazañas de Arturo Prat y la conquista de los andes por San Martín; lo extraordinario emerge de lo cotidiano, por ello se explica la sorpresa de Neruda en los mercados mexicanos pese haber vivido en el puerto de las mil banderas; la euforia se desborda entre el futbol y la canción. Sí, estamos inundados de sentido, no hay tiempo para la reflexión; sin embargo, la memoria prevalece y ahora convive con el presente y mira hacia el futuro.

Aquí, dos grandes seres humanos, distintos en sus convicciones pero cercanos por vínculos de amistad y de consanguineidad, retan al pasado que los dividió y tienen en el presente la posibilidad de entenderse en medio del diálogo al que los convoca el verano austral.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir