Alejandro Vázquez Cárdenas
Cuba y Castro, algunos datos
Miércoles 30 de Noviembre de 2016
A- A A+

Ha muerto Fidel Castro a la avanzada edad de 90 años. El último alabardero de la extinta Unión Soviética ha abandonado este mundo después de mantener controlada la isla de Cuba con puño de hiero durante 57 años, y de paso haber arruinado su economía.

Fidel Castro ha muerto y con él su dictadura, la cual duró 57 años, considera más larga de Latinoamérica.
Fidel Castro ha muerto y con él su dictadura, la cual duró 57 años, considera más larga de Latinoamérica.
(Foto: Cuartoscuro)

57 años duró esta dictadura, con mucho la más larga de Latinoamérica, pues Stroessner en Paraguay permaneció “únicamente” 37 años en el poder”. Tenemos que irnos a una escala mundial, donde sólo una dinastía ha durado más, pero incluyendo a tres generaciones de dictadores: Kim-Il Sung, Kim Jong-Il y Kim Jong-Un; abuelo, padre e hijo que llevan en el poder desde 1948 en Corea del Norte.

Las noticias sobre Cuba son frecuentes en nuestro medio, por su Revolución en contra de la dictadura de Batista, por la personalidad de sus barbudos líderes, Castro, Guevara, Matos y Cienfuegos, y por su veloz transformación en satélite de la URSS. Al poco tiempo del triunfo de la Revolución, el comandante Huber Matos ya estaba en la cárcel, el carismático comandante Camilo Cienfuegos, con grandes diferencias con Castro, había perecido en conveniente accidente de aviación; el estalinista Ernesto Che Guevara había entrado en severos desacuerdos con Castro e iniciaba su periplo que lo llevaría a África y posteriormente a morir en Bolivia. Su total alineamiento con el bloque soviético en plena Guerra Fría y la fulminante expropiación sin mayor trámite de empresas norteamericanas derivaron en un enfrentamiento con Estados Unidos que condujo a un embargo comercial.

México es un país que tradicionalmente no lee. Los tirajes de nuestros periódicos son irrisorios y los medios masivos, fundamentalmente la televisión, no se distinguen por su cultura, el resultado: un pueblo mal informado.

Por ejemplo, muchos no saben o ya no recuerdan que la desaparecida URSS enviaba a Cuba, en calidad de subsidio, miles de millones de dólares. La politóloga Irina Zorina, de la Academia de Ciencias de Rusia, ha calculado en más de 100 mil millones de dólares transferidos a lo largo de tres décadas. Una cifra increíble, superior a la suma del Plan Marshall y la Alianza para el Progreso, para una población que apenas alcanza los diez millones.

Esta bárbara transferencia de dinero explica, entre otras cosas, su total sometimiento, y como subproducto de esta subordinación se dio el envío de tropas cubanas a Angola, a luchar a nombre de la URSS, llegando a estar más de 300 mil efectivos cubanos en África. Que yo recuerde jamás leí una sola línea de nuestros "intelectuales" condenando está abierta intervención militar por parte de un país latinoamericano en un país africano.

Estos miles de millones permitieron a Cuba sostener un costoso aparato sanitario, deportivo y educativo, que a pesar de su desastrosa política centralizada le permitió progresar en estos niveles. Y, ¡ojo!, aquí hay que recordar que el llamado por los apologistas de Castro, "criminal bloqueo" no afectó ni afecta para nada el comercio de Cuba, en primer lugar porque no es bloqueo, sino un embargo comercial de Estados Unidos a Cuba, pero Cuba puede comerciar y comprar todo lo que quiera en Europa, Japón, Canadá, México, etcétera. Que ahora poco pueda comprar y poco tengan en la isla no es por el "criminal bloqueo", sino por la sencilla razón de que no tienen dinero.

Las cartillas de racionamiento, presentes desde los 60, están aún vigentes y ferozmente vigiladas por los omnipresentes comités de Defensa de la Revolución (CDR).

En cuanto al celebrado sistema de salud, muchos olvidan que Castro heredó un sistema muy avanzado, su mortalidad infantil era la menor en Latinoamérica, inclusive menor que la de los propios Estados Unidos. Su estructura sanitaria estaba por delante de la de Francia, Bélgica, Alemania Occidental e Israel, países que actualmente ya han rebasado a Cuba. A la fecha sólo existen unos pocos hospitales muy bien equipados, pero a ellos sólo tienen acceso los extranjeros que pagan en dólares, los miembros de la nomenklatura y altos funcionarios. El resto de los hospitales están peligrosamente mal equipados, con severas carencias y con un desabasto crónico de medicamentos.

Y no hablaré sobre derechos humanos, votaciones, libertad de expresión, fusilados, las saturadas cárceles ni de la prohibición de sindicatos y partidos políticos.
Esta es la triste realidad cubana, pero si a alguien no le agrada, por favor lea el periódico oficial cubano Granma, o La Jornada, ahí se describe poco menos que el paraíso.

Nada hay como vivir en la ignorancia.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La revolución traicionada

Un paciente mental

El cerebro político

El timo de la homeopatía

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada