Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Buen Fin, el bueno sería este
Viernes 18 de Noviembre de 2016
A- A A+

En varias ocasiones se ha tratado a Vivilladas de ser apático, criticón hasta un poco de Grinch, porque según nada le parece de lo que hace el gobierno, pero la verdad, aun reconociendo que existen ideas buenas, a la hora de la operación las cosas no resultan como se programan, peor aún, como se ejecutan o se realizan. El Buen Fin, independientemente de que haya sido producto de una mala imitación norteamericana, no acaba por aterrizar porque pareciera que en lugar de invitar a la gente a ahorrar comprando se le invita a gastar, por lo que requiere o guste, pero endeudándose, que es muy diferente.

En el mercado gringo existen muchas posibilidades de comprar en oferta, pero con dinero efectivo o prestado, pero aquí en México las mejores opciones, por muy buenas que sean, es con dinero acreditado por los bancos, oportunidad que promueven, sobre todo, las cadenas comerciales, sin importar que uno se quede hipotecado. Si asumieran tan buena intención, simplemente lanzarían la propuesta de venta en cualquier forma de pago, pero ni pensarlo, con mayor razón cuando el gran número de comercios han manipulado los precios con sus honrosas excepciones.

Así que hoy llega la semana más barata del año, que nosotros podríamos calificar como la semana “más te embarca en el año”. Pero allá la gente y la consulta de precios, allá los comerciantes que manipulen precios y les caigan en la movida, nos referimos a los medianos y pequeños, porque los inspectores de gobierno castigan a los santitos pero al todo poderoso lo mantiene inmaculado.

El Buen Fin no es mala idea, pero sería excelente que pudiera cristalizarse no el final de una semana eminentemente comercial que regala alegrías efímeras.
El Buen Fin no es mala idea, pero sería excelente que pudiera cristalizarse no el final de una semana eminentemente comercial que regala alegrías efímeras.
(Foto: Cuartoscuro)

No obstante, aprovechando el boom que representará este fin de semana, bueno sería pensar en un auténtico, en un envidiable y deseable Buen Fin, uno que de verdad fuera en beneficio de la ciudadanía y no en favor de unos cuantos, de gran parte del pueblo que si no cuentan con tarjeta de crédito o de ahorro alguno, sólo serán espectadores en este periodo tan fabuloso para el gobierno y tan redituable para influyentes empresarios.

Si quisiéramos un Buen Fin que valiera la pena, aparte de que no se manipularan las ventas a través de los precios, que hubiera capacidad de pago sin empréstitos bancarios, aunque sean diferidos, y que la gran mayoría de mexicanos compráramos con responsabilidad, valorando condiciones de compra y venta, siempre en su favor y posibilidad, tuviéramos que soñar con otro tipo de proyecto, con otro anhelo, nos pusiéramos a bailar; pero como no existe esa posibilidad, ahí les van otras propuestas:

-El Buen Fin sería con la noticia fantástica de que los diferentes gobiernos, el de Silvano por el estado y el de Alfonso por el municipio, finalmente pudieron sacar el molesto tren de la ciudad, porque, sin exagerar, vuelve loco al más decente por tanta interrupción que provoca, por tantos empleos que se han perdido, por tantos chiquillos que esperan a sus papás en demasía y por tanta esquizofrenia provocada en la ciudadanía. ¡Ya saquen esa mole de acero, por favor!, ya hemos dicho que es un monumento sobre ruedas a la corrupción, al entreguismo y a la ineficiencia gubernamental.

-Un excelente fin de semana sería que ya le pararan en definitivo al alza de las gasolinas, el gas y la electricidad, y que se rescatara Pemex, el agro y la auténtica soberanía e independencia nacional, por lo menos; porque a pesar de promesas y más promesas de los gobiernos en turno, el combustible anda por las nubes y las industrias con chimeneas andan, por inseguridad, de verdad sufriendo.

-Cuando exista la noticia de que en clínicas del Sector Salud habrá medicina de calidad para todo tipo de enfermedades, que no faltarán camas para posibles internados, que habrá las posibilidades de acondicionar los nosocomios para atender mayor cantidad de pacientes y que la actitud de los doctores será amable, la sonrisa, a pesar de la enfermedad, pudiera ser posible.

-Un verdadero Buen Fin para los trabajadores michoacanos del Sector Salud y de educación con plaza estatal sería que les paguen salarios y bonos pendientes desde hace una buena cantidad de meses. Con dicha acción, que además es legítima, todos saliéramos ganando porque los paros y las marchas tendrían que ir a la baja gracias a la respuesta en favor de la sociedad; por lo tanto, la maquiavélica Ley Antimarchas sería (es) obsoleta, y con un poquito de suerte hasta el Centro Histórico, que según será peatonal, sería respetado.

-Una excelente noticia , como parte de un Buen Fin, sin duda alguna sería que se atrapara a todos los ex gobernadores corruptos que dejaron a buena cantidad de entidades en bancarrota total, que se les baje el salario a magistrados y legisladores, que se respete el voto popular sin manipulaciones, sin abusar de la pobreza ni de la ignorancia; que tengamos políticos inteligentes, capaces, menos torpes y más humanos, y que el secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, en lugar de estar fustigando y acosando a los maestros, mejor aprenda a decir correctamente “leer” y no vuelva a ser exhibido por una pequeña de ocho años que verdaderamente haya aprendido a leer, máxime cuando esa pequeña aprendió a hacerlo desde que tenía cuatro años y que su maestra fue, nada más ni nada menos, que su propia madre.

El Buen Fin no es mala idea, pero sería excelente que pudiera cristalizarse no el final de una semana eminentemente comercial que regala alegrías efímeras, sino un final de semana que pudiera ser el comienzo de una vida, con alegrías más o menos permanentes. ¡Que tengan todos un Buen Fin, pero como lo anhela Vivilladas! Ah, también se los dejamos en meses sin intereses.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas