Juan Pérez Medina
La urgente y necesaria unidad sindical
Martes 15 de Noviembre de 2016

Primera parte

A- A A+

1. ¿Por qué hablar hoy de la unidad sindical?

Hay dos razones de primerísimo orden: una, la necesidad de los trabajadores de enfrentar unidos la ofensiva en contra del agravamiento de sus niveles de vida, y dos, la tendencia actual del capital o la patronal de desmembrar los sindicatos, disminuir la acción sindical e individualizar las relaciones laborales. Uno de los cambios que hace la Reforma Educativa de Peña Nieto y que impulsó y votó Silvano Aureoles es precisamente la no intervención del sindicato en favor de sus agremiados en la aplicación de la Ley del Servicio Profesional Docente (LSPD), dejando al trabajador sin la posibilidad de que sea representado por su sindicato ante un posible despido; incluso se le niega el derecho establecido en el artículo 123 de acudir a las juntas de Conciliación y Arbitraje y mucho menos a los tribunales del trabajo que, por cierto, Peña pretende desaparecer.

2. La ofensiva en contra de los sindicatos

El sindicalismo en el mundo ha sufrido un permanente ataque de parte del capital en los últimos 40 años. México no ha sido la excepción. La campaña en contra de las organizaciones sindicales ha consistido en culpar a los sindicatos de afectar la dinámica de la producción, argumentando que los trabajadores sindicalizados se vuelven improductivos cuando la organización sindical se niega a la flexibilización y polivalencia de sus representados, a pesar de que de 1993 a 2008 la productividad en la industria manufacturera creció en un 183 por ciento, por encima de países como Canadá y Japón, y que la industria automotriz es la más productiva de América Latina y la número 10 mundial, por encima de Francia y Canadá.

Además, han orientado su descalificación argumentando su carácter corrupto y la opacidad en el manejo de los recursos de los trabajadores. Van contra el sindicato a través de descalificar a sus dirigentes acusándolos de corruptos y a los trabajadores de mantener una serie de privilegios más allá de lo que la gente común no tiene. Así se hizo por ejemplo con los dirigentes del SME y así se ha hecho con los dirigentes de la CNTE, a los cuales se ha acusado falsamente de enriquecimiento inexplicable y hasta de coludirse con el crimen organizado.

Es cierto que en este país la corrupción es una de sus características y los sindicatos no han estado ajenos a ello. Pero son principalmente los sindicatos priistas o aquellos llamados “de empresa”, en los que sus dirigentes han participado de la corrupción al coludirse con los patrones o el gobierno para controlar y mediatizar la vida sindical. Los dirigentes charros han sido el puntal del gobierno para sofocar las inconformidades a cambio de dinero, regalos suntuosos, cargos políticos u otras canonjías. Son dirigentes que, actuando en contra de los trabajadores, se han enriquecido, como ocurre por ejemplo con el dirigente petrolero Carlos Romero Deschamps, actual senador del PRI e intocable del sistema político por ser dirigente sindical de una empresa estratégica como la petrolera.

Pero los intereses del actual modelo económico han rebasado la idea de mantener las organizaciones sindicales, incluso aquellas donde la dirigencia es parte de sus intereses, pues al fin y al cabo debe hacer concesiones para mantener los mínimos niveles de credibilidad de sus dirigentes a su servicio y eso también cuesta.

En la actualidad, los sindicatos charros han sido baluarte de una contraofensiva en el mundo del trabajo acompañando los cambios a las leyes laborales, de salud y de seguridad social que vienen afectando gravemente los intereses de los trabajadores. Aquellos que se han opuesto, como ocurrió con Elba Esther Gordillo o Joaquín Hernández Galicia, son defenestrados y enviados a la cárcel. Esto explica la dureza con la que el gobierno ha actuado en contra de los sindicatos de Luz y Fuerza del Centro (SME) y la CNTE al interior del SNTE, pues representan la otra cara sindical, esa oposición que se ha mostrado como un verdadero obstáculo para lograr desregular las leyes e imponer peores condiciones de explotación.

Como parte de esa campaña en contra de los sindicatos está la degradación de los dirigentes sindicales. Su cooptación por medio de canonjías particulares a cambio de la traición en contra de sus representados, y cuando esto no funciona aplican recursos que van desde la requisa, la declaración de quiebra y cierre de empresas y la aplicación de la fuerza pública, inventando delitos en contra de los dirigentes para usar la represión, ya sea selectiva en contra de ellos o general cuando el sindicato actúa organizado en defensa suya y de sus representantes. La mejor manera de golpear a los trabajadores es debilitando su fuerza organizada.

Lo anterior les ha funcionado hasta hoy, no sin enfrentar una oposición real cuyos costos han sido importantes. La tendencia de los últimos 30 años ha sido de una constante baja de trabajadores sindicalizados y la desaparición de sindicatos. Si nos atenemos a las cifras, en 2008 la Población Económicamente Activa era de 44 millones 148 mil 391 trabajadores, de ellos percibían un salario 27 millones 897 mil 223 y sólo estaban sindicalizados cuatro millones 694 mil 236, y la mayoría en manos de sindicatos blancos y con dirigentes charros. Para 2012, la PEA era de 49 millones 590 mil 669 y la población asalariada era de 31 millones 273 mil 294. Esto significa que en ese lapso, mientras que la PEA aumentó en cinco millones 442 mil 278 trabajadores y los trabajadores asalariados aumentaron en tres millones 376 mil 071, la población sindicalizada cayó en 338 mil 942 trabajadores. Mientras que en 2008 los sindicalizados representaban el 16.82 por ciento, para 2012 eran ya el 10.79 por ciento; es decir, el número de trabajadores con un sindicato que los representara había caído cuatro puntos porcentuales y para 2015 la cifra sin sindicato había aumentado en 147 mil 269, de acuerdo con la Secretaría del Trabajo. Sin embargo, existen laboristas que afirman que la STPS acomoda las cifras de trabajadores sindicalizados apoyada por los datos deliberadamente falseados de las centrales sindicales como la CTM o el STPRM o STERM, que reportan más trabajadores bajo su membresía que los que realmente tienen, dejando la cifra de sindicalizados en un poco más de tres millones de trabajadores. De acuerdo con reportes oficiales, existen un poco más de mil 700 sindicatos de los cinco mil que había en 1994, y de ellos, un poco más de 730 sindicatos son independientes. La Reforma Laboral que ha sido un rotundo fracaso para los trabajadores, lo único que ha hecho es disminuir el número de trabajadores sindicalizados con una rapidez inusitada, y se considera que de continuar esta tendencia, para 2018 sólo habrá un poco más de un millón y medio de trabajadores integrados a un sindicato. ¿Cómo ocurre todo esto si, basado en cifras oficiales, el trabajador sindicalizado se mantiene en su empleo entre un mínimo de diez y 20 años, mientras que el trabajador no sindicalizado se mantiene en promedio entre uno y cinco años? Pertenecer a un sindicato bajo Contrato Colectivo de Trabajo garantiza una mejor estabilidad en el empleo, mejores prestaciones y mejores salarios. He ahí el secreto de los patrones de ir contra los sindicatos y la importancia de que los trabajadores puedan contar con uno.

El sindicalismo en el mundo ha sufrido un permanente ataque de parte del capital en los últimos 40 años
El sindicalismo en el mundo ha sufrido un permanente ataque de parte del capital en los últimos 40 años
(Foto: Especial)

2. La ofensiva en contra de los sindicatos

El sindicalismo en el mundo ha sufrido un permanente ataque de parte del capital en los últimos 40 años. México no ha sido la excepción. La campaña en contra de las organizaciones sindicales ha consistido en culpar a los sindicatos de afectar la dinámica de la producción, argumentando que los trabajadores sindicalizados se vuelven improductivos cuando la organización sindical se niega a la flexibilización y polivalencia de sus representados, a pesar de que de 1993 a 2008 la productividad en la industria manufacturera creció en un 183 por ciento, por encima de países como Canadá y Japón, y que la industria automotriz es la más productiva de América Latina y la número 10 mundial, por encima de Francia y Canadá.

Además, han orientado su descalificación argumentando su carácter corrupto y la opacidad en el manejo de los recursos de los trabajadores. Van contra el sindicato a través de descalificar a sus dirigentes acusándolos de corruptos y a los trabajadores de mantener una serie de privilegios más allá de lo que la gente común no tiene. Así se hizo por ejemplo con los dirigentes del SME y así se ha hecho con los dirigentes de la CNTE, a los cuales se ha acusado falsamente de enriquecimiento inexplicable y hasta de coludirse con el crimen organizado.

Es cierto que en este país la corrupción es una de sus características y los sindicatos no han estado ajenos a ello. Pero son principalmente los sindicatos priistas o aquellos llamados “de empresa”, en los que sus dirigentes han participado de la corrupción al coludirse con los patrones o el gobierno para controlar y mediatizar la vida sindical. Los dirigentes charros han sido el puntal del gobierno para sofocar las inconformidades a cambio de dinero, regalos suntuosos, cargos políticos u otras canonjías. Son dirigentes que, actuando en contra de los trabajadores, se han enriquecido, como ocurre por ejemplo con el dirigente petrolero Carlos Romero Deschamps, actual senador del PRI e intocable del sistema político por ser dirigente sindical de una empresa estratégica como la petrolera.

Pero los intereses del actual modelo económico han rebasado la idea de mantener las organizaciones sindicales, incluso aquellas donde la dirigencia es parte de sus intereses, pues al fin y al cabo debe hacer concesiones para mantener los mínimos niveles de credibilidad de sus dirigentes a su servicio y eso también cuesta.

En la actualidad, los sindicatos charros han sido baluarte de una contraofensiva en el mundo del trabajo acompañando los cambios a las leyes laborales, de salud y de seguridad social que vienen afectando gravemente los intereses de los trabajadores. Aquellos que se han opuesto, como ocurrió con Elba Esther Gordillo o Joaquín Hernández Galicia, son defenestrados y enviados a la cárcel. Esto explica la dureza con la que el gobierno ha actuado en contra de los sindicatos de Luz y Fuerza del Centro (SME) y la CNTE al interior del SNTE, pues representan la otra cara sindical, esa oposición que se ha mostrado como un verdadero obstáculo para lograr desregular las leyes e imponer peores condiciones de explotación.

Como parte de esa campaña en contra de los sindicatos está la degradación de los dirigentes sindicales. Su cooptación por medio de canonjías particulares a cambio de la traición en contra de sus representados, y cuando esto no funciona aplican recursos que van desde la requisa, la declaración de quiebra y cierre de empresas y la aplicación de la fuerza pública, inventando delitos en contra de los dirigentes para usar la represión, ya sea selectiva en contra de ellos o general cuando el sindicato actúa organizado en defensa suya y de sus representantes. La mejor manera de golpear a los trabajadores es debilitando su fuerza organizada.

Lo anterior les ha funcionado hasta hoy, no sin enfrentar una oposición real cuyos costos han sido importantes. La tendencia de los últimos 30 años ha sido de una constante baja de trabajadores sindicalizados y la desaparición de sindicatos. Si nos atenemos a las cifras, en 2008 la Población Económicamente Activa era de 44 millones 148 mil 391 trabajadores, de ellos percibían un salario 27 millones 897 mil 223 y sólo estaban sindicalizados cuatro millones 694 mil 236, y la mayoría en manos de sindicatos blancos y con dirigentes charros. Para 2012, la PEA era de 49 millones 590 mil 669 y la población asalariada era de 31 millones 273 mil 294. Esto significa que en ese lapso, mientras que la PEA aumentó en cinco millones 442 mil 278 trabajadores y los trabajadores asalariados aumentaron en tres millones 376 mil 071, la población sindicalizada cayó en 338 mil 942 trabajadores. Mientras que en 2008 los sindicalizados representaban el 16.82 por ciento, para 2012 eran ya el 10.79 por ciento; es decir, el número de trabajadores con un sindicato que los representara había caído cuatro puntos porcentuales y para 2015 la cifra sin sindicato había aumentado en 147 mil 269, de acuerdo con la Secretaría del Trabajo. Sin embargo, existen laboristas que afirman que la STPS acomoda las cifras de trabajadores sindicalizados apoyada por los datos deliberadamente falseados de las centrales sindicales como la CTM o el STPRM o STERM, que reportan más trabajadores bajo su membresía que los que realmente tienen, dejando la cifra de sindicalizados en un poco más de tres millones de trabajadores. De acuerdo con reportes oficiales, existen un poco más de mil 700 sindicatos de los cinco mil que había en 1994, y de ellos, un poco más de 730 sindicatos son independientes. La Reforma Laboral que ha sido un rotundo fracaso para los trabajadores, lo único que ha hecho es disminuir el número de trabajadores sindicalizados con una rapidez inusitada, y se considera que de continuar esta tendencia, para 2018 sólo habrá un poco más de un millón y medio de trabajadores integrados a un sindicato. ¿Cómo ocurre todo esto si, basado en cifras oficiales, el trabajador sindicalizado se mantiene en su empleo entre un mínimo de diez y 20 años, mientras que el trabajador no sindicalizado se mantiene en promedio entre uno y cinco años? Pertenecer a un sindicato bajo Contrato Colectivo de Trabajo garantiza una mejor estabilidad en el empleo, mejores prestaciones y mejores salarios. He ahí el secreto de los patrones de ir contra los sindicatos y la importancia de que los trabajadores puedan contar con uno.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Organización, lucha y unidad popular ahora y desde abajo

Y para transformar la ciudad (Segunda parte)

¡No debe haber gobierno rico en un país de pobres!

Reflexiones sobre los días últimos por venir

El inútil voto útil

Los trabajadores ante la conmemoración del 1 de mayo

A construir el triunfo con alegría

La elección del 1º de julio y el cambio posible

Morena: falta de compromiso

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965

¿De qué tipo de fervor patrio estamos hablando?

El año de la evaluación, el año que estamos en peligro

El Estado en quiebra

¡El regreso a clases!

Germán Martínez, el despreciable estúpido y los panistas de la Vela Perpetua

Corrupción en el gobierno y su clase económica ¿Cuál de ellos cerrará la puerta?

Confesos el diputado Ernesto Núñez y el edil Juan Carlos Campos: ladrones, corruptos y cínicos que deberían estar en la cárcel

La contrarreforma energética: regresa 74 años después el petróleo a sus antiguos dueños

2015: El festín electoral que viene

Relevos en SEE, vaticinios de una encrucijada con más de lo mismo

AMLO, el político opositor más importante de México

Fausto: el gobernador que nunca fue

Mentirosos Primero: La manipulación de la conciencia

Fin al abuso, otra vertiente de la estrategia en contra de los maestros

Los trabajadores de la educación vs la LGSPD: miedo, incertidumbre y soledad

Entre el temor, la incertidumbre y la soledad: los trabajadores ante la implementación de la Reforma

Día del Maestro: la precarización sin precedente de la labor del maestro

El robo de las aportaciones pensionarias de los trabajadores de la educación por parte del gobierno del estado

La situación de los trabajadores en 2014 peor que 1886

Día del Niño: entre la pobreza, la marginación y la violencia

Por siempre Gabriel García Márquez

La catástrofe capitalista michoacana

La crisis capitalista: sin salida

Golpes exportados

Venezuela está pariendo revolución

La acción tutorial en educación a través de la historia

Inventario de JEP

2014, otro año que estaremos en peligro

La tragedia de México

¡Malditos!