Alejandro Vázquez Cárdenas
Investigación médica, mentiras e Internet
Miércoles 9 de Noviembre de 2016
A- A A+

El engaño por medio de una noticia falsa se da no solamente en las revistas populares que pretenden ser serias o los diarios nacionales que hipotéticamente, remarco lo de hipotéticamente, revisan, confrontan y confirman todo lo que publican. Se da, y más grave, en Internet y con los asiduos participantes de las redes sociales, donde tiene cabida cuanta noticia se quiera: reales, verdades a medias, mentiras absolutas y fantasías delirantes. En el terreno de las redes la imaginación es el límite. Por cierto, las noticias falsas en Internet son conocidas por el nombre de “bulo”.

En el terreno de las redes la imaginación es el límite. Por cierto, las noticias falsas en Internet son conocidas por el nombre de “bulo”.
En el terreno de las redes la imaginación es el límite. Por cierto, las noticias falsas en Internet son conocidas por el nombre de “bulo”.
(Foto: Cuartoscuro)

Lo anterior viene al caso por la mortificante frecuencia de noticias “científicas”, sobre todo de tipo médico, la mayoría más falsas que una moneda de ocho pesos pero que muchos lectores, de escaso bagaje cultural, las creen con alarmante frecuencia y no nada más se las creen, sino que las reproducen para mayor confusión de futuros lectores. Veamos el caso de las vacunas.

¿Las vacunas provocan autismo o muerte súbita del lactante?, ¿presentan efectos adversos e incluso la muerte a largo plazo? Estos son sólo unos de los varios mitos asociados a las vacunas.

Recordemos. El bulo de que la vacuna triple provoca autismo se generó en un estudio publicado en 1998 en le prestigiada revista inglesa The Lancet, pero si se toman la molestia de investigar se darán cuenta de que dicha revista médica retiró de sus archivos ese estudio que asociaba este fármaco con el autismo. Más de una década después de publicar el polémico informe, que se convirtió en elemento fundamental para la corriente antivacunas, la revista decidió retractarse de él después de que el Colegio General Médico Británico acusase a su autor, el médico británico Andrew Wakefield, de actuar "de forma deshonesta e irresponsable".

El estudio de Wakefield apuntaba que la inmunización era causa directa de autismo pero actualmente se ha comprobado que el informe era incorrecto. El Colegio General Médico ha determinado que las conclusiones a las que Wakefield llegó eran falsas y los métodos empleados para realizar el estudio también. ¿El motivo de este engaño? El médico, con abogados, se involucró en una extorsión a los fabricantes de vacunas y falseó todo el estudio. ¿El costo para Wakefield? Fue excluido del registro médico y se le revocó la licencia para ejercer la medicina en el Reino Unido. Tibio castigo para el daño que causó.

Aquí trataremos de resumir algunos datos para saber si lo que se encuentra en Internet puede ser información confiable.

Lo primero que hay que saber es que cualquiera puede escribir o publicar en Internet. No se necesita tener una página ni tener las habilidades y recursos de un programador. El simple hecho de entrar a Wikipedia y presionar editar nos da la oportunidad de escribir lo que se nos ocurra. No por estar en Internet significa que quien lo escribe es alguien confiable.

El artículo médico que revisemos debe tener fecha de edición y, obviamente, debe estar firmado por un profesional de la salud. Junto a esto, todo sitio confiable debe tener un apartado de “Acerca de” o “Quiénes somos”, donde debe venir toda la información de quiénes son los autores, qué especialidad tienen, dónde trabajan, etcétera.

El sitio debe fundamentar su información con fuentes y referencias. Lo mejor es que existan enlaces desde el sitio hacia los estudios originales. Hay que tener cuidado con la información que se basa sólo en testimonios o anécdotas ya que, aunque llegan a ser dramáticos, pueden ser muy subjetivos, tener intereses de por medio o simplemente ser falsos. Hay que desconfiar, y mucho, de todo tratamiento “novedoso” con resultados “mágicos” con “miles” de pacientes satisfechos y entrevistas impactantes.

Otro dato, los sitios de noticias tienden a escoger lo más llamativo, matizan la información a su conveniencia para captar la atención del lector y casi nunca ponen enlaces hacia la fuente o artículo original.

Finalmente, para preocuparnos más, resulta que con frecuencia estas noticias falsas, sobre todo si son muy llamativas, en ocasiones portan un software “malicioso” que nos traerá problemas, de manera que si la noticia parece demasiado fantasiosa, el sitio no confiable y serio debemos tener cuidado a la hora de abrir archivos de este tipo.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia