Alma Gloria Chávez
Morir por mano propia
Sábado 5 de Noviembre de 2016

Cuando un ser querido muere por mano propia, deja entre los suyos uno de los sufrimientos más grandes a los que el ser humano se puede enfrentar.

Emil Durkheim.

A- A A+

Son múltiples los factores que pueden llevar al suicidio a una mujer, un hombre, niño, niña o adolescente: soledad, depresión, misantropía, exceso de disciplina, decepción amorosa, alcoholismo o drogadicción, enfermedades irremediables o baja autoestima. Según datos más o menos recientes, la incidencia de este acto se ha incrementado en México más del 500 por ciento en las últimas tres décadas y ha merecido especial atención en los programas de salud desarrollados por el estado.

Son múltiples los factores que pueden llevar al suicidio a una mujer, un hombre, niño, niña o adolescente.
Son múltiples los factores que pueden llevar al suicidio a una mujer, un hombre, niño, niña o adolescente.
(Foto: Especial)

Por donde quiera que sea abordado, el suicidio plantea problemas de índole tan compleja y profunda que no puede responder con soluciones rígidas, simples, unívocas y definitivas. Prudente sería conocer a fondo todos los antecedentes que circundan la vida del individuo que toma tal decisión, antes de opinar. O, parafraseando al doctor Arnoldo Kraus: “Hay que tener la inteligencia y el valor para no juzgar”.

Una pequeña de trece años, como cualquiera otra de su edad, acude ese día a la escuela comportándose como todos los días, en clases y fuera de ellas. Las charlas con amigas y compañeras son también bastante similares a las de los otros días, e incluso ella propone salir a pasear con algunas el próximo fin de semana. En casa ayuda a los quehaceres, dedica el mismo tiempo para las tareas escolares y, tal vez un poco más silenciosa que de costumbre, se retira a descansar. Eso es todo. Al otro día se le encuentra muerta.

Sus padres no pueden explicarse por qué su niña tomó la fatal determinación. Aparentemente no tenía problemas, ni en la escuela (donde llevaba un buen promedio de aprovechamiento) ni en la familia. “’¿Novio?, no tenía. Sólo amigos… más bien, era bastante seria”, dice su madre.

Hace poco más de un mes, un joven con el que cruzábamos saludos al encontrarnos en la calle que nos hacía vecinos decidió, luego de salir de su trabajo, encaminar sus pasos rumbo al cerro que tenemos cercano (caminatas que hacía con frecuencia) y no regresar a casa. Su familia le buscó afanosamente toda la noche y fue hasta muy entrada la mañana que alguien les avisó que su cuerpo se encontraba colgado en un árbol. Tenía menos de 20 años. Era el mayor de tres hermanos y quien apoyaba a su madre con los gastos del hogar. Su padre les abandonó. Su madre afirma que aparentemente no había alguna causa para que su hijo decidiera poner fin a su vida. Pero también piensa en que “era demasiado serio para su edad”.

Emil Durkheim, clásico de la sociología del suicidio, se empeñó en encontrar un común denominador que cubriera la diversidad real del fenómeno y que a la vez permitiera definir formalmente el acto de quitarse la vida, distinguiéndolo de todos los actos similares de los animales, que no pueden ser considerados actos suicidas. La obra del sociólogo francés apunta: “Lo que define al suicidio propiamente dicho es la conciencia que el suicida tiene de que su acto ocasionará su muerte, y no el carácter intencional o voluntario que éste pueda tener, pues el mundo de las intenciones es tan impenetrable e indeterminable que escapa necesariamente a la consideración científica”.

Durkheim estudió el fenómeno en sus manifestaciones visibles y concluyó que las causas decisivas del suicidio no son psicológicas, psicopatológicas, cósmicas, climatológicas, sociales o hereditarias, sino sociológicas, lo que significa que es la sociedad la que impide o propicia el suicidio mediante su capacidad (o incapacidad) cohesiva integradora de los individuos dentro de la familia, el grupo religioso, profesional o político, o dentro de la sociedad en general.

Por su parte, el psicoanálisis desarrollado por Sigmund Freud tiende a descubrir el móvil oculto de las acciones al hacer difícil descartar como actos verdaderamente suicidas muchas muertes y “accidentes” que parecían no serlo, realizadas no sólo de manera inconsciente, sino de manera involuntaria y sin prever ninguna conciencia mortal.

En 2014, Juan Luis Vázquez, presidente de la Asociación Psiquiátrica Mexicana, mencionaba que “entre los motivos que llevan a una persona a quitarse la vida está la depresión no atendida y en ocasiones ni siquiera diagnosticada”. Resaltó que en México el suicidio es un problema de salud que se refleja cada año en más de cinco mil muertes y que adicionalmente unos 200 mil individuos intentan quitarse la vida en el mismo lapso. Otro aspecto relevante que observó es que “la mayor prevalencia de depresión y suicidios en el país se reporta entre jóvenes de 19 a 25 años”.

“Ante el suicidio, la sociedad no puede responder ni con intolerancia e irracionalidad o sin piedad, como si el acto de los suicidas obedeciera a una maligna voluntad, ni como una actitud nacida de la absoluta fatalidad, ajena a toda valoración o responsabilidad”, menciona la doctora Juliana González Valenzuela, profesora de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, en un estudio presentado en la Academia Nacional de Medicina en 1982.

A más de tres décadas del estudio mencionado y después de que la Organización Mundial de la Salud alertara sobre el crecimiento del fenómeno a nivel mundial (“en el mundo se comete un suicidio cada 40 segundos”), la Secretaría de Salud en México declaró que la violencia que azota al país en años recientes “es un factor de riesgo determinante, pues este comportamiento social se queda en la memoria de los chicos, además de la falta de atención, supervisión y cuidados por parte de los padres, que los deja en una situación de vulnerabilidad”.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales