Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Hillary y Trump frente a frente
Viernes 4 de Noviembre de 2016
A- A A+

Muchos cuestionarán por qué tanto revuelo y atención en la multimencionada elección del próximo presidente de Estados Unidos que tendrá su día decisivo el próximo 8 de noviembre, o sea el martes venidero; muchos espacios se han ocupado en los diferentes medios de comunicación y en las redes sociales tratando de deshojar la margarita que representa dicha jornada electoral para México en particular y para el mundo en general; la relevancia local es muy simple de comprender: Nuestro país es vecino directo de la potencia mundial que representa el Tío Sam, un enorme porcentaje de movimientos comerciales entre ambos países (claro que Estados Unidos con una ventaja enorme por cuestiones que todos sabemos y que fuera ocioso puntualizar) y porque en el vecino país existen millones de paisanos que trabajan de manera legal y otro tanto de ilegales, que al enviar sus remesas hacia México sirven de gran apoyo a familias, a comunidades y desde luego a nuestra nación por todo lo que ello representa. Es decir, no sólo tenemos frontera común de manera geográfica, sino que también estamos pegados a ellos cual cordón umbilical de un pequeño en el vientre de su madre.

Contrario a lo que han manifestado algunos políticos mexicanos que tienen la habilidad para decir cada tontería con el propósito de manipular y engañar a la gente, es mentira que si ellos (Estados Unidos) tienen pulmonía a nosotros sólo nos da un catarrito, puras habas, ya que cuando ellos padecen una enfermedad delicada nosotros ya estamos más para allá que para acá, o sea, si les duele un brazo a nosotros nos sacuden todo el cuerpo; la dependencia económica (nivel micro), política y financiera (nivel macro) que tenemos con la nación gobernada por Barak Obama es por demás exagerada en todos los órdenes, tanto que pondría en riesgo la soberanía nacional, si es que todavía existiese. De modo que la inquietud por saber quién será el próximo presidente o presidenta reviste importancia singular, máxime cuando ambos contrincantes, Hillary y Trump, están prácticamente empatados en las encuestas no sólo para adjudicarse el título de favoritos de la ciudadanía, sino que también casi empatan en cuanto a la valoración que los estadounidenses hacen de cada uno de ellos por separado, con la grave noticia de que ambos están reprobados por la población, aunque también saben que nomás habrá de esas dos sopas, con todo y que estén más que desabridas.

Los actuales candidatos a la Presidencia en el vecino país del norte han tenido que sortear una serie de controversias personales: la dama, por su actuar dudoso en la administración de Obama, cuando era secretaria de Estado, por el asunto de famosos correos electrónicos que eran secreto nacional y que los manipuló a título personal para informar a un conjunto de aliados sobre los pasos que seguirían en algunas estrategias relevantes contra sus adversarios, entre otras situaciones que requerían alta discreción, y el caballero, si es que cabe el título de nobleza, nos referimos a Trump, que ha mandado desde el inicio de su campaña un mensaje de odio contra migrantes, contra religiones, hacia otras razas, que se le conoce de misógino, de acosador, de intolerante, de manipulador de la ley para evitar el pago de impuestos y que ha levantado la voz en favor del nacionalismo exacerbado de Estados Unidos, teniendo el respaldo de grupos neonazis y que ha sacudido las conciencias de aquellas organizaciones que no disfrazan el coraje hacia otros que consideran débiles o inferiores. Es decir, los pecados capitales de los contendientes son por demás inaceptables, sólo que Hillary puede ser castigada por faltar a la constitución de su país y quizá por poner en riesgo la estabilidad política y social de la nación a la que representaba, y Donald, por complicar la política exterior de Estados Unidos y por poner en riesgo a la población civil y a su patria ante la decena de ataques que grupos extremistas, al sentirse más que ofendidos, pudieran desencadenar; de por sí, gracias a la política intervencionista de los americanos siempre están en alerta máxima y con el Jesús en la boca.

Hillary puede ser castigada por faltar a la constitución de su país y quizá por poner en riesgo la estabilidad política y social de la nación a la que representaba,
Hillary puede ser castigada por faltar a la constitución de su país y quizá por poner en riesgo la estabilidad política y social de la nación a la que representaba,
(Foto: Especial)



El enredo electoral que se vive en el país de Barak Obama ha estado precisamente así, enredado y difícil de predecir, cuando Trump inició nadie le daba posibilidades, ni siquiera de ser candidato, pero gracias a la ideología norteamericana, donde mucho tiene que ver el famoso lema de “América para los americanos”, y dijéramos que hasta anhelan el mundo entero, el impulsivo güero está en empate técnico con su contrincante, la famosa Hillary, quien vivió momentos polémicos a título personal en el episodio memorable de su esposo Bill con la becaria Lewinsky; por otro lado, muy poco, que puede ser suficiente, le ha costado al propio Trump. Que periódicos como The New York Times, The Economist, The Washington Post, NBS News u otras lo tienen como indeseable, muy poco también le ha hecho mella que propios líderes republicanos le hayan dado la espalda. Trump está tan cerca de la Casa Blanca como tan cerca lo está Hillary Clinton de no estarlo.

Lo peor para México es que si gana Trump estará fregando con el muro, con los migrantes y el dólar subirá (aunque esto es pretexto de las autoridades mexicanas) y nos irá muy mal; pero si gana Hillary, a quien muchas agencias la consideran como una dama de hierro a pesar de sus nobles y populares discursos, también nos irá de la patada, pues según tiene antecedentes sanguinarios y genocidas. En pocas palabras: tan malo el güero como la colorada, pero aun así creemos que Donald no sólo puede provocar caos en México, sino igual en todo el mundo. Así que vayan la vibras para la candidata demócrata, a pesar de saber que tal y como ocurrió con Barak Obama, la reforma en favor de los migrantes estará muy lejos de cristalizarse en realidad.

Pobre México, tan cerca de Trump y de Hillary y tan lejos de su propio gobierno, y tan desconfiado de sus propios gobernantes.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas