Hugo Rangel Vargas
De “salvador” a “jodedor”
Viernes 28 de Octubre de 2016
A- A A+

Hace cinco años, cuando era inminente la candidatura de Enrique Peña Nieto a la Presidencia de la República, nadie se hubiera imaginado al golden boy de Atlacomulco tan descompuesto como luce ahora. Desdibujado, extraviado, con desatinos en el lenguaje; Peña parece la caricatura de aquella estrella de televisión que El Canal de las Estrellas proyectaba en horario estelar como el protagonista de una telenovela de ensueño.

La historia del mexiquense se hilvanó desde los escritorios de los marketing management con el único hilo conductor de la envoltura atractiva de un producto dócil y maleable para los intereses a los que serviría. Esta estrategia teledirigida saltó los pequeños escollos de una campaña presidencial en la que se asomaban ya las debilidades de Peña Nieto. Así, la exhibición de literatura en la Feria Internacional del Libro y el desencuentro con los estudiantes de la Ibero, no impidieron que los publicistas del régimen lograran el cometido de llevar a su alfil a Los Pinos.

La historia del mexiquense se hilvanó desde los escritorios de los marketing management con el único hilo conductor de la envoltura atractiva de un producto dócil y maleable para los intereses a los que serviría.
La historia del mexiquense se hilvanó desde los escritorios de los marketing management con el único hilo conductor de la envoltura atractiva de un producto dócil y maleable para los intereses a los que serviría.
(Foto: Cuartoscuro)



Concluido el proceso electoral, la habilidad mercantilista de los operadores del PRI se encontró con una oposición propensa a la transacción. El engendro del Pacto por México logró borrar la ilegitimidad de la escandalosa operación Monex y de otras tantas maniobras que permitieron al mexiquense conquistar el triunfo electoral. Pronto las reformas estructurales pulirían la estrella de Peña Nieto, llevando su brillo al cenit que le ganaría el mote del “salvador” de México.

Aquel titular de la revista Time era la cúspide de un reality show, el momento romántico que hace brotar las lágrimas de los televidentes, el final feliz de una historia televisiva en la que el protagonista se había logrado imponer a las adversidades. Pero no fue así. Ese capítulo era el final de la linda telenovela y el inicio de una macabra tragicomedia.

Ayotzinapa, Tlatlaya, la ola criminal imparable, las violaciones a los derechos humanos, la Casa Blanca, la fuga de El Chapo, la liberación de Raúl Salinas y de Rafael Caro Quintero, las pifias presidenciales, Tanhuato, la devaluación del peso, la recurrente revisión a la baja de los pronósticos de crecimiento económico, la recepción de Donald Trump en Los Pinos, el fracaso de las reformas estructurales, los Duarte, han sido sólo algunos de los capítulos de esta fábula que han obligado a que su redactor cambie la narrativa.

Desde el “salvador” de México, pasando por el “ya me cansé”, tocando por supuesto el “ya sé que no aplauden”, el último bandazo en la pluma de quien escribe esta descompuesta telenovela ha sido “no me levanto pensando en cómo joder a México”. Y es que más allá de la razonable duda sobre las posibilidades que abriría para el país el solo hecho de que Peña Nieto pusiera en práctica el acto del “pensar” al levantarse, el dicho presidencial sienta otro punto más en la línea tendencial a la baja de su discurso, mismo que ha pasado de la euforia a la clara desesperación.

Con el país en franca crisis, la figura presidencial nunca antes había parecido tan atada y limitada en sus márgenes de maniobra. En este sentido, resulta claro que sobre las posibilidades de acción de Peña Nieto pesan una limitada pericia política, un primer círculo de colaboradores con el cual evidentemente ha decidido no romper por cálculo o por compromisos, una carrera presidencial adelantada que merma su interlocución incluso al interior de su propio partido y una opinión pública impermeable ante las supuestas señales de cambio enviadas desde el despacho presidencial.

La novela sigue escribiéndose sin que se asome en lo inmediato un punto de rompimiento en su trama. Los personajes se siguen acumulando, agregando complejidad a la confabulación en contra del protagonista. Los propios cronistas de la historia parecen haberle abandonado. El final se acerca y al parecer nada impedirá que Peña pase de “salvador” a “jodedor”.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada

EPN: La desproporción del derrumbe

El momento de Goyo y los nicolaitas

Economía campesina: Economía libertaria

Economía campesina: economía libertaria (Primera de dos partes)

Convención de Aguascalientes: El centenario

Contepec: Desempantanar a Michoacán

“La Tuta” y la mano que lava a la otra

PRD: La nueva cuota de sangre

Tauromaquia: el ejercicio de la libertad

EPN: La nomenklatura

Consejo Económico y Social de Michoacán: Las resistencias

La madre de las consultas

Reformas: de Acapulco a Atlacomulco

Michoacán: entre la desmemoria y la ignominia

FVF: El riesgo de los ciegos y los sordos

Y sigue la yunta andando

Televisa: El pecado original

Campo y Reforma Energética: la lucha que viene

Los pendientes de Alfredo Castillo

La rebelión de la humildad

Crecimiento económico: Guerra de tecnócratas