Gilberto Vivanco González
Vivilladas
¡Payasos al ataque!
Viernes 21 de Octubre de 2016
A- A A+

En las últimas semanas ha causado expectación y un tanto de temor la notica de que existe nueva tendencia para hacer violencia, para preocupar, para amedrantar o robar; se trata de un movimiento urbano, así lo podemos calificar, donde los protagonistas son personas disfrazados de payasos; sí, de aquellos personajes que en fiestas infantiles hacían y hacen las delicias de pequeños y hasta de adultos. Los payasos, que en circos son indispensables y que algunos han sido famosos en la televisión como el eterno Bozo, el polifacético Cepillín, el pelado Platanito o el actual analista político y cómico con gran carga de sátira social Brozo, personificado por Víctor Trujillo. Todos hemos crecido de una u otra manera con un personaje disfrazado de payaso o con un payaso que no requiere disfraz alguno.

Uno de los más reconocidos, porque es la imagen de la cadena de mayor venta en el mundo perteneciente a la empresa McDonald’s de las hamburguesas es Ronald McDonald, que a raíz de las apariciones siniestras en Carolina del Norte y que se extendió a todo Estados Unidos, ha tenido que moderar sus presentaciones para que no lo confundan con los que andan haciendo diabluras, pues ha surgido el bloque de ataque contra estos personajes, según ahora malignos. Son jóvenes que andan cazándolos para golpearlos y atraparlos, el problema es que han existido confusiones, porque no todos los payasos son de los llamados siniestros, ni todos los siniestros andan disfrazados de payasos, muchos prefieren camuflaje de políticos decentes, muchos de ellos se la pasan dando noticias para la televisión, visten traje, se perfuman y hasta dirigen secretarías de Estado, aunque otros más están sentados en sillas gubernamentales, pero que tampoco faltan aquellos que dirigen partidos políticos.

El fenómeno de los "payasos asesinos" (también llamados diabólicos o siniestros) se originó en Estados Unidos y ahora se expande por Europa. Después de que se reportaran varios casos en los últimos meses en Canadá y Gran Bretaña, ahora se reportaron también en Holanda, Francia, Bélgica e Italia.

La oleada de apariciones de payasos violentos y maquillados de forma terrorífica en nuestro país inició en la fronteriza ciudad de Mexicali, donde la Policía arrestó a un joven de quince años por atemorizar a la población vestido de payaso y portar un hacha con la que intimidaba a niños en un parque público. Los avistamientos de payasos “asesinos” se han reportado en Ciudad Juárez, Monterrey, Tlaxcala, Puebla, Mérida y en el Estado de México; en la capital michoacana hay quienes dicen que vieron uno ayer jueves pero que no pudieron atraparlo porque estaba rodeado de policías, militares y marinos, que además sólo vino por unas horas para retirarse a su casa de color blanco con un aroma especial de pino y oyamel.

La oleada de apariciones de payasos violentos y maquillados de forma terrorífica en nuestro país inició en la fronteriza ciudad de Mexicali,
La oleada de apariciones de payasos violentos y maquillados de forma terrorífica en nuestro país inició en la fronteriza ciudad de Mexicali,
(Foto: Especial)



Dicho fenómeno, dicen los que saben, ha contribuido a enrarecer aún más el clima social en México, azotado por la peor ola de criminalidad y violencia en muchos años, lo que es entendible porque existe mucho enfado y a la vez tanto miedo por parte de la población que cualquier situación que provoque inseguridad y cause temor se potencializa a dimensiones descomunales; las bromas o malas actitudes de farsantes o verdaderos delincuentes con el disfraz mencionado se convierten en verdaderas amenazas para quienes han sufrido dichos encuentros, las redes sociales se han encargado de darle tremenda difusión a este fenómeno, del cual corremos el riesgo que no sea una tendencia o una conducta ocasional, sino puede ser una moda, una moda que día a día puede ir tornándose más peligrosa.

Otro problema que ocasiona tan indeseable novedad tiene que ver con los legítimos payasos de esquina que tocan una guitarra o un acordeón, de aquellos que hacen un espectáculo en pleno de zócalo o plaza de armas de cualquier ciudad, de los payasitos que son contratados en de fiestas y quienes en ciertos lugares han tenido problemas de acosos, de bullying, o incluso existe un caso de alguno que está detenido sólo porque era un payaso de crucero, algunos se sintieron amenazados y fue detenido, está en la cárcel y todo indica que fue detenido injustamente; de ahí que la euforia o la ignorancia no sean buenos consejeros.

Deseamos que todo quede en una moda, en una psicosis, en acciones que pueden ser reflejo de los momentos tan lamentables que vive el mundo, México en especial; que sean como un aviso que haga reflexionar que la violencia, la muerte, la delincuencia, el temor y los miedos son elementos muy serios que debemos extirpar de la sociedad; que lo más conveniente al ver un payaso es esperar una sonrisa, un chiste, una broma sana de él para quien lo observa y que los únicos payasos que debemos aborrecer son aquellos que dicen tonterías y aberraciones políticas, que explican lo inexplicable cuando han sido más que corruptos, que nos dibujan un país fabuloso cuando conocemos la realidad, que piensan que sus comentarios deben ser aplaudidos a granel y que a la vez consideran que no sólo saboreamos los algodones de azúcar, sino también imaginan que nos seguimos chupando el dedo como autentico caramelo. Estos son los verdaderos payasos diabólicos y siniestros, de ellos debemos cuidarnos toda la vida.

Por lo pronto recordemos, en cuestión de payasadas y política, que “la política es el arte de evitar que la gente se preocupe por lo que de verdad importa”. Y además tengamos presente la siguiente máxima que no es ninguna payasada: “No robes, el gobierno odia la competencia”.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas