Arturo Alejandro Bribiesca Gil
Marcelo Ebrard, un hombre con estrella
Jueves 13 de Octubre de 2016

Segunda y última parte

A- A A+

En la colaboración pasada les compartí la primera parte de la microbiografía política de Marcelo Ebrard, que un servidor se atrevió a recrear.
Hablamos de sus inicios en las grandes ligas como secretario general del Departamento del Distrito Federal, hasta su candidatura a jefe de Gobierno por el Partido Centro Democrático, del cual era copropietario, perdón, cofundador. Los dejo con la segunda y última parte de la misma:
A partir de la adhesión de Ebrard a AMLO en la elección para jefe de Gobierno del año 2000, éste le dio cobijo político y administrativo, primero como asesor, posteriormente como secretario de Seguridad Pública, cargo del que salió bajo escándalo y que parecía, otra vez, la tumba política de Marcelo; pero no, su estrella volvió a brillar y de ser un defenestrado jefe policiaco paso a ser la cara bonita de la administración obradorista, ello como secretario de Desarrollo Social. Desde esta secretaría fue que retomó su viejo anhelo: ser presidente de México. El plan era sencillo, jefe de Gobierno en 2006 y presidente de la República para 2012, preferentemente que su nuevo protector le entregara la banda presidencial.

 Marcelo Luis Ebrard Casaubón
Marcelo Luis Ebrard Casaubón
(Foto: TAVO)

La primera parte del plan se cumplió sin problemas, ganó por amplia mayoría la Jefatura de Gobierno del Distrito Federal, ahora venía la parte complicada, además de transitar bien por la administración y evitar el desgate propio del cargo, que era obtener la candidatura del PRD para presidente de México. Su escenario ideal no se pudo cumplir: Andrés Manuel había perdido la Presidencia y creía que la candidatura le pertenecía nuevamente.

Como todos sabemos, Marcelo Ebrard decidió hacerse a un lado en la disputa por la candidatura frente a AMLO, apostando a la victoria de éste para así retomar, otra vez, su proyecto presidencial. El trayecto sería el mismo que había visualizado 18 años atrás, primero la Secretaría de Gobernación y luego a la grande.

Andrés Manuel perdió y Ebrard está exiliado políticamente en París, se puede pensar que esta caída sí fue la definitiva, no se ve, aún, por dónde pueda resurgir. Lo intentó en 2015 a través de Movimiento Ciudadano y le fue impedido acceder a una diputación federal plurinominal. Sin embargo, nada está escrito en la historia de este hombre que nació con estrella, y aunque infinidad de veces esta ha dejado de brillar, siempre ha encontrado la forma de que recupere su luminosidad. Es tanta su estrella, que hoy día rumia su desgracia política paseando por Champs Élysées, cenando en el Thoumieux, con unos buenos vins de Bordeaux, mientras que los simples mortales transitamos por el infortunio político desde la incomodidad de nuestras necesidades.

Muchos han criticado la actitud que Ebrard asumió en 2012 al dejar pasar a AMLO cuando era su momento, señalan que fue tibio o prudente en exceso, probablemente fue una mala decisión política, pero también creo que pudo ser un acto de humildad y agradecimiento hacia el padrino que lo rescató de la ignominia y lo llevó hasta el mismísimo lugar en que podía destronarlo, el tradicional parricidio político. Haya sido por ingenuidad, optimismo, prudencia, temor o lealtad, Marcelo actuó con una generosidad inusual en nuestra clase política. Pregúntenselo a Gustavo Madero o a Ricardo Anaya.

En fin, seguidores y detractores deben coincidir en que Marcelo Luis Ebrard Casaubón ha sido un político hábil, poseedor de tantas vidas como un gato; así lo demuestran los hechos. Como ya se dijo, es un hombre con estrella, ello aunado a sus 57 años de edad recién cumplidos (10 de octubre), nos permiten imaginar que faltan algunos capítulos más en la historia de su vida, como diría el afamado columnista nacional Ricardo Alemán, al tiempo.

Otro sí: Medalla Belisario Domínguez para Gonzalo Rivas.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Es cuestión estética no cromosómica

Corrupción derivada

El juicio de la historia

Vuelvo a preguntar

Bebeto y Romario

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano