Alma Gloria Chávez
Día del Maíz
Sábado 1 de Octubre de 2016
A- A A+

Durante milenios, la historia del maíz y la del hombre corren paralelas en estas tierras.

Guillermo Bonfil.


Este día, en territorio mexicano también se recuerdan los 20 años de lucha emprendida contra el maíz transgénico, acción organizada por campesinos, indígenas, grupos de agrónomos y ambientalistas, denominada “Sin maíz no hay país”, y que por esta oposición que interfiere en los planes gubernamentales que buscan crear mayor dependencia hacia las empresas transnacionales, enfrentan más de 90 acciones jurídicas (entre amparos y apelaciones) interpuestas por empresas promotoras de la biotecnología agrícola.

La batalla por conservar la siembra del maíz criollo en el país es por la suspensión definitiva de los cultivos genéticamente manipulados y el caso se encuentra en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, cuyo Tribunal Permanente de los Pueblos (Capítulo México) pidió en un dictamen a la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación defender a México como centro de origen del maíz y los derechos de los campesinos a su cultivo y resguardo de semillas, como tradicionalmente se ha hecho durante centurias.

El afamado antropólogo mexicano Guillermo Bonfil Batalla dedicó muchos de sus estudios a la relación del hombre con el maíz, que en épocas remotas era considerado planta sagrada. “El maíz es una creación del pueblo, el maíz es un instrumento de la cultura del pueblo, el maíz es un derecho del pueblo. La única forma de conservar esas tres características, que expresan el contenido de un proyecto de vida, es logrando que los campesinos recuperen realmente lo que han perdido a manos de los latifundistas, antes, y las transnacionales, ahora: la posibilidad de definir su vida y su muerte, su trabajo y sus costumbres, sus ritos y sus fiestas”.

En 2005, un grupo de mujeres quemó los cultivos transgénicos y Monsanto, para evitar conflictos e incrementar beneficios, desarrolló la tecnología Terminator, que crea plantas transgénicas estériles.
En 2005, un grupo de mujeres quemó los cultivos transgénicos y Monsanto, para evitar conflictos e incrementar beneficios, desarrolló la tecnología Terminator, que crea plantas transgénicas estériles.
(Foto: Cuartoscuro)


Aunque las empresas que promueven la siembra de semillas transgénicas en el mundo hablen de su “interés” por ayudar a la humanidad a obtener alimentos libres de contaminantes y de manera abundante, no pueden ocultar la ambición que les alienta al obtener a cambio una mayor dependencia no sólo económica, sino también alimentaria, pues en sus manos se encontrará la posibilidad de la especulación y el control característicos del comercio sin escrúpulos.

Atrás de los discursos que estos emisarios del mal llevan ante los organismos internacionales y amparándose en el Tratado de Libre Comercio que respalda la propiedad intelectual, la transnacional Monsanto, por ejemplo, prohíbe a los compradores de sus semillas (un 25 por ciento más caras que las normales) guardarlas de una cosecha a otra. En Estados Unidos, donde ya se siembran, un ejército de inspectores se encarga de vigilar los graneros y multar a los infractores. En India, donde la práctica de guardar las semillas es milenaria, los agricultores han protagonizado violentas protestas al ser obligados a no conservarlas para la próxima siembra. En 2005, un grupo de mujeres quemó los cultivos transgénicos y Monsanto, para evitar conflictos e incrementar beneficios, desarrolló la tecnología Terminator, que crea plantas transgénicas estériles. Así se garantiza que el agricultor sólo pueda obtener semillas de la compañía. El entonces ministro de Agricultura indio, Som Pal, las prohibió en su país.

Intelectuales de la talla de don Miguel León Portilla, en México, también se han pronunciado en defensa de nuestro maíz criollo. “Somos hombres de maíz y actualmente existe una gran responsabilidad para impedir que el maíz transgénico altere la variedad enorme del producto que requiere el cuerpo humano. El transgénico puede trastocar todo; estamos en un momento de gran responsabilidad. Imagínense ustedes sacar combustible de nuestra carne, porque a eso equivale sacar combustible de nuestro tonacáyotl, del maíz… estamos en una época peligrosa”, afirmó el maestro León Portilla en una de sus conferencias. Sus palabras nos llevan a reflexionar en el desprecio que ahora se tiene por la planta sagrada de nuestros mayores, cuando se pretende utilizarla como combustible, previendo la invasión del maíz transgénico.

En Michoacán existen por lo menos ocho razas y 20 variedades de maíz en las cuencas de Pátzcuaro y Zirahuén. Destaca entre ellas la raza purépecha con sus variantes, identificadas morfológica y genéticamente en 2005. Aquí en Pátzcuaro, desde 2007 muchos hombres y mujeres que sabemos la importancia fundamental que el maíz tiene en nuestra cultura y alimentación, inseparable de quiénes somos como pueblo, nación y continente, participamos en la campaña nacional “Sin maíz no hay país”, que entonces recabó la firma de miles de ciudadanos en varios estados del país, mismas que fueron entregadas al Congreso de la Unión como un pronunciamiento social en defensa de nuestra gramínea, de la soberanía alimentaria y el derecho humano y constitucional a la alimentación.

“En noviembre se cosechan las parcelas sembradas entre abril y mayo. Esta cosecha significa asegurar el sustento alimenticio para el próximo año ya que los campesinos con pequeñas pociones de tierra apenas sacan para comer… Los peones cobran en promedio 150 pesos al día con jornales de más de doce horas de trabajo. Algunos prefieren que se les pague con producto para poder comer por lo menos tortillas con sal” (Ramón Ponce en Cambio de Michoacán, noviembre de 2015).

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

16 de noviembre. Día de la tolerancia

Días de ánimas, días de ofrenda

Ética para médicos

Un hombre de principios

La invención de América

Laudato sí, mi signore.

Pátzcuaro y su legado patrimonial

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales