Alma Gloria Chávez
Ser mujer… Y no quedar en el intento
Sábado 5 de Marzo de 2016
A- A A+

A Mukthtar Mei, mujer campesina paquistaní, se le condenó en el año 2002 a ser violada de manera tumultuaria, como castigo por la ofensa que su hermano infligió a una mujer del grupo mastoi, que practica la venganza pasando por la violencia contra las mujeres. Otras mujeres, que han sufrido estos “castigos” terminan suicidándose. Mukhtar no lo hizo, sino al contrario, decidió vivir para dar a conocer el maltrato contra las mujeres en Paquistán, denunciándolo ante el mundo y afirmando que “si el opresor es un gigante, el oprimido debe ponerse de pie y enfrentarlo”.

A la adolescente Malala Yousafzai, también nacida en Paquistán, un militante talibán le disparó a la cabeza cuando volvía de la escuela, en el año 2012, por “romper la tradición que impide a las mujeres estudiar y sobresalir fuera del hogar”. Malala sobrevivió al atentado y actualmente, radicada en Gran Bretaña, se ha convertido en una activista en favor de las mujeres de su país.

No tan lejos, en nuestro país, en Teopisca, Chiapas, hace poco se dio a conocer la práctica (considerada costumbre) de vender a las hijas por muchos padres de familia de la zona indígena y autoridades. Y se justifica que “sólo es un cobro por lo que ha costado la crianza de la mujer”. Algunas de ellas, con apenas doce años de edad. “Bocado”, le nombran a los víveres y dinero que reciben los padres de esas mujeres niñas por parte de quien las “pretende” y se documentan casos de cuando los padres no aceptan el “bocado”, el novio ofendido mata a la joven o a alguien de su familia.

En México, a pesar de los discursos, la firma de convenios y leyes, y la creación de espacios para la atención a la violencia en la familia, nuestro sistema político sigue funcionando en un autoritarismo excluyente, y todos/as: hombres y mujeres, hemos sido sutilmente adoctrinados desde el nacimiento para justificarlo y reproducirlo, entendiendo, sin dudarlo, de que la mujer sirve para servir al hombre y que el hombre sirve para mantener (o dar valía) a la mujer y servirse de ella.

En la vida diaria de las mujeres de ayer y de hoy, el peso de la tradición, de la subordinación cultural y de la represión educativa a nuestra libertad de expresión y a nuestra sexualidad, ha logrado que la falta de respeto a nuestros derechos humanos parezca una cosa natural. Sin embargo, los derechos específicos de las mujeres tienen un reconocimiento nacional e internacional, gracias a que en nuestro pasado han existido movimientos de mujeres que se han atrevido a denunciar la “democracia masculina” como un sistema político injusto, porque donde se practica no permite a todos los seres humanos participar en ella.

Cada ocho minutos, a nivel mundial, se viola a una mujer.
Cada ocho minutos, a nivel mundial, se viola a una mujer.
(Foto: Cuartoscuro)

Aunque los derechos específicos de género ya son reconocidos a nivel mundial, algunos referentes nos pueden mostrar la realidad de las mujeres hoy día:
Las mujeres somos más de la mitad de la población mundial.

Medio millón de mujeres mueren anualmente como consecuencia de enfermedades derivadas del embarazo y parto, las cuales se podrían prevenir.

Dos tercios de las personas analfabetas del mundo son mujeres.

De cada 100 pobres en el mundo, 70 son mujeres.

De cada 100 mujeres que mueren, cuatro son por cáncer cérvico-uterino.

Cada ocho minutos, a nivel mundial, se viola a una mujer.

Cada seis minutos, en el mundo, se golpea a una mujer.

Algunas investigaciones a nivel nacional, que vinculan a Michoacán, revelaron que uno de los principales daños a la salud de la mujer son los emocionales: tristeza, coraje, miedo, rencor… debidos, principalmente, a la violencia intrafamiliar, violencia sexual, violencia económica y, obviamente, la violencia derivada de los acontecimientos sociales. Pero sobre todo, las mujeres se sienten más vulnerables al experimentar la desigualdad existente entre hombres y mujeres, demostrando que “el ser mujer es un riesgo para la propia salud”.

En nuestra sociedad, desafortunadamente aún existe una cultura discriminatoria de lo femenino, y con frecuencia los hombres (esposos, hijos, jefes y hasta compañeros de trabajo) abusan del poder que les da su fuerza, su autoridad, o su actitud prepotente y causan daños psicológicos, emocionales, patrimoniales o físicos a las mujeres y a los/as menores que conviven con ellos.

Este 8 de marzo, declarado Día de la Mujer desde el año 1910, durante la Segunda Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas celebrada en Copenhague, Dinamarca, recordamos que más que una celebración es una manifestación internacional unificada en honor del movimiento en pro de los derechos y la libertad de la mujer. En el año 1952, la Organización de Naciones Unidas instituye el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.

Si deseamos intervenir decisivamente en la construcción de un nuevo mundo, más equitativo y humanizado, atrevámonos a romper definitivamente las cadenas de la sumisión, subordinación y dependencia que todavía nos atan.

Sobre el autor
Alma Gloria Chávez Castillo. Oriunda de Pátzcuaro, realizó estudios formales en el lugar. Por interés personal complementó su formación con actividades artísticas como la pintura, la danza, el teatro y la pantomima. Su vocación de servicio le ha llevado a promover o insertarse en espacios culturales orientados a niños/as y jóvenes. Ha sido colaboradora fraterna con organizaciones indígenas de la región a través de espacios radiofónicos y prensa escrita. Promotora de lectura y cuenta-cuentos, fundadora y activista de grupos de mujeres, vive anhelando una sociedad libre de violencia.
Comentarios
Columnas recientes

Día internacional de la paz

Mujeres disidentes

De las crónicas del lago

Fecha para adultos mayores

Proyectos contra la vida

La cultura: un derecho esencial

Turismo y cuidado del entorno

Contando y recordando

Entre costuras

A ejercer ciudadanía con responsabilidad

Apuntes para una historia

Construir la democracia

El maque y su decoración

Soy el museo de Pátzcuaro

Maternidad: desde adentro

La cruz: símbolo a través del tiempo

Festejo por los libros, sus autores y lectores

Un 19 de abril de 1940

Cuando se siembran ideales

Rituales de la Semana Mayor

Ofrenda para Itsii (agua)

La utopía quiroguiana

Buscadoras de vida

Dos maestros reflexionan

Violencia entre adolescentes

Metalurgia en Michoacán

Envejecer con dignidad

Dar sentido a la vida y a la muerte

Cuidar o atender a otros

Festejos de tradición

Atentar contra la seguridad

Los diarios de María Luisa Puga

Nombrar es crear

Sida, cuando el diagnóstico es tardío

25 de noviembre: ¿por qué esta conmemoración?

Mis recuerdos de Teresita

Un guardián del lago

Defensa de la Madre Tierra

Un panteon peculiar

Hambre en el mundo

Recuerdos de un 2 de octubre

Hablemos de un hombre honrado

Cuando la naturaleza grita

La Coalición Nacional de Jubilados Pensionados

Desapariciones forzadas en México

Ejemplos sindicales

Cuando de educación se habla

Pueblos originarios

Ejercitar la ciudadanía

Violencia colectiva

Seguridad ambiental

Sobrevivir la adolescencia

La medicina de la naturaleza

Medio ambiente: nueva visión

Nuestra salud, nuestro derecho

Por el día de los museos

Maternidad desinformada

Por la cruz, a la luz

Hablar de “indianidades”

Altares para La Dolorosa

Trabajadoras del hogar

Aqua sum, agua soy

Ecología integral

Mujeres, pequeños testimonios

Francisco J. Múgica: un documental

Con perspectiva de género

Los toritos en tierra purépecha

Una auténtica “bolsa de valores”

LXXVIII Aniversario del INAH

Por el camino de la ética

Quien ama al árbol respeta al bosque

Pastorelas en Michoacán

El tiempo: medida de hombres

Nana Iurixe

Día Internacional de Lucha contra el Sida

Nombrar es crear

El respeto a las diferencias

Morir por mano propia

Celebración a nuestros difuntos

Nivel educativo, a la baja

De alta peligrosidad

ISSSTE de Pátzcuaro: Un día especial

Día del Maíz

Nuestro derecho a la cultura

Infamias globalizadas

Educacion para la paz

Esfuerzo, disciplina y amor

Maravillosamente: mujeres

Aprendiendo de los oficios

El pensamiento del doctor Bach

Fiesta de los Oficios

El trabajo del hogar

Jornadas de Peritaje Antropológico

Alerta de Género: consideraciones

Defender la educación

Gastronomía

Feminicidio

Día Mundial del Medio Ambiente

La salud de la mujer

Celebremos la diversidad cultural

Para quien educa

Mujer y madre

Día del Libro y la Rosa

Elenísima

Hombre de probidad

Trabajadoras/es de lo invisible

Ser mujer… Y no quedar en el intento

Amnistía Internacional: 45 años

Diálogo interrumpido, acuerdos incumplidos

El palacio de Huitzimengari

El palacio de Huitzimengari

Jorge Reyes: Siete años

Viejos rituales, nuevo ciclo

Desapariciones en Mexico

La inaceptable violencia

Desde tierras orientales

La medida del tiempo

Los Nacimientos en México

Cuando la fiesta es un ritual

Campaña “16 días de activismo”

Defender nuestro legado cultural

El hostigamiento es sinónimo de violencia

Mario Agustín Gaspar

Tributo a la vida a través de la muerte

Discriminacion

Votamos y participamos

Recordando a doña Caro

Para una cultura de paz

Caminos hacia la paz

Cuando una mujer disiente

En recuerdo de Palmira

Abuso de la cesárea

Abuelas (anecdotario mínimo)

De raíz p’urhé

El Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Celebrando el XV Aniversario de Decisiones

Territorio de volcanes

Cherani K’eri

Gobiernos incluyentes

Ejercer ciudadanía con democracia

La salud: cosa nuestra

La salud: cosa nuestra

Defender recursos naturales

Ser maestro y no quedar en el intento

Maternidad adolescente

Galeano: siempre recordado

Talleres artesanales en el Museo de Pátzcuaro

“Fue niña”

Al Quds: Jerusalén

Trabajadoras del hogar