Juan Pérez Medina
Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa
Martes 27 de Septiembre de 2016
A- A A+

¿Por qué dispararon, persiguieron, asesinaron, detuvieron y desaparecieron los policías a los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa esa noche en Iguala? ¿Será verdad que el segundo ataque y los que vinieron después fueron causados por grupos de la delincuencia organizada? Si así fue, ¿qué motivaciones llevaron a los narcoasesinos a ensañarse contra los jóvenes normalistas, al grado de llegar a desollarlos, torturarlos, asesinarlos y desaparecerlos?, ¿por qué fueron atacados por estos grupos al mismo tiempo que lo hicieron los policías de la Secretaría de Seguridad Pública del municipio de Iguala?, ¿se trató acaso de un operativo conjunto en contra de los estudiantes entre delincuentes y policías?, ¿y si fueron policías de la misma corporación vestidos de civil los que dispararon?, ¿y si fue otra Policía, e incluso el Ejército, en que disparo y persiguió a los estudiantes indefensos esa triste e ignominiosa fecha? Ya en otros momentos tanto los policías federales como el Ejército lo han hecho, ¿por qué no dudar ahora?

A dos años de que aun no sepamos dónde están los 43 estudiantes normalistas, dónde están sus cuerpos y por qué no se conoce a los responsables de estos hechos
A dos años de que aun no sepamos dónde están los 43 estudiantes normalistas, dónde están sus cuerpos y por qué no se conoce a los responsables de estos hechos
(Foto: Carmen Hernández )

¿Qué fue lo que realmente sucedió esa noche? Además de los hechos que se conocen, ¿qué hay detrás de ellos?, ¿cuáles son las razones que llevaron a los responsables a realizar tal infamia?, ¿con qué objetivo?, ¿qué mensaje se está tratando de enviar al país y a las fuerzas contrapuestas que lo integran?, ¿acaso han vuelto los años del anticomunismo de las décadas de los 70 y 80?, ¿quiénes son estos nuevos asesinos?, ¿los mismos de siempre?, ¿para quién es esta sangre?, ¿de qué tamaño es el monstruo asesino?

¿Quién de la corporación policiaca dio la orden de disparar ese día en contra de los estudiantes?, ¿quién le ordenó a este elemento que lo hiciera?, ¿desde qué altura se dio esa orden? La magnitud de los acontecimientos nos indica que detrás de este tipo de hechos siempre existen razones de Estado. Así fue en 1968, en Tlatelolco; así fue en 1970, el Jueves de Corpus; así fue en 1995, en Aguas Blancas, Guerrero; así fue en 1997, en Acteal, Chiapas; así fue en 2006, en San Salvador Atenco, y así en el caso de la violencia en Nochixtlán, Oaxaca, y sin duda así fue en el caso de los acontecimientos en Iguala, Guerrero.
La mano del Estado una vez detrás de los hechos, una vez más ensangrentada y, al parecer, una vez más en la impunidad.

¿Cómo realmente ocurrieron los hechos?, ¿cómo creer lo que nos están informando cuando el principal sospechoso es el responsable de llevar a cabo las investigaciones y quien nos emite las informaciones?, ¿será posible que después de dos años aún no se sepa dónde están los 43 estudiantes desaparecidos?

Si, como se ha dicho, este hecho se realizó en coordinación entre la Policía y los narcos, ¿cuál es la relación de quienes tienen en sus manos la responsabilidad de impartir la justicia con el narco que dicen combatir? De confirmarse la participación de la delincuencia organizada en los hechos, no hay duda de que estos grupos convertidos en paramilitares están coludidos con un sector del gobierno a quienes le han realizado este “trabajito”. ¿Cómo poder explicar la participación de los narcos en estos hechos si no de la mano del gobierno o, por lo menos, de un sector del gobierno?, ¿quién pagará por ello?

No nos resulta raro el tratamiento que hasta hoy le ha dado el desgobierno de EPN, quien hasta este día no ha hecho más que ocultar la verdad a toda costa.

¿De qué se trata?, ¿se trató acaso una “acción de limpieza” al más puro estilo de los escuadrones de la muerte en las favelas brasileñas?, ¿se trató de desaparecer a los indignados, a los inconformes, a los que se muestran insumisos?

Lo ocurrido en Iguala no es cuestión de la casualidad y mucho menos de una acción donde se les pasó la mano a los policías y el asunto se les salió de control. No se trató de un hecho aislado, sino de una acción más de una serie de acciones que se van entretejiendo en el escenario nacional y en los lugares más conflictivos.

El Estado aparece como primer responsable en todos sus órdenes de gobierno, comenzando por el gobierno federal tanto por acción como por negligencia y omisión, pues nadie duda de que desde el principio estuvieron detrás de los hechos y tratando siempre de sepultar las evidencias para que la verdad no se conozca.

Hay muchas preguntas, demasiadas preguntas que rondan en la cabeza de muchos de nosotros. Preguntas que debemos sostener como dagas filosas en contra del gobierno peñista, responsable principal de la seguridad de los ciudadanos de este país.

Pero hay, por ello mismo, una gran preocupación ciudadana sobre los acontecimientos: ¿en qué tipo de humanidad nos estamos convirtiendo en este país?, ¿de verdad la vida no vale nada?, ¿qué será de los indiferentes, cómplices por omisión de los asesinos y la represión del Estado?, ¿en qué sociedad nos estamos convirtiendo?, ¿dónde ha quedado nuestra indignación, nuestra vergüenza?, ¿de verdad sólo nos queda llorar nuestros muertos?

Ayer, a dos años de la barbarie, a dos años de que aún no sepamos dónde están los 43 estudiantes normalistas, dónde están sus cuerpos y por qué no se conoce a los responsables de estos hechos, no sólo estamos obligados a mantener la indignación, sino a mantener la memoria intacta sobre estos aberrantes hechos y exigir con mayor energía su aparición con vida y el castigo a los responsables. Peña Nieto debe ser depuesto y enjuiciado por estos sangrientos hechos de ese día que desde entonces mantienen a este país enlutado y en la vergüenza. Ante hechos como estos: ¡ni perdón, ni olvido!

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Organización, lucha y unidad popular ahora y desde abajo

Y para transformar la ciudad (Segunda parte)

¡No debe haber gobierno rico en un país de pobres!

Reflexiones sobre los días últimos por venir

El inútil voto útil

Los trabajadores ante la conmemoración del 1 de mayo

A construir el triunfo con alegría

La elección del 1º de julio y el cambio posible

Morena: falta de compromiso

Los saldos en la Sección XVIII

Que sea tu cruel adiós mi Navidad

La Ley de Seguridad Interior

De los Panama Papers a los Paradise Papers

El “bloque” electorero

¡Por un congreso de los trabajadores independientes en Michoacán!

El conflicto en el IIFEEM

¿Otro Mezcalito?

Organización popular, plataforma y acción política para enfrentar la actual coyuntura política

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Cómo derrotar al régimen y no morir en el intento

Llámenme Mike

Hill Arturo del Río, Gaudencio y sus sindicatos venales de protección

Morena en su laberinto

Los trabajadores ante los contratos de protección: una muestra

¿Por qué la urgente defensa de la FECSM?

¿Y después del día de mañana?

La imposición que viene en 2018 y las vías para evitarla

Por la construcción de un nuevo sujeto político de cambio de los trabajadores

Por la construcción de la unidad política de los trabajadores

El cambio que se necesita

La inviabilidad del capital

El Nuevo Modelo Educativo

El nuevo modelo educativo

El nuevo modelo educativo

A deslegitimar el consenso neoliberal en México

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Contra los embates del gobierno neoliberal, la urgente organización popular

La manifestación de la contra

Por un nuevo constituyente y una nueva Constitución

A fortalecer la lucha ciudadana y popular en contra del gasolinazo

La insurgencia contra el hartazgo es la lucha por la vida misma

¿Por qué los adultos no respetan los derechos de los niños?

De aviadores y otras criaturas partidistas

Fidel visto por otros

La urgente y necesaria unidad sindical

¿Hasta dónde somos capaces de aguantar?

La encrucijada

Los males del neoliberalismo en la UMSNH

El derecho a exigir justicia y vida digna

En 2017, como siempre los sacrificados serán los trabajadores

Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa

Lo que sigue

¿De qué independencia estamos hablando?

¡Barbarie capitalista de este siglo!

Las nuevas dimensiones de la lucha

La imposibilidad y complejidad de la construcción de una propuesta consensuada

Lo inviable del modelo neoliberal

Sin novedad en el frente

Los mártires de Nochixtlán

¡El sargento Nuño debe renunciar!, ¡Peña Nieto asesino!

Ante la indolencia del gobierno, la organización y la movilización

Y sin embargo se mueven

¿Cómo prepararse para estallar el paro de labores el 15 de mayo próximo?

La soberbia y el despilfarro que le pagamos al señor gobernador

Los trabajadores ante la conmemoración del 1º de mayo

Paro nacional y represión gubernamental: gobierno vs CNTE.

El Consejo de Participación Empresarial en la educación de Silvano

¡Zapata vive! ¡La lucha sigue!

Una historia de amor y traición: La Expropiación Petrolera

Los grupos y el protagonismo de la base en la Sección XVIII del SNTE-CNTE

La huelga del SPUM

El Séptimo Congreso Seccional de Bases

Lo que sigue para el magisterio

Un necesario balance a las seis tareas del proyecto político sindical de la Sección XVIII

El Estado laico, el gobierno de Michoacán y la visita papal

La construcción del sujeto histórico en la Sección XVIII del SNTE

Reflexiones iniciales hacia el nuevo congreso sindical de magisterio democrático

Augurios

El discreto encanto de la burguesía local

Las circunstancias actuales y la renovación en la Sección XVIII del SNTE

El fracaso del gobierno en la evaluación del domingo negro

El Congreso Estatal de Morena

El gobierno de izquierda en Michoacán

El flamante gobierno michoacano del “orden y progreso”

Una nueva etapa en la resistencia de los maestros contra la Reforma Educativa

Morena se renueva

Las enseñanzas de las manifestaciones del 26 de septiembre

A 50 años del asalto al Cuartel Madera

15 de septiembre, ¿qué festejamos?

El derecho social y humano a la educación y la toma de la UMSNH

30 de agosto: Día del Detenido-Desaparecido

El camino de concreción de la evaluación docente emanada de la Ley General del SPD

La verdadera oposición que necesitamos

A 120 años de la muerte de Federico Engels, el padre del proletariado mundial

¡No podrán!

Un gobierno que no pasa la evaluación de su desempeño es el gobierno del ignorante Peña Nieto

El magisterio michoacano no dejará pasar la evaluación para la permanencia

La Reforma Educativa, la acción opositora de la CNTE y los imponderables

Todo sigue igual

Silvano, el verdadero candidato del PRI

Incongruencias

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

Para qué aprender en la escuela: concientización o productivismo

En la elección que viene: Morena vs los partidos firmantes del “Pacto contra México”

El Programa de Escuelas de Tiempo Completo: Una reivindicación del magisterio estatal

Escuela Licenciado Juan Ortiz Murillo: El coctel

Las elecciones de 2015 en la entidad

¡Vamos por el cambio, vamos con Morena!

Las razones de mi registro a Morena y los argumentos del CEN para negarlo

En el 2015 los ciudadanos con Morena vamos a construir el cambio verdadero

El que termina, un mal año para los trabajadores de la SEE

Las elecciones del 2015 en Michoacán y las expectativas del campo popular

El Segundo Informe

El país que somos (parte 1)

El derecho social a decidir y las perversiones de la Suprema Corte de (in) Justicia de la Nación

Juan Pérez Medina

El narcoestado y la descomposición social y humana en México

¿Las preguntas sobre los hechos de Ayotzinapa?

¿Elecciones en Michoacán?

En honor a los caídos en Ciudad Madera, Chihuahua, el 23 de septiembre de 1965

¿De qué tipo de fervor patrio estamos hablando?

El año de la evaluación, el año que estamos en peligro

El Estado en quiebra

¡El regreso a clases!

Germán Martínez, el despreciable estúpido y los panistas de la Vela Perpetua

Corrupción en el gobierno y su clase económica ¿Cuál de ellos cerrará la puerta?

Confesos el diputado Ernesto Núñez y el edil Juan Carlos Campos: ladrones, corruptos y cínicos que deberían estar en la cárcel

La contrarreforma energética: regresa 74 años después el petróleo a sus antiguos dueños

2015: El festín electoral que viene

Relevos en SEE, vaticinios de una encrucijada con más de lo mismo

AMLO, el político opositor más importante de México

Fausto: el gobernador que nunca fue

Mentirosos Primero: La manipulación de la conciencia

Fin al abuso, otra vertiente de la estrategia en contra de los maestros

Los trabajadores de la educación vs la LGSPD: miedo, incertidumbre y soledad

Entre el temor, la incertidumbre y la soledad: los trabajadores ante la implementación de la Reforma

Día del Maestro: la precarización sin precedente de la labor del maestro

El robo de las aportaciones pensionarias de los trabajadores de la educación por parte del gobierno del estado

La situación de los trabajadores en 2014 peor que 1886

Día del Niño: entre la pobreza, la marginación y la violencia

Por siempre Gabriel García Márquez

La catástrofe capitalista michoacana

La crisis capitalista: sin salida

Golpes exportados

Venezuela está pariendo revolución

La acción tutorial en educación a través de la historia

Inventario de JEP

2014, otro año que estaremos en peligro

La tragedia de México

¡Malditos!