Julio Santoyo Guerrero
La ordinaria inseguridad
Lunes 26 de Septiembre de 2016
A- A A+

Pareciera una maldición que se ensaña contra los mexicanos, una mala yerba que florece tan pronto la cortas, una mala racha que acumula muchos años, un calvario que deben vivir todas las generaciones y grupos sociales que comparten el espacio y el tiempo de este país. México, hace años, está marcado por la violencia criminal, y algunas entidades viven en luto permanente y en angustia diaria, amenazados, chantajeados, extorsionados, secuestrados, atormentados por salvar la vida, la honra y los patrimonios.

Se llenan anaqueles de estudios y planes gubernamentales anticrimen, de evaluaciones, de propuestas ciudadanas, de partidos, de expertos, de acuerdos en las cámaras, de decretos presidenciales, de discursos gubernamentales por la seguridad, de cifras ampulosas de recursos públicos invertidos en combatir a quienes producen la muerte y el dolor y viven de ello. Miles de hojas en la prensa, miles de minutos de la televisión y en la radio, un caudal de mensajes en los medios digitales en Internet, presiden el entorno informativo que predica las políticas públicas anticrimen.

¿Cuántas veces se ha anunciado el advenimiento del paraíso perdido de la seguridad?, ¿cuántas veces han sido derrotados los criminales del momento y exhibidos bajo el cuidado de las fuerzas del orden para dejar constancia de que han sido reducidos a prisión?, ¿cuántas veces se han pronunciado discursos triunfalistas sobre lo que se ha hecho y sobre la contundencia de lo que se hará después contra las organizaciones criminales? ¡Y sin embargo siguen ahí!

Los malos resultados que en materia de seguridad que se reportan en el país, incluyendo desde luego a Michoacán, nos remiten a una realidad cruda y sentida por los mexicanos: las políticas para combatir la inseguridad en el país están fracasando
Los malos resultados que en materia de seguridad que se reportan en el país, incluyendo desde luego a Michoacán, nos remiten a una realidad cruda y sentida por los mexicanos: las políticas para combatir la inseguridad en el país están fracasando
(Foto: Especial)


Ningún ciudadano desea que el gobierno falle en su deber de abatir a quienes han tomado la decisión de delinquir y asesinar a la población haciendo negocio de ello. Por eso, cuando los políticos les ofrecen a los electores terminar con ese flagelo, motivan la participación y la disposición a sufragar por ellos. Pero también, cuando ello no se cumple, que se ha convertido casi en regla, el desánimo, la decepción, el descrédito y el cuestionamiento ácido son la reacción justa.

Los malos resultados que en materia de seguridad que se reportan en el país, incluyendo desde luego a Michoacán, nos remiten a una realidad cruda y sentida por los mexicanos: las políticas para combatir la inseguridad en el país están fracasando, no han contenido, no han achicado el fenómeno; es decir, el camino hacia el paraíso de la seguridad está errado. La criminalidad sigue creciendo, territorios que hace meses se consideraban como recuperados por el Estado de Derecho están retornando a manos criminales. Poblaciones que habían logrado recuperar parte de la paz viven nuevamente acosadas por los delincuentes.

Y aunque es público el fracaso y se documenta diariamente con dolor y sangre en el país y en entidades como Michoacán, la obstinación por no reconocer que se falla se constituye en la plataforma para seguir errando permanentemente. De nada sirve ocultar la información cuando la realidad, cruenta y desbordante, camina con velocidad imparable en las redes sociales o en medios independientes.

El gobierno tiene el deber constitucional de otorgar la protección a la vida y al patrimonio de todos los ciudadanos. Es un deber cardinal que si no lo cumple termina perdiendo toda legitimidad y generando vacíos de altísimo riesgo político. Si algo útil pueden hacer en este momento nuestros gobernantes es reconocer que la estrategia anticrimen no está sirviendo, que es preciso plantear nuevos esquemas y reconsiderar lo que han olvidado: si no se ataca y desmontan las fuentes financieras del crimen, éste no será derrotado; si no se depuran los gobiernos de quienes desde adentro siguen dando protección a los malos, la muerte y la sangre seguirán fluyendo; si no se termina con la impunidad y los juicios blandos y facilitos contra los criminales, éstos seguirán alentándose; si no se atiende a fondo el tema de la justicia social, el propio Estado le estará otorgando base social a la delincuencia; si no se promueven nuevas normativas con respecto al estatuto de legalidad de ciertas drogas y se atiende el problema del consumo como un problema de salud pública, seguiremos teniendo mercado y consumidores penalizados.

Si los gobernantes no quieren cambiar su mala estrategia seguiremos teniendo inseguridad como un fenómeno ordinario, seguirá siendo nuestra maldición, nuestra condena, nuestra mala racha.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques

La trampa

Bagatelas en lugar del oro

Que arda la corrupción, no los bosques

Ceguera antilaboral

No había entrado a un lugar parecido

La sorpresa

El que da y quita

El arte de inducir olvido y confusión

Crónica de 3 desacatos o el reto a las instituciones ambientales

Sierra de Madero: deforestó, robó, se burló de juez federal y está libre

¿Otra vez perdiendo, otra vez el infierno?

No es la envidia, es la fragilidad

¿Qué esperaban?

Julio Santoyo Guerrero

Mireles, la venganza de un sistema omiso

¿Quién quemó Roma?, ¿acaso Kate del Castillo?

Por una jodida placa

Reconsideración

Pagar y castigar

El tino de Arnaldo

Silvano y Nuño

El traje del gobernador

Voluntarismo y gobernabilidad

Los vulnerables municipios

El bono de confianza

Silvano y el recurso de la política

Días de mea máxima culpa

El paso decisivo

Libres y cortesanos

Informe oficial de la realidad

Silvano y el minotauro de papel

No debe pasar

Sembradores de lumbre

Los hombres del presidente

Ojalá sólo fuera el organigrama del gobierno

\"Inteligencia, honestidad y huevos, si no va a valer madres\"

De resultados y de oficio político debe ser

El respiro del 7 de junio

La era del nuevo comienzo

¡Votamos por la democracia!