Arturo Alejandro Bribiesca Gil
Informes, ¿boato o rendición de cuentas?
Viernes 23 de Septiembre de 2016
A- A A+

Los informes gubernamentales tienen su origen deontológico en la trasparencia y rendición de cuentas, sin embargo, su fin práctico ha sido más el boato y el culto a la personalidad del informante.

El acto republicano de informar al pueblo lo hecho y los resultados obtenidos en el año transcurrido es una falacia, ya que en la realidad son actos a modo para el lucimiento del gobernante en turno, en el que los informados son la clase política y no el pueblo, destinario original del informe; pequeña excepción son algunos informes de presidentes municipales, en los que suele haber discursos muy críticos.

El contenido del mensaje del informante suele estar lleno de cifras alegres, lugares comunes, frases rimbombantes, más propias de la demagogia y el discurso ramplón, y lo peor, sin la mínima autocrítica. El detalle con las cifras y la infinidad de posibles estadísticas a disposición de un gobierno es que permite jugar con ellas y adaptarlas a la realidad que se quiere ofrecer sin mentir propiamente.

Los informes posteriores al presidencial, como el de nuestro gobernador Silvano Aureoles, entre otros, mantienen el estilo tradicional.
Los informes posteriores al presidencial, como el de nuestro gobernador Silvano Aureoles, entre otros, mantienen el estilo tradicional.
(Foto: Cambio de Michoacán)


El informe legal, o sea, la presentación formal del documento con sus anexos al Poder Legislativo, es una obligación que no se debe perder y que al contrario, se debe fortalecer para el análisis real y la fiscalización con consecuencias, para hacer de este ejercicio un verdadero instrumento de rendición de cuentas. La crítica es hacia la presentación en sociedad de dicho documento y el respectivo lucimiento del padre de la quinceañera.

Si bien es cierto que a nivel Presidencia de la República desapareció el informe ante el Congreso de la Unión como lo conocimos hasta 2005, éste evolucionó a un mensaje, en otro escenario, que mantenía el boato que criticamos, hasta 2015, por lo que es de aplaudir el nuevo estilo que se utilizó para el Cuarto Informe de Gobierno presidencial, Town Hall, lástima del momento en que se decidió innovar y de la poca claridad con que se eligieron a los 300 afortunados para ser parte de ese novedoso ejercicio.

Después de esta novedad y a causa de las críticas a la misma, más originadas por el “mal humor social” que por el acto en sí, es que nadie lo ha copiado aún; los informes posteriores al presidencial, como el de nuestro gobernador Silvano Aureoles, entre otros, mantienen el estilo tradicional.

Creo seriamente que debemos dejar estos actos de optimismo y vanagloria personal en el pasado y evolucionar a una nueva forma de informar al pueblo sobre lo hecho, en el que de alguna manera práctica el pueblo pueda demostrar la satisfacción con lo realizado o la insatisfacción con lo no hecho o mal hecho. Ojalá se pusiera en el debate nacional y estatal la evolución de la forma o formas de rendir cuentas.

Sumémosle a las críticas anteriores los gastos que se realizan para dar estos mensajes (y sus réplicas), lo que me lleva temerariamente a afirmar que estos actos, de buen origen, no generan hoy día beneficio alguno al gobernado, me gustaría que se me callara con un análisis puntual sobre el costo-beneficio de este tipo de eventos.

En fin, bienvenido el Town Hall, pero espero surja pronto un nuevo formato de informe gubernamental que cumpla con su propósito real, que haga del mismo una necesidad y no una carga financiera destinada al lucimiento político de las élites.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano