Viernes 9 de Septiembre de 2016
A- A A+

En los últimos años he escuchado insistentemente y en infinidad de voces, tanto de ciudadanos de a pie como de actores políticos, comentarios y opiniones en contra los legisladores pluris. Independientemente de si se está en favor o en contra de esta figura, lo importante es que la pongamos en su contexto.

En México tenemos un sistema electoral mixto, que conjuga el sistema de mayoría y el de representación proporcional, por lo que tenemos 300 diputados electos por mayoría y 200 pluris
En México tenemos un sistema electoral mixto, que conjuga el sistema de mayoría y el de representación proporcional, por lo que tenemos 300 diputados electos por mayoría y 200 pluris
(Foto: TAVO)


Empecemos por conceptualizar: los legisladores de representación proporcional, comúnmente llamados pluris o plurinominales, surgen de un sistema electoral encargado de traducir votos proporcionalmente en escaños, esto es que todas las personas que acudan a emitir su sufragio se vean representadas en el órgano legislativo electo, ya que en el sistema de mayoría sólo los ganadores acceden a la representación.

En México tenemos un sistema electoral mixto, que conjuga el sistema de mayoría y el de representación proporcional, por lo que tenemos 300 diputados electos por mayoría y 200 pluris que, pudiera decirse, representan a los votantes de los derrotados, dando esta combinación, en teoría, mayor representatividad social en nuestro Congreso.

En el contexto histórico debemos reconocer que los diputados plurinominales cumplieron en su momento la función de llevar voces al Congreso de la Unión que en un sistema exclusivo de mayoría difícilmente se hubieran llegado a escuchar (el partido hegemónico ganaba todo o casi todo). Y a la fecha, este sistema de representación proporcional sigue cumpliendo con una importante labor, que es la de llevar a nuestros congresos cuadros técnicos e intelectuales que difícilmente podrían acceder por la vía de la mayoría relativa, toda vez que la elección popular privilegia el carisma y el corporativismo sobre la capacidad y la preparación.

En discusiones sobre el tema, he escuchado un absurdo argumento contra los pluris, el cual estriba en que tenemos demasiados diputados (500), porque Estados Unidos de Norteamérica tiene casi tres veces la población de México y sólo tiene 425 congresistas; y digo absurdo porque no se sostiene al mínimo contraargumento, que es que Alemania tiene menor población que nuestro país, sin embargo el Bundestag (Parlamento alemán) tiene más de 600 integrantes. Como podemos ver, las comparaciones en este caso son ociosas y considero que el problema o descontento contra nuestro Congreso y sus integrantes no radica en la cantidad o en su forma de acceso, si no en la calidad de los legisladores y de los privilegios que gozan.

Es importante destacar que un Congreso pequeño garantiza gobernabilidad y efectividad, pero resta representación y legitimidad, y esta es la interrogante principal que debe hacerse y responderse cuando se discute sobre la posible reducción de nuestro Congreso, que es muy válida.

Principalmente me he referido a los diputados plurinominales toda vez que el caso de los senadores de este tipo se cuece aparte, ya que el origen de esta Cámara revisora lo es la representación de las entidades federativas firmantes del pacto federal, por lo que pudiéramos advertir que su representación proporcional es en este caso innecesaria, ya que sin dichos legisladores cada estado tendría la misma representatividad; es más, en la actualidad la lista nacional de representación proporcional genera que haya estados sobrerrepresentados en esa Cámara Alta (Michoacán tiene seis senadores).

No debe pasar desapercibido para el análisis una problemática que genera el sistema de representación proporcional, y que es la proliferación de partidos pequeños que, en México, poco aportan al trabajo legislativo y menos al desarrollo de país; sin embargo, una solución a esta problemática sería subir el umbral electoral al cinco por ciento (hoy en día es tres por ciento) a efecto de que sólo subsistieran los partidos que en verdad representen voces distintas a las de los, hasta hoy, tres principales partidos (PAN, PRI y PRD).

Finalmente, es preciso aclarar que el presente texto no pretende manifestarse en favor o en contra de los plurinominales, sino dar algunos datos que permitan vislumbrar que es un tema delicado y con muchas aristas, por lo que las manifestaciones a la ligera y sin sustento son irresponsables y perniciosas.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano