Eduardo Nava Hernández
La beligerancia de la clase empresarial mexicana
Jueves 1 de Septiembre de 2016
A- A A+

Grupos de la sociedad,el más grave autodenominado Mexicanos Primero, conformado por varios de los oligarcas más importantes del país y más allá: Azcárraga, Servitje, González Guajardo, Ramírez Villalón y Ramírez Magaña, etcétera.
Grupos de la sociedad,el más grave autodenominado Mexicanos Primero, conformado por varios de los oligarcas más importantes del país y más allá: Azcárraga, Servitje, González Guajardo, Ramírez Villalón y Ramírez Magaña, etcétera.
(Foto: Cuartoscuro)

No a muchos les habrá pasado inadvertido el protagonismo que en los últimos meses –en algunos casos, de varios años atrás– han venido asumiendo los empresarios mexicanos en diversos temas de la vida pública del país. No es ya que se manifiesten en torno a los temas que les eran propios tradicionalmente, como la política económica y monetaria, inversión pública y privada, liberalización, tasas impositivas, etcétera. Mucho más allá de ello, ahora diversos líderes de ese sector se manifiestan políticamente de manera pública sobre temas que atañen a toda la sociedad de diversas maneras.

No es ilegítimo que lo hagan, el problema está en que los gobiernos, solícitos, escuchan prioritariamente esas opiniones mientras ignoran o menosprecian las de otros grupos de la sociedad, incluso más calificados e interesados en determinadas políticas públicas.

El caso más conocido, y quizá el más grave, es el del grupúsculo pernicioso autodenominado Mexicanos Primero, conformado por varios de los oligarcas más importantes del país y más allá: Azcárraga, Servitje, González Guajardo, Ramírez Villalón y Ramírez Magaña, etcétera. Ninguno de ellos es o ha sido educador, mucho menos pedagogo. Sería increíble que alguno de ellos haya pasado por la escuela pública para su formación, menos aún que envíen a sus hijos a instituciones educativas estatales. Sin embargo, pretenden dictar en todo el país la política educativa, y en gran medida lo han logrado a través de la reforma de 2013 contra el magisterio nacional. Como se sabe, esa supuesta reforma –sin contenido educativo o filosofía pedagógica alguna– ha llevado al ya muy prolongado conflicto entre el gobierno peñista y grandes sectores de profesores de casi todos las entidades del país. Lograron también imponer a una de los suyos, Sylvia Schmelkes del Valle (quien antes fue miembro del Consejo Académico de esa agrupación empresarial), como presidenta del Instituto Nacional para la Evaluación Educativa, y desarrollan a través de los medios una campaña de odio contra la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, criminalizando constantemente la protesta social.

Recientemente los grandes empresarios de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) lograron también echar abajo en el poder Legislativo la iniciativa de ley para que se les aplicara también la Ley 3 de 3, que hubiera obligado a los contratistas del gobierno a hacer públicas sus declaraciones de bienes, fiscal y de conflictos de interés. Bastó con que se “manifestaran” brevemente (todos trajeaditos y muy monos) en la Columna de la Independencia para que esa misma noche los recibiera el presidente de la República en la residencia oficial y la iniciativa surgida del Senado para enriquecer el Sistema Nacional Anticorrupción quedara sepultada y en el olvido.

En realidad, más allá de defender sus propios intereses económicos, el sector empresarial presenta demandas incluso inconstitucionales y anticonstitucionales, como limitar el derecho de manifestación de todos los ciudadanos mediante “reglamentaciones” de dudosa legalidad. Así ocurre en la Ciudad de México, Jalisco, Michoacán y otras entidades donde los órganos legislativos intentan imponer restricciones, algunas de ellas absurdas, a ese derecho. Desde luego, el propósito no es otro que hacer intervenir a la fuerza pública en cada movilización social para vigilar el desarrollo de la misma y, en su caso, reprimir a los manifestantes.

En Michoacán, el vocero de tales demandas ha sido nada menos que el líder de los hoteleros del estado, Agustín Arriaga Díez, heredero de un célebre –por represivo– gobernador, y cuyos negocios no sólo están en el sector turístico, sino en una cadena de distribución de automóviles en el mismo Michoacán y otras entidades. Alega, sin embargo, que las manifestaciones (marchas y en ocasiones plantones o cierres de avenidas) les producen a los comerciantes y hoteleros del Centro Histórico de Morelia millonarias pérdidas, lo cual sólo podría confirmarse si, en efecto, transparentaran éstos sus declaraciones fiscales. Pero con su sola palabra ha sido uno de los instigadores para que diputados del Partido Verde y del PAN presenten sendas iniciativas contra el libre derecho de manifestación pública.

Otro ejemplo: la mencionada Coparmex y el Consejo Coordinador Empresarial han promovido amparos “por omisión” contra las autoridades del gobierno mexicano por no actuar más decididamente y con la fuerza, contra los maestros movilizados en oposición a la Reforma Educativa en Oaxaca (donde ha habido muertos, presos y lesionados del lado magisterial), Chiapas y otras entidades. Y han llegado a sugerir una huelga en el pago de impuestos si sus belicosas demandas no son atendidas por los gobernantes. Se oponen radicalmente, incluso, al establecimiento de mesas de negociación entre la Secretaría de Gobernación y el magisterio disidente y a cualquier posibilidad de que el Ejecutivo o el Legislativo cedan terreno a los disidentes. En esas posiciones, por supuesto, son generalmente secundados por Acción Nacional.

Y para coronar con una extravagante cereza el pastel, hace unos días también el señor Vicente Tapia Verduzco, dirigente de la Fundación para la Calidad y la Competitividad en Michoacán, lanzó públicamente y sin prueba alguna la acusación de que la CNTE no busca simplemente la abrogación de la Reforma Educativa, “sino que tienen un trasfondo político de cara a los comicios de 2018” y que hay “puntos de encuentro entre el crimen organizado, la guerrilla y la CNTE (ya que) hay miembros que pertenecen a las tres”. Lo asombroso no es una declaración de ese calibre en labios del empresario, sino que el mismo gobernador Silvano Aureoles se haya hecho eco de la misma e, igualmente sin presentar prueba alguna, haya prácticamente ratificado lo señalado por el empresario.

Los empresarios mexicanos pagan salarios de miseria, reconocidos por la OCDE entre los más bajos del mundo, a la altura de Honduras, Haití y el África Subsahariana, contratan a sus empleados por honorarios y tiempo determinado para eludir el pago de las prestaciones más básicas como la seguridad social y el fondo para la vivienda, pactan contratos de protección con sindicatos inexistentes o totalmente blanqueados, que no representan a los trabajadores; eluden también el pago de impuestos –sobre todo los más grandes capitalistas– a través del régimen de créditos fiscales totalmente deducibles, creado en su momento por el gobierno de Carlos Salinas de Gortari. Negocian con el Sistema de Administración Tributaria –o lo ganan en juicios conducidos por sus equipos de abogados– jugosas devoluciones de impuestos, como los tres mil millones de pesos reembolsados a Emilio Azcárraga Jean, de Televisa, durante el gobierno de Felipe Calderón (que dista de ser un caso aislado, aunque no conozcamos otros múltiples nombres, amparados por el secreto fiscal). Han sacado del país sumas estimadas en alrededor de 50 mil millones de dólares para depositarlas en bancos de los Estados Unidos, Europa o paraísos fiscales.

En suma, la burguesía mexicana es una de las más rapaces y depredadoras del mundo contra la clase trabajadora y el Estado mismo; pero además, rezongona y quejumbrosa cuando siente amenazados sus intereses más inmediatos. Aun así, no cumplen con el argumento con el que siempre justifican sus correrías mediáticas y políticas: la creación de empleos. Casi el 60 por ciento –y creciendo– de la Población Económicamente Activa se encuentra en la informalidad, sin seguridad social, sindicalización ni acceso a un mínimo de bienestar, por no hablar de las vergonzosas pensiones jubilatorias que obligan a nuestros ancianos a llenar bolsas en los autoservicios o, de plano, pedir caridad en los cruceros. Son los que han propiciado que siete millones de jóvenes sean clasificados como ninis, sin acceso al mercado laboral ni al sistema educativo.

Esa es la clase de capitalistas que pretenden dar clases de moralidad y representar los intereses más amplios de la sociedad, a nombre de la cual hablan, siendo ellos una minoría. Son el uno por ciento, si acaso, cuyas fortunas equivalen casi al 50 por ciento del Producto Interno Bruto del país, es decir, de todo los bienes y servicios que producen los mexicanos. Por ello tienen en sus manos al sistema político, al cual manejan a su voluntad, sin importar el partido que se encuentre en el gobierno.

Pero muchas veces juegan con fuego, atizan el odio social y muestran su desesperación frente a cualquier expresión social que no se amolde a sus deseos. ¿Cuánta responsabilidad les cabe a estos señores cuando, en efecto, la lumbre incendia la pradera?

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

¿Incendiar la pradera o pactos de estabilidad?

¿A dónde va López Obrador?

El desafío de la caravana migratoria centroamericana

La prueba salarial del gobierno lopezobradorista

Doce tesis acerca del 1968 mexicano

El núcleo de la corrupción en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: marchas, opacidad y fraude a la nación

La primera insurrección socialista en la historia de México

Donald Trump ante López Obrador

Elecciones: el bloque de poder en disputa

La recta final, elecciones al borde del riesgo

Presea de ignominia y afrenta a la universidad

La Universidad, el Congreso y la memoria

Lo que el debate no se llevó

La sombra del fascismo en la Universidad Michoacana

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga