Eduardo Nava Hernández
Cherán y el futuro de las autodefensas
Jueves 12 de Junio de 2014
A- A A+

Después de una prolongada espera y un no menos extenso litigio, la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió el 28 de mayo pasado a favor del gobierno comunal-municipal la controversia constitucional que hace poco más de dos años éste interpuso contra la reforma constitucional en materia de derechos indígenas aprobada por el Congreso de Michoacán y publicada por el Poder Ejecutivo. El fundamento principal de dicha controversia radica en el hecho de que al debatirla y aprobarla, el Legislativo no realizó una consulta con los pueblos originarios y en particular con el único municipio indígena legalmente reconocido en la entidad, consulta prevista en el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo.
La sentencia de la Corte es muy relevante. Declara la invalidez de la reforma constitucional, no sólo para el municipio indígena de Cherán sino para todo el estado de Michoacán. Pero en caso de desacato por las autoridades del Ejecutivo o por el Poder Legislativo, sólo el gobierno comunal-municipal de Cherán tendrá atribuciones jurídicas para continuar reclamando el cumplimiento de la sentencia. Con ello se fortalece a las tres etnias originarias que habitan en el territorio michoacano, y en especial al gobierno cheranense. Se reconoce además a los municipios electos por usos y costumbres la facultad de interponer controversias constitucionales, como cualquier otro Ayuntamiento, y en particular a Cherán su doble naturaleza como concejo constitucional y como representación de la comunidad indígena.
Resalta que una resolución judicial de tal trascendencia haya tenido poca difusión y nula respuesta por parte tanto del Congreso de Michoacán como del gobierno de Fausto Vallejo Figueroa. A dos semanas de su emisión, no hay reacciones públicas de las instancias gubernamentales involucradas. Esto debe interpretarse, en principio, como una aceptación tácita del fallo, pero también como un silenciamiento interesado en no difundir ni comentar particularmente una determinación judicial que deja mal parados, como gobernantes, tanto a diputados locales como al gobierno estatal.
No obstante, el fallo tiene una significación jurídica, y política, de primer orden. Lo que comenzó en abril de 2011 como un proceso de defensa autónoma por los integrantes de una comunidad indígena ha desembocado en el reconocimiento pleno de sus derechos colectivos y de su representatividad étnica y social. De la preservación de sus bosques del saqueo y la rapiña por grupos delincuenciales se ha pasado, desde entonces, a la organización comunitaria de autodefensa, al reconocimiento del derecho a constituir su Cabildo por usos y costumbres, a la formación de su ronda comunitaria en sustitución de la Policía Municipal, y ahora a la declaración de la SCJN que consolida la autonomía del gobierno comunal-municipal como realización del municipio libre enunciado en la Constitución de la República pero nunca efectivizado.
Implícitamente, toda esa ruta ha significado el reconocimiento y legalización del derecho a la autodefensa de la comunidad indígena de Cherán, que fue el punto de partida de su lucha. Y no está de más recordar que fue la emergencia de esa lucha la que impulsó a grupos sociales de otras regiones, señaladamente en el Valle de Apatzingán, a reclamar para sí ese derecho ante la extensa y brutal presencia del crimen organizado, la pasividad extrema y la corrupción de las autoridades de los tres órdenes de gobierno.
Pero en tanto que en Cherán se consolida la autonomía comunitaria y municipal, la política gubernamental ante los cuerpos de autodefensa conformados en la Tierra Caliente ha buscado debilitarlos, dividirlos, desarmarlos o someterlos, antes que acabar con los grupos de delincuencia organizada que se han enseñoreado en regiones completas de Michoacán y que, si bien se han replegado ante el embate de las mismas guardias de autodefensa y de las corporaciones del Estado, no han desaparecido ni dejado de operar de manera más o menos embozada, a veces abierta.
Se pueden señalar las similitudes y diferencias más evidentes entre el caso de Cherán y el de las autodefensas de Tierra Caliente. Ambas situaciones aparecen para combatir en nombre de comunidades locales a la delincuencia organizada que, en sus distintas modalidades, ha afectado las vidas y el patrimonio individual o colectivo de los habitantes. Y en ambos casos se trata de experiencias exitosas en lo inmediato, al haber expulsado a dichas formas delincuenciales.
Cherán es una comunidad étnica homogénea, con raíces históricas muy antiguas y con previo reconocimiento como comunidad agraria indígena, lo cual ha facilitado el que una instancia como la SCJN haya adoptado criterios garantistas para preservar su identidad cultural y su derecho a elegir autoridades por usos y costumbres, así como a constituir su cuerpo propio de autodefensa. En cambio, los grupos armados de Tierra Caliente, también con bases comunitarias, pero mestizos o variopintos étnicamente, por su rápido crecimiento y expansión han estado más expuestos a la infiltración de la misma delincuencia organizada. La inexistencia de un proyecto político o social entre estos grupos, más allá del combate al delito, han marcado las vacilaciones e inconsistencias de sus dirigentes al definir sus relaciones con los gobiernos estatal y federal, y ha facilitado su división y manipulación por las autoridades de esos órdenes, particularmente el segundo.
El trato diferenciado a situaciones con raíces similares se evidencia aún más en el caso de Aquila, comunidad indígena, donde la ronda comunitaria o autodefensa ha sido abiertamente combatida por el gobierno y encarcelados sus integrantes con la evidente intención de que no vengan a replicar la experiencia cheranense. Y en el caso de los cuerpos de terracalenteños, el registro de sus armas por la Secretaría de la Defensa Nacional y la incorporación, voluntaria o bajo presión de sus integrantes a la Policía Rural, son etapas no sólo de su institucionalización sino del proceso de debilitamiento y liquidación de esos grupos, y correlativamente del derecho mismo a la autodefensa.
Cherán, Aquila y las autodefensas han demostrado, no obstante, el hecho inaceptable para el régimen político de que un movimiento social con raíces comunitarias locales pueden armarse al margen del Estado y ejercer la autoprotección de manera autónoma. En tanto que a Cherán ese derecho se le ha ido reconociendo a través de la movilización comunitaria y de batallas jurídicas, es cada vez más claro el proceso de extinción de las autodefensas de Tierra Caliente si éstas no superan sus limitaciones y hacen entroncar su acción con un proyecto social y cultural, y una definición clara de sus relaciones con el Estado y el régimen político.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

¿Incendiar la pradera o pactos de estabilidad?

¿A dónde va López Obrador?

El desafío de la caravana migratoria centroamericana

La prueba salarial del gobierno lopezobradorista

Doce tesis acerca del 1968 mexicano

El núcleo de la corrupción en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: marchas, opacidad y fraude a la nación

La primera insurrección socialista en la historia de México

Donald Trump ante López Obrador

Elecciones: el bloque de poder en disputa

La recta final, elecciones al borde del riesgo

Presea de ignominia y afrenta a la universidad

La Universidad, el Congreso y la memoria

Lo que el debate no se llevó

La sombra del fascismo en la Universidad Michoacana

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga