José Padilla Alegre
El derecho y sus glosas
Las razones diversas, en las sentencias penales
Sábado 24 de Mayo de 2014
A- A A+

Las sentencias en materia penal llegan a ser desconcertantes, por los razonamientos con los que son resueltas, ya que dependiendo del delito, generalmente los defensores intentamos desvanecer los elementos de éste o acreditar que el bien jurídico que protegen no ha sido vulnerado o en su defecto que no hay responsabilidad, cuando existe modo de defender a los imputados.
Pese a toda la actividad desarrollada en favor del indiciado; habiendo acreditado que no se da el tipo penal ni la probable responsabilidad, siempre se espera que los jueces resuelvan absolviendo a los inculpados, por los motivos que se hicieron valer a lo largo de la defensa; sin embargo las razones diversas son las que imperan en las sentencias penales, para absolver y esto pareciera que no tiene importancia, pero sí lo es, ya que para el cliente el mérito de la sentencia es del juez; porque generalmente, el juzgador utilizando la fórmula de la suplencia de la queja - consiste en perfeccionar o corregir los vicios que tuvieran los agravios del recurrente cuando sea el reo-, incorpora razones diversas en las que sustentan sus resoluciones, tal pareciera que siempre existe deficiencia en la estrategia o que la defensa se realizó en forma deficiente o nula.
Lo anterior pasa más por el protagonismo de los juzgadores, quienes con las razones diversas se apartan muchas veces de la congruencia en la sentencia; es decir que pese a resolver en favor de los inculpados, pareciera que son sus razones las que valen, negando con ello el trabajo del abogado litigante.
Como ejemplo pongo tres casos: Primero. En un delito contra la libertad y seguridad sexual -abusos deshonestos. al que sin consentimiento de una persona ejecute o haga ejecutar un acto sexual, sin el propósito de llegar a la cópula Art. 245 Código Penal del Estado-, en este delito el bien jurídico que se tutela es la libertad sexual del pasivo; y en el asunto en comento una mamá presentó denuncia por que su hija le dijo “mami, mi tío me pego su pilín en mi cosita”, situación que en todo momento el tío negó alegando que a la hora de los hechos, él se encontraba hablando por teléfono celular con una hermana que radica en la Unión Americana; para probar su dicho, se solicitó y exhibió la relación de las llamadas; documental con la que se acreditó que a la hora en que se le imputaban los hechos efectivamente el indiciado tuvo una conversación telefónica de más de media hora; se desahogó una reconstrucción de hechos, mediante la que se determinó el lugar en que se encontraban los protagonistas al momento de los hechos, además se ordenó una pericial en psicología a cargo de los dos protagonistas de la controversia penal, arrojando como resultado que la pasiva no presentaba daño psicológico y que el activo no tenía la personalidad de un agresor sexual, el dictamen del perito particular coincidió plenamente con el dictamen de la perito de la Procuraduría, experticia oficial que igualmente determina que la menor no presentaba daño psicológico; a pesar de la duda razonable el juez de primera instancia condenó al imputado.
Por lo anterior se apeló, haciéndose valer los agravios ante la Sala Penal, consistentes en esencia en la duda razonable, a partir de las pruebas, porque en materia de condena, debe haber certeza, pero ésta debe estar probada, ya que con el solo surgimiento de la duda, se debe absolver; por desestimar el dictamen del perito de la defensa sólo por ser padre e hijo el defensor y el perito en psicología, lo que se tradujo en una violación a las garantías del inculpado que se contienen en el derecho a la defensa adecuada; al negarle valor documental al recibo del teléfono por no estar facturado a su nombre, pese a que el imputado en sus generales manifestó ser agente de ventas en el estado, a que la mamá de la ofendida aceptó que el activo se encontraba hablando a través de su teléfono celular, cuando le reclamó “la conducta”, a que un testigo de descargo también sostuvo que el imputado estaba hablando por teléfono hasta minutos antes de que se diera una discusión entre la mamá de la víctima y presunto activo.
El magistrado de la Séptima Sala Penal del Supremo Tribunal de Justicia del Estado, para revocar la sentencia de primera instancia y ordenar la absoluta libertad del procesado, argumentó que si bien es cierto en tratándose de delitos sexuales, la declaración de la ofendida tiene valor preponderante, sin embargo la misma debe ser congruente y que no esté en contradicción con otros que la hagan inverosímil y que la declaración de la que se dice ofendida, ni es verosímil ni se encuentra corroborada con otros medios de prueba existentes en el proceso en análisis, que las declaraciones de los testigos de cargo no estaban adminiculados con otras pruebas, es decir no estaba corroborado su dicho, por lo que no eran útiles para condenar al enjuiciado, los anteriores no fueron los argumentos de la defensa.
Segundo. En un delito contra la fe pública -uso de documentos falsos. Al propietario o poseedor de un vehículo de motor que a sabiendas porte placa de circulación cuya matrícula no le corresponda… Art. 206 bis Código Penal del Estado -, en este delito el bien jurídico que se tutela es la seguridad jurídica inherente a dichos documentos; el acto delictivo se hizo consistir en que una persona fue requerida para revisar la documentación del vehículo que tripulaba, lo anterior en un punto de revisión en la ciudad - operativo -, resultando que el vehículo que conducía traía unas placas que no correspondían a las de la tarjeta de circulación, motivo por el que fue retenido ahí y remitido a Barandilla a disposición de Seguridad Pública, la que por conducto de los policías preventivos presentó la denuncia correspondiente y puso a disposición del Ministerio Público al referido, manifestando el oficial que el delito se cometía en perjuicio de la sociedad; en este asunto se dictó auto de formal prisión y se continuó el procedimiento por todas sus etapas -la defensa se hizo consistir en que no resultaban falsas las placas del vehículo porque eran de su propiedad aunque de otro automóvil, partiendo de la base de que el tipo genérico es la falsificación de documentos, lo que no ocurría en la especie dado que las placas no eran falsas sólo correspondían a otro vehículo de su propiedad, por tanto no se podía hablar de uso de documentos falsos-, dictando una sentencia absolutoria.
Los argumentos de la sentencia absolutoria fueron razones muy diferentes a los que hice valer en la defensa -también alegué en el procedimiento además de lo que ya dejé anotado en el párrafo anterior, que eran inconstitucionales los retenes policiacos-, ya que el juez de la causa absolvió, porque el policía preventivo no tenía facultades para presentar denuncia y operaba en favor del reo la presunción de inocencia.
Tercero. En un delito contra el patrimonio -despojo de inmuebles. Al que dé propia autoridad, impida el acceso a un inmueble a quien legítimamente tenga derecho a ello Art. 330-V Código Penal del Estado- en este delito el bien jurídico que se tutela es la posesión y la propiedad; en este asunto derivado del problema de vivienda en Morelia, se formó un grupo de personas que no tiene dónde vivir, posicionándose del camino antiguo a Quiroga, estableciendo unas casitas de madera, colindando cuatro de ellas con quien se dijo ofendido, al impedirle según él ingresar por ese viento que es el sur, mismo que además constituía el de la ubicación del inmueble del ofendido.
En este asunto se estuvo haciendo valer en favor de cuatro de los cinco enjuiciados, que además del viento de su ubicación el ofendido podía ingresar por dos vientos más como eran el norte y el poniente y que incluso por el viento norte, existía una calle que concluía en el lindero del ofendido y que por tanto tenía expedito su acceso al mismo a todo lo ancho de la mencionada calle, se exhibieron fotografías y croquis para acreditar la posibilidad de acceso, además de que la prueba de inspección con perito en arquitectura desahogada por personal de la procuraduría estaba afectada de nulidad, ya que no describía fehacientemente los vientos norte y poniente del terreno ya que había una manifestación del abogado del ofendido, en el que declaraba tajantemente que por el lindero de la ubicación del inmueble no se podía acceder al mismo, aseveración fuera de contexto legal, ya que se trataba de una diligencia del Ministerio Público investigador; pese a lo anterior se dictó el auto de formal prisión, apelando confirmando la Primera Sala Penal el auto de sujeción a proceso y contra éste hice valer un amparo indirecto que está en trámite.
Cuando fue detenida la quinta persona contra la que se giró orden de aprehensión por el ilícito de despojo de inmueble, en el término constitucional de las 72 horas, se desahogó una inspección en el terreno del ofendido con pericial anexa en ingeniería civil, para que el personal del juzgado diera fe de la posibilidad de los dos acceso a que me he venido refiriendo lo que quedó comprobado fehacientemente y fallando contra constancias el juez de Primera Instancia dictó auto de formal prisión, contra el que hice valer la apelación.
Tocándole conocer por razón de turno de la apelación mencionada al magistrado de la Sexta Sala Penal, el que revocó la formal prisión de la indiciada; pero por razones diversas a las de la defensa; ya que consideró que no se da el delito porque no existe un impedimento de la indiciada que haga imposible acceder al inmueble al que se dice ofendido, ya que incluso un testigo de cargo declaró que por un recoveco pudieron ingresar al terreno, lo que acreditaba la posibilidad de ingreso y por el principio de presunción de inocencia de la acusada.
En conclusión en estos tres asuntos, no obstante que fueron absueltos mis clientes, los juzgadores con el pretexto de la suplencia de la queja, resolvieron las causas penales con argumentos diversos, porque no quisieron reconocer los argumentos de la defensa.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

15 de septiembre y Ayotzinapa

Clausula de exclusión y no discriminación

El municipio libre

El Artículo 143 y sus transitorios

Derecho ambiental y el litigio estratégico

Desistimiento penal, no absolución

El derecho y sus glosas, la huelga del STAOOAPAS

Triunfo y propuesta

Los principios procesales en el procedimiento administrativo de responsabilidades

La Constitución, su función reglamentaria

Presunción de inocencia y derecho a la información

La sucesión laboral

La sucesión agraria

El liberalismo económico, un rostro

La sucesión legítima, un caso de discriminación

Las mujeres y su empoderamiento

Conflictos políticos entre poderes

Justicia partidaria o juicio de derechos del ciudadano

Diez años de justicia administrativa

Delitos especiales

El órgano interno de control

El secretario técnico del Sistema Estatal Anticorrupción

Dos instituciones agrarias

Doble maternidad

Amicus Curiae

La nueva trampa de la detención

La reedición del outsourcing

La seguridad social su procedimiento

La separación como medida de protección

La Ley de Fiscalización de Michoacán

La Ley Orgánica de la Administración Pública y el sistema de control interno

La Procuraduría de Justicia y el Sistema Anticorrupción

El Código Administrativo, su adecuación

Delitos de corrupción en Michoacán

Candidaturas independientes contra partidistas

EL DERECHO Y SUS GLOSAS

Ley Estatal de Responsabilidades Administrativas

Ley Estatal de Responsabilidades Administrativas

Ley Estatal Anticorrupción

Ley Estatal Anticorrupción

El ilegal paro de labores y toma en la UMSNH

La reglamentación constitucional

El juicio oral familiar, comentarios

Polémica judicial

El fraude procesal

La carpeta azul y la fuerza coercitiva del Estado

El derecho al honor, criterios de la Corte

El derecho económico, tres problemas

Reforma electoral

El caso Miranda y la ilegalidad de las detenciones

Derecho de réplica

Derechos humanos, su origen

El Tribunal “burocrático”, su presidente

Seguro contra la responsabilidad

Seguro la ley agraria y el derecho privado

La codificacion laboral

El debido proceso, dos criterios

La suspensión en el amparo y en otros procedimientos

La orfandad laboral burocrática

La nueva justicia laboral

Ley de Fiscalización y Ley Orgánica de la Administración Pública

Ley de la fiscalía general de la República

El Código Penal y la corrupción

Ley del Tribunal Federal de Justicia Administrativa

La Ley de Responsabilidades

La Ley de Responsabilidades

La Ley de Responsabilidades

La ley anticorrupción

El sistema anticorrupción en el estado

La oralidad en 2017

A propósito de los relevos sindicales en la Universidad

Las medidas cautelares en la Ley Federal del Trabajo, una vista retrospectiva

Delitos electorales

Elección sin candidatos independientes o candidatos sin partido

La huelga de puertas abiertas

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El proceso de Cristo y los derechos humanos

El juicio arbitral o la justicia privada

La vigencia del nuevo Sistema de Justicia Penal en nuestro estado

La ineptitud, el Estado de Derecho y su costo social

La Comisión Estatal de Derechos Humanos y su falta de coercitividad

Los conflictos sobre seguridad social

A 98 años de la Constitución de 1917

Los litigantes

La jurisdicción

El seguro de riesgos de trabajo

El proyecto, en la investigación jurídica

La metodología en los estudios de Derecho

Los estudios de derecho y su práctica

Los derechos notarial y registral, y la escritura pública

El Tribunal de Justicia Administrativa del Estado de Michoacán de Ocampo

El derecho a la democracia y las candidaturas independientes

El derecho al olvido, el Internet y las redes sociales

La vivienda, la seguridad social y el Infonavit

La Ley Federal de Consulta Popular

En los albores de la reforma penal

Los derechos humanos y los grupos vulnerables

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público Tercera parte

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público Segunda parte

La extradición, la pena de muerte y el derecho internacional público

El contrato de mutuo con interés, el pagaré, la usura y la Corte

El amparo y su falta de regulación en materia agraria

El derecho deportivo y el futbol profesional en México

El comisionado Castillo, las leyes y las reglas de etiqueta

El nuevo juicio de amparo y la huelga del STASPE

Los derechos humanos a tres años de su implementación

Los derechos de los niños y el bullying

Las razones diversas, en las sentencias penales

Daños colaterales de la delincuencia organizada en el derecho

La huelga del STASPE, el oportuno derecho a la defensa y el control de convencionalidad