Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo
Viernes 23 de Mayo de 2014
A- A A+

Hace pocos días abrió sus puertas el Museo 11 S en la ciudad de Nueva York, EUA, con poco más de diez mil 300 metros cuadrados de superficie, el objetivo según las propias autoridades del país vecino, es homenajear a víctimas, bomberos y demás socorristas que por las circunstancias del nocivo ataque a las torres del Word Traed Center en el año 2011 por el grupo terrorista de Osama Bin Laden, perdieron la vida. Desean hacer una remembranza de los hechos a través de fotos, grabaciones, restos de los edificios y pertenencias de las víctimas, que llegaron a contabilizarse en más de tres mil, entre niños, adolescentes y adultos, varios de ellos socorristas. No obstante, la idea que se ha hecho realidad en lo que fuera considerada como la Zona Cero ha levantado polémica, principalmente entre los familiares de los fallecidos, porque no sólo se han colocado los más inesperados objetos, videos y vestigios de las mismas edificaciones; sino que existen, muy al estilo Disney World, tiendas de souvenirs, donde se puede conseguir lo más selecto de la oferta mercantil, tal y como si el lamentable suceso tuviera que festejarse como el Día de la Independencia.
Es muy cierto que los americanos de la frontera norte de nuestro país son muy dados a fortalecer un patriotismo exacerbado que permite a cualquier ciudadano utilizar los símbolos patrios hasta en los calzoncillos o tangas y en un sin fin de productos que no son convenientes en nuestra cultura, por lo que en esa lógica no extraña la determinación de crear el ya famoso museo, pero siendo el pretexto para su creación un hecho tan lamentable donde fallecieron miles de víctimas (muchas de ellas no contabilizadas), donde se burló el flamante sistema de seguridad con todo y la CIA y el FBI, donde el peor enemigo los ridiculizó con brutal inteligencia y capacidad logística, donde se agredieron sus principales símbolos, como son lo económico que representaban las torres, lo político por la Casa Blanca, lo militar significado por el Pentágono y lo social vinculado con la Estatua de la Libertad, que estuvo en estricto riesgo, no podemos hablar de un hecho memorable o digno de presumir.
En otro sentido, los allegados a los sobrevivientes, a las víctimas para quienes se abrió el polémico espacio una semana antes, vieron cómo la exposición se transformó no sólo en un recinto de homenaje, si es que sea válido dicho concepto, sino en una muestra de mal gusto, y hasta quizá dolorosa, pues en el espacio se pueden contemplar, entre muchas cosas más, una muñeca, cascos, zapatos manchados con sangre, fotos y videos de algunos fallecidos. Incluso se pueden escuchar los últimos mensajes telefónicos dejados por personas atrapadas en los pisos superiores a sus familiares o amigos. Y hasta puede verse un auto-bomba con la escalera deformada, lo que ayuda a entender el sacrificio de los más de 300 miembros del Departamento de Bomberos de Nueva York, que murieron en el infierno de fuego y acero mientras las torres se derrumbaban. No creemos que fuera prudente manejar la idea de la manera en que se hizo, porque aparte de triste resultó denigrante, máxime que los responsables decidieron colocar miles de restos no identificados de víctimas del 11-S a un repositorio bajo tierra en el museo y para algunos familiares de víctimas la decisión de la alcaldía fue un “insulto” y un “sacrilegio”.
Asimismo, el tratamiento que se da al Islam y la Yihad en un video de siete minutos referido al ascenso de Al Qaeda también despertó controversia. Un grupo de consejeros interreligiosos pidió, en vano, que cambiaran la presentación, ya que para ellos hay riesgo de que algunos visitantes que “no tienen un conocimiento sofisticado del tema puedan terminar vinculando Al Qaeda con el Islam en general”.
Sumado a lo descrito, tal y como ya se había puntualizado, consideramos controvertido que se encuentren concesionadas tiendas de recuerditos de todo tipo. Ahí se pueden encontrar llaveros, playeras, tazones, lapiceros, gorras, avioncitos, billeteras, lámparas y demás accesorios para el hogar, con detalles específicos de los acontecimientos; aunque no sabemos si en dichos diseños se plasman escenas de la gente aventándose de los edificios para no sucumbir quemados, o de personas muriendo por el peso de las estructuras colapsadas, o que reflejen el terror de la gente que volaba en los aviones, o hasta fotografías de Bin Laden que según está difunto y a lo mejor sucedió como en los casos de El Chayo y de El Señor de los Cielos, donde existen más dudas que certezas de su muerte.
Si deseaban recordar el suceso como un evento patrio por el sacrificio de cientos de socorristas, incluso por los pasajeros que se armaron de valor, sabiendo de su inaplazable muerte, para desviar las aeronaves de su fatal objetivo, quizá podemos entenderlo, pero ¿tenían necesidad de construir el complejo exhibiendo lo que ya se ha narrado? tuvieron que ser más inteligentes, finos y sensibles. En definitiva creemos que al intentar ser demasiados explícitos, los diseñadores tomaron el camino equivocado, con mayor razón al establecer, de manera oficial, tiendas comerciales, que venden lo que sin duda se oferta por fuera, pero ahí no es el lugar apropiado; aunque el pretexto es que requieren ¡16 millones de dólares anuales para su manutención! Lo que es una barbaridad y un gran pretexto. Sin embargo, con el costo de la entrada y que oscila entre 25 dólares por adulto y como 17 dólares por niño, creemos que sería suficiente.
Estamos seguros que aquí en México no se pondría un museo semejante con la excusa del terremoto del 85, porque tenemos otro tipo de mentalidad y otro concepto en relación a la muerte, con todo y el humor negro que nos caracteriza; pero los habitantes del norte son distintos, recordemos que los representados por el Tío Sam son excelentes para el show y los negocios, y que a final de cuentas respetan su idiosincrasia bajo las consignas “time is money” y “business is business”.
Obama, quien expresó: “Este museo es un lugar sagrado de esperanza y sanación. Estamos ante tres mil víctimas inocentes; hombres, mujeres y niños, de todas las razas y religiones, de todas las partes del mundo y que cuenta su historia para que no sean olvidados”, estará feliz de haber inaugurado una exposición que por un lado resalta el patriotismo, pero que por el otro demuestra la escasa sensibilidad de las autoridades y la ineficacia en cuestiones de seguridad del país que contradictoriamente se autonombra: la nación más segura del mundo… y que a partir del 21 de mayo se convirtió en la más morbosa del orbe. Es cuestión de enfoque.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas