Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Gobierno rico… pueblo pobre
Viernes 4 de Abril de 2014
A- A A+

El gobierno de la República hace cuentas alegres hablando de una estabilidad financiera por ciertos logros a nivel macro basado en las reservas federales, en la estabilidad del sistema bancario y en los pronósticos del Banco de México, además de las buenas calificaciones para aumentar su capacidad de crédito con la banca internacional; pero la verdad es que se está acentuando la pobreza y día a día la clase media del país se adelgaza sin remedio alguno.
No se requiere ser experto en cuanto a economía se refiere para calificar nuestra realidad, basta con ser testigo de la crueldad del sistema económico que en forma permanente juega una mala pasada a la mayoría de la sociedad azteca que ya no siente lo duro sino lo tupido, que tiene que conformarse con escuchar o leer las bondades que según tendremos por las reformas estructurales que pondrán a México en primer plano, sin embargo sólo se trata de un sueño guajiro.
Al pueblo le han vendido la idea, cual espejito colonialista, que todo camina viento en popa, que en breve estaremos en los cuernos de la luna, cuando saldrán beneficiados los amos del gobierno y desde luego la iniciativa privada en todas sus expresiones. Para nadie es un secreto que, por ejemplo, los resultados bondadosos de los cambios constitucionales que se aprobaron al vapor, en especial la Educativa, la Energética y la Financiera, serán a largo plazo, si es que en algo beneficiaran a las clases media y baja pero, en cambio, al crecer la inversión en todas sus modalidades, no dudamos que seguirán los salarios de hambre, lo anacrónico de la seguridad social y la explotación de la mano de obra con jornadas maratónicas de trabajo; en cambio, la clase patronal verá crecer sus inversiones sin riesgos alguno porque la piedrita en el zapato que representaban los sindicatos poco a poco se va diluyendo, y aquellos que logren subsistir se convertirán en sindicatos light que llevarán sobre sus espaldas el estigma de saber que cuando pudieron luchar por sus agremiados no quisieron y si después quisieran … Por desgracia, ya no podrían.
Las estadísticas más recientes para México reflejan un rostro bastante castigado, veamos a qué nos referimos: siete de cada diez niños de comunidades indígenas sufren pobreza, la situación está extendida en 32 entidades del país, el Estado de México, con más de 2.5 millones y Veracruz y Puebla, con más de 1.5 millones en cada uno. Relacionado a pobreza extrema, Chiapas, Guerrero y Oaxaca encabezan la lista, en tanto que Zacatecas y Tlaxcala tienen un rezago moderado. 21.4 millones de menores en la nación, que representan más de la mitad de la población infantil y adolescente, son pobres, muchos de ellos con alto nivel de desnutrición. En Michoacán los indicadores son muy preocupantes. Habitan 4.4 millones de personas, de las cuales el 54.7 por ciento (8.2 puntos porcentuales más que el promedio nacional) vive en situación de pobreza (enero de 2014).
Aún hay más: 39. 2 millones de menores de 18 años de edad del país, sufren la carencia de algunos de los derechos sociales en educación, salud y seguridad social. Para dar la puntilla diremos que 70 por ciento de las mujeres de nuestro México lindo y jodido subsisten en lamentable pobreza, según un estudio de Verónica Sobrado Rodríguez, directora del Instituto Poblano de la Mujer.
Luego entonces preguntamos ¿No es de dar vergüenza, indignación y preocupación por tan lamentables circunstancias? ¿Será justo que las autoridades gubernamentales nos quieran dorar la píldora al dar expectativas para resolver los problemas a corto plazo cuando ni de chiste será de tal manera?
México es un país sin memoria, quizá las autoridades le apuestan a esto, porque nos bailan muy bonito con promesas y discursos, con apoyos de piso firme o de pie de casa, o hasta con alguna torta, unos cuantos billetes o despensa alimenticia porque saben que caemos en el garlito; insistimos, tenemos Alzheimer político pero ya sería bueno abrir los ojos y despertar las conciencias.
El panorama para este 2014 seguirá siendo de infarto: salarios de miseria con explotación de la mano de obra, escasez de empleos, trampas de los empresarios para no pagar reparto de utilidades, prestaciones a burócratas que serán gravadas, programas sociales infructuosos, bancos y casas de crédito agiotistas, rendimiento irrisorio a las inversiones bancarias, persecución del servicio tributario, complicidad de las empresas financieras con Hacienda para meter mano a las tarjetas bancarias y viviendas para presionar a los deudores morosos; aumento incontenible a la canasta básica y a los servicios básicos, aumento de la inflación que no se reconoce con honestidad, entre otras calamidades. Pero eso sí, los funcionarios de primer nivel, los diputados, los senadores, los magistrados, los gobernantes con unos súper salarios que ya los quisieran los gringos de idéntica función. La verdad, pinta un panorama negro, lo peor de todo que por amarillista que parezca lo aquí sostenido, no tiene dicha finalidad; simplemente aportamos datos duros y describimos nuestra percepción, por muy amarga que se describa.
Sobre nuestra entidad, Gildardo Cilia López escribió: Resulta casi imposible pensar que en las condiciones de pobreza y marginación que vive el Estado no se presenten graves problemas sociales. Sin opciones de desarrollo económico, educativo y cultural, existe una población proclive a enrolarse a actividades que le posibiliten mejorar sus condiciones de existencia. El fenómeno resulta todavía más grave, porque existe una reserva potencial (infantes y adolescentes), que vislumbra sus perspectivas dentro de la ruta del negocio y el dinero fácil.
Ante el espeluznante horizonte, tenemos dos noticias: una buena y una mala, la buena es que tiene solución si cambiarnos de sistema económico y seleccionamos autoridades humanas, conscientes y capaces; la mala es que del dicho al hecho, hay mucho trecho. Al menos, como pueblo, hagamos lo concerniente para revertir, en lo posible, esta situación. Un personaje anónimo exclamó: Quien lucha puede perder… quien no lucha, ya perdió. ¿Qué tipo de sociedad escogemos?

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas