Gilberto Vivanco González
Vivilladas
Violencia en el futbol mexicano
Viernes 28 de Marzo de 2014
A- A A+

Hace aproximadamente cuatro torneos de liga de la Primera División Profesional de Futbol, jugaron el Morelia contra las Chivas Rayadas del Guadalajara; en esa ocasión Vivilladas llegó una hora antes, por aquello de esperar a ciertos amigos y familiares. Todo estaba tranquilo pero el ruido de tambores, cornetas y el conjunto de gritos desordenados de un grupo de jóvenes se hicieron presentes, eran los integrantes de la barra La Irreverente del conjunto tapatío, como era de esperar se encontraron con policías de Seguridad Pública, de inmediato y sin provocación de los uniformados los porristas empezaron a insultarlos, a gritarles recordatorios familiares, incluso les arrojaron piedras de todos calibres hasta que lograron que los guardianes se echaran a correr en zig zag, no sin antes recibir uno que otro proyectil. Quienes estábamos por las taquillas, empezamos a gritar entre coraje, nervios y temor para que se calmaran los rijosos, la respuesta fue contundente… nuevas mentadas y amenazas de recibir las consabidas pedradas. Por suerte, los policías que habían salido huyendo fueron por refuerzos y llegaron en bloque por dos flancos diferentes y desde luego armados con los toletes y escudos, la historia fue al revés, los envalentonados se volvieron cobardes y desertaron sin vacilación. El saldo fue de dos policías heridos y siete porristas detenidos, mismos que ese mismo día por la noche fueron dejados en libertad. Episodios como éste se han repetido en cada torneo, y nadie, ninguna autoridad gubernamental o directiva han hecho nada drástico para que sirva de lección.
Los sucesos lamentables del sábado próximo pasado en el Estadio Jalisco han orillado a poner atención en el tema de la violencia en el futbol, un tema que se ha multiplicado en frecuencia y consecuencia, y que ahora gracias a los medios de comunicación y a las redes sociales ha tomado mayor dimensión.
Todos sabemos que el futbol es pasión, una lucha de pertenencia a cierta comunidad, ciudad o país, un escaparate para que se externen complejos, frustraciones o lamentaciones y un innegable espacio para al júbilo y satisfacción, esto sin olvidar el fuerte impacto en la economía de las entidades; en pocas palabras es un puente de emociones que logra equilibrar situaciones internas y externas de los aficionados, todo ello influye en su comportamiento y explica la transformación corporal y emotiva de los simpatizantes de tal o cual equipo.
Ahora bien, lo señalado en el párrafo anterior no debe ser pretexto para permitir un conjunto de desmanes y actitudes negativas, justificadas por el fervor a un equipo representativo, con mayor razón cuando el balompié se ha patentizado como el deporte más popular de México y del mundo, y que además se reafirma como un espacio donde las familias comparten la experiencia deportiva, de ahí que en los estadios sea común, todavía, observar la presencia de niños y mujeres que le dan un toque solidario y comunitario al deporte inventado en Inglaterra, que en nuestro país nació en la ciudad minera de Pachuca.
Ante el evento suscitado en La Perla de Occidente no sólo se trata de encontrar culpables y remitirlos a prisión, como ha sucedido con una docena de ellos y que al rato saldrán bajo fianza, sino de erradicar de fondo la causa principal que dio origen a la exacerbada violencia: las barras estilo argentino, que el club Pachuca importó al futbol mexicano y que después influyó para que surgieran la Rével, de los Pumas; la Monumental, del América; la 51, del Atlas; Libres y Lokos, de Tigres, y desde luego Locura 81, del Morelia, entre otras que vinieron a desplazar las porras libres conformadas por hombres y mujeres, muchos de ellos esposos, que entre chiquitibunes, aplausos y gritos de aliento respaldaban a su equipo en cualquier estadio. Todo esto pareciera ha quedado en el olvido, aunque en el Morelos aún se reúnen estos grupos que tienen decenas de años siguiendo a los Canarios de ayer y a los Monarcas de hoy.
El comportamiento irracional que han manifestado la mayoría de las barras que le apuestan a la descalificación y a la confrontación por fin ha orillado, en primer término a Jorge Vergara, dueño del chiverío, a tomar la enérgica determinación de suprimir todo apoyo a su porra, ofreciendo además, que el espacio que ocupaban será cubierto por niños de diferentes escuelas y casas asistenciales, lo que parece una medida inteligente, a excepción de otras actitudes y acciones que han caracterizado al zar de la marca Omnilife. Todo indica que varios dirigentes podrán seguir sus pasos, en pro de una decisión que podrá favorecer al futbol en general y a familias simpatizantes del deporte.
Ya en Inglaterra existió un antecedente cuando se formaron los temidos Hooligans, que provocaban desplantes y enfrentamientos encarnizados, dentro o fuera de los escenarios, contra quienes osaban contradecir sus preferencias, las medidas fueron concretas: sistema monitoreado en diferentes aéreas tanto aledañas como al interior de los escenarios con el propósito de negarles acceso a los encuentros, cero tolerancia a la violación de la ley con multas drásticas y hasta cárcel de por medio, seguridad privada, así como el reacomodo en cabeceras contrarias a cada una de las porras. En ningún momento se impulsaron la prohibición de las bebidas embriagantes, tal y como lo planteara un diputado panista que sacó la propuesta de aplicar el Alcoholímetro en los peatones, aún en colonias aledañas al estadio; de aplicarse esta proposición vendría a impactar de fea manera a la industria cervecera que se ha caracterizado por impulsar, vía pago de publicidad y otras canonjías, a equipos profesionales de gran jerarquía.
En fin, el caso es que las barras, que sin duda contarán con cierta gente decente, pero que en sus filas han sumado amantes del consumo de alcohol en exceso o de varios estupefacientes, tienden a desparecer; la medida nos parece morosa, pero más vale tarde que nunca y ojalá sea en favor del deporte de las patadas, pero patadas al balón y no a los espectadores rivales o al personal de seguridad. Pero eso sí, deseamos que los cánticos y la algarabía no desaparezcan. Nelson Mandela exclamó: “El deporte tiene el poder de transformar el mundo. Tiene el poder de inspirar, de unir a la gente como pocas otras cosas… tiene más capacidad que los gobiernos de derribar barreras raciales”. Hagamos del deporte un lazo de hermandad y armonía entre los seres humanos; aún es tiempo de lograrlo.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas