Gilberto Vivanco González
Vivilladas
La recaptura de El Chapo Guzman
Jueves 27 de Febrero de 2014
A- A A+

Eran las 3:15 horas de uno de tantos días del mes de noviembre de 2013, en Celaya, Guanajuato, el restaurante de mariscos más importante de la localidad, o al menos uno de los preferidos, tenía casi todas sus mesas ocupadas con distinguidos comensales; de momento, entra un reducido grupo de personas con armas de alto poder en mano y dan la orden tajante: ¡Todos pongan sus celulares y llaves en las bolsas. Cuidado con intentar comunicarse con alguien! Entre miedo, expectación y morbo, los asistentes siguieron al pie de la letra las indicaciones, al cabo de una hora y media, a esas alturas el lugar tenía cerradas sus puertas de acceso, se escuchó un movimiento brusco de sillas y salieron rápidamente los señores poderosos; alguno de ellos, quien parecía era el líder de la guardia personal, exclamó con fuerza “¡Señores, disculpen las molestias que les ocasionamos, todo está pagado… cortesía del señor Chapo Guzmán! La sazón se convirtió en sustancia amarga, pero el bolsillo del amigo de Vivilladas al igual que de todos los clientes, quedó recompensado.
Los episodios, como el descrito en el párrafo anterior, se repitieron en varios lugares del país, entre ellos Querétaro, Sinaloa y Monterrey, en el reconocido Rey del Cabrito. Todo esto será verdad o mentira, mito o realidad, pero el caso es que, al igual que famosas estrellas de Hollywood y México, El Chapo está expuesto a la admiración, al repudio o a la curiosidad de la gente.
Nuestro personaje siendo uno de los grandes artífices de la violencia en México se hizo más tristemente célebre cuando en enero de 2001 se escapó del Penal de Puente Grande, había sido aprehendido en Guatemala, y muchas versiones apuntaron que escapó oculto en un carro de lavandería, evadiendo todos los filtros de seguridad. Por la fuga, más de 17 personas del reclusorio fueron consignadas por complicidad con el capo de la droga hablándose de un soborno de dos millones de pesos como su pasaporte a la libertad. Aunque fue el episodio en 1993 donde murió el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, en el aeropuerto de Guadalajara, luego de que los Arellano Félix confundieran su auto con el de El Chapo, verdadero blanco de su atentado, que lo catapultó a la fama, suceso que también puso en evidencia el actuar de la Procuraduría General de la República que, como suele ocurrir, no tenía la confianza de los mexicanos y que, de paso puso en entredicho, sin sustento alguno, la calidad moral del connotado arzobispo que, según versiones, traía consigo información que hundía a delincuentes y funcionarios públicos quienes estaban coludidos en el tema del narcotráfico.
Joaquín Guzmán Loera, su verdadero nombre, se convirtió, por su intrépida fuga, para el Estado mexicano en una verdadera obsesión, pues las críticas al gobierno de Vicente Fox eran constantes y los rumores de acuerdos de protección crecían como espuma. A la llegada de Felipe Calderón a la Presidencia del país, uno de sus primeros mensajes a la sociedad fue que pondría todo el peso de la ley y aplicaría todos los recursos del Estado para combatir el crimen organizado, puntualizó dos objetivos precisos: uno, la recaptura de El Chapo y dos, desterrar las mafias en su natal Michoacán; nada de ello pudo cumplir y los calificativos de sus gobernados y de los partidos políticos opositores nunca fueron optimistas, si a ello sumamos los ridículos de Genaro García Luna, secretario de Seguridad Pública en ese momento, y las torpezas de sus agentes, por el ejemplo en los casos de Florence Cassez, el de Jorge Hank Rhon, en Tijuana, o los publicitarios asesinatos de importantes capos de la droga (su captura vivos permitiría abrir investigaciones más útiles y trascendentes), podemos comprender que tener entre rejas de nuevo al Chapo sería un gran paliativo para la popularidad del gobierno y una cereza en el pastel, un pastel relleno de ineficacia.
Hoy, Guzmán Loera se encuentra recluido en el centro federal del Altiplano, Estado de México, como la más valiosa joya de la corona, donde por cierto podrá ver y hablar con su abogado y su familia, ésta será la única forma de saber del exterior, pues en el Altiplano sólo siete por ciento de los reos tienen una televisión, nadie tiene acceso a periódicos y sólo la mitad de los reos recibe revistas. Quizá, como el 90 por ciento de los internos en el penal, consiga algunos libros como alternativa; en otro sentido, las autoridades encargadas de la seguridad del inmueble afirman que las transmisiones de teléfonos celulares están limitadas a diez kilómetros de la prisión, bloqueando toda comunicación entre los internos y sus cómplices. ¿Le alcanzará a El Chapo para conseguir en su interior alguno que otro privilegio? Apostamos a que sí.
En fin, vamos a darle reconocimiento no sólo a la Marina de México sino a las Fuerzas Armadas en general, a los investigadores, a las agencias internacionales, al presidente Peña Nieto y a todo su gabinete; vamos a festinar la detención que fue de gran impacto, pero no debemos perder de vista que dicho logro se ha convertido en producto de mercadotecnia oficial, a nivel mundial le ha dado al gobierno en turno más proyección que la misma Reforma Energética; viene a echar por tierra los dichos de que El Chapo era un protegido federal; todo está perfecto más no debe caerse en la exageración porque con su captura no ha llegado la paz a México como exclamó Peña Nieto, pues siguen los problemas con otros cárteles y con los propios sucesores del Chapo; tampoco demuestra que nadie está por encima de la ley como exclamara Jesús Murillo Karam, pues el tema de justicia es por demás cuestionado; y si el presidente de la República acierta al decir que no debemos echar las campanas al vuelo también es claro que en cada acto que ha asistido en los últimos días toca el tema con demasiado énfasis olvidando que la trascendencia real será cuando don Joaquín suelte la sopa de todos sus operadores financieros, de los vínculos internacionales con otras bandas y cuando emerjan los nombres de funcionarios de alto nivel que le brindaron apoyo y protección.
Miguel Rayas Lundes, maestro investigador de la Escuela Normal Urbana Federal, nos planteó algunas interrogantes sobre el tema: ¿Las medidas de seguridad en el Cefereso del Altiplano serán suficientes para evitar una nueva fuga, tal y como se comenta en las redes sociales? ¿Si se empleó el servicio de inteligencia para aprehenderlo por qué no se emplea o ha empleado para malhechores semejantes? Asimismo, señala ¿por qué en doce años de “alto abono democrático” con gobiernos panistas no se hizo nada? Veremos qué sucede al respecto, las prevenciones y las investigaciones deben seguir su cauce.
Por lo pronto vaya una palomita al gobierno de Peña Nieto, que tiene como reto descifrar toda la maraña de corrupción e impunidad que rodeó al personaje más representativo del crimen en México y deseamos que los millones de dólares que tenía o tiene El Chapo, quien es amante de los autos de lujo y del arte del camuflaje, no vayan a parar a los Estados Unidos de Norteamérica, sino que sirvan para impulsar programas de justicia, desarrollo social y económico a favor de la población mexicana, porque cuando se incautan bienes mal obtenidos los beneficios son, como suele suceder, para unos cuantos favorecidos, ya que “a río revuelto… ganancia de abusadores”.

Sobre el autor
Nació en Zinapécuaro Michoacán (1961) Profesor de Educación primaria (E.N.V.F.); Licenciado en Ciencias Naturales (E.N.S.M.); Maestría en Investigación Educativa y Docencia Superior (IMCED). Excatedrático y exdirector de la Normal Rural de Tiripetío; Ex director y excatedrático de la Escuela Normal Urbana Federal, catedrático del IMCED. Diplomado en Administración de Escuelas Superiores (IPN)
Comentarios
Columnas recientes

Buen Fin, cuidado con las trampas

Finanzas en Michoacán, auténtico laberinto

Día de Muertos, Michoacán con vida

El show de los independientes presidenciables

Sección XVIII del SNTE, descaro sindical

Abuso de la tecnología

José Ma. Morelos, un aniversario más

Las lecciones son del pueblo

Los auténticos gritos de Independencia

Dreamers… sueños truncados

La lluvia

La ENUF y las Normales

Silvano Aureoles en Zinapécuaro

Presidencia y el frente nacional

Reclamos por telefonía celular

Morelia, bache eterno

Estacionamientos en comercios, ¿por qué pagar?

Gasolineras, asalto a manguera armada

Transporte urbano en Morelia, peligro sobre ruedas

El circo de las investigaciones

¡Alto a la represión y manipulación!

Política y sociedad

Estado de Mexico, el día “D”

Sigue el engaño a maestros estatales

Periodismo… riesgo latente

Los bomberos en el olvido

Cierre del Centro Histórico

Niños de la calle

Javier Duarte… Flor del racimo

Días santos, días para reflexionar

Estados Unidos y un presidente de izquierda

Cárdenas y Juárez, ¡ignorados!

El PRI, ¿redimido y redentor?

ENUF, XXVIII Coloquio de Actualización Docente

Silvano presidenciable, a nadie extraña

Bonos pendientes, juego perverso

Niños con cáncer

México unido, ¿contra quién?

Locura en preinscripciones

Llega Trump, a temblar

México en ebullición

¡Feliz Día de Reyes… y gasolinazos también!

La Navidad y su auténtico significado

Redes sociales reflejo cultural

Villas del Pedregal, peligro latente

¿Piso parejo en la carrera presidencial?

Buen Fin, el bueno sería este

Hillary y Trump frente a frente

Festival de Cine de Morelia, prestigio michoacano

¡Payasos al ataque!

La corrupción carcome a México

Transporte público, peligro latente

Dólar por lo cielos

Silvano Aureoles, cobijo político

Grito de Independencia… entre festejo y decepción

¿Quién salvará al PRD?

Juan Gabriel, reflejo de lo social

Morelia independiente, pago de Predial con amenazas

No me río de Janeiro

Precios al alza, Peña Nieto a la baja

Terrorismo que daña el mundo

SEP-SNTE, diálogo teatral

PRD Nacional, en crisis

A maestros, descuentos al azar

Elecciones, golpe a Peña Nieto y al priismo

¡Siguen demeritando lucha magisterial!

Gobierno sin apertura, ¡gobierno totalitario!

Feliz Día del despido… perdón, del Maestro

¿PRD en crisis?, ¡claro que sí!

El trabajo colaborativo en la escuela

Morelia, bache tras bache

Michoacán y Silvano, preocupados

Adolescencia y embarazo

¡La felicidad!

Morelia… Movilidad vehicular electrónica-digital

Guerra de encuestas… inicia manipulación

Nueva dirigencia estatal de la CNTE

Visita papal: Religión, política y negocio

Visita papal: Religión, política y negocio

¿Quieren destruir a la CNTE en Michoacán?

Recursos naturales, en bandeja de plata

Ya basta de El Chapo y Kate

Días gélidos, más fríos para los pobres

Año Nuevo con esperanza… y gobiernos que la matan

Delincuencia, azote permanente

Servicio urbano en Morelia…a medias

Riesgos y muertes de adolescentes por embarazo

Ahora, ¿privatizarán la cultura?

Inquietud en las escuelas Normales

La Secretaría de Educación descuenta a verdaderos trabajadores

Delincuencia común en Morelia, ¡como espuma!

Normalistas, mesura y prudencia

Silvano, promesas contra realidad

Los derechos humanos

Mexicanos Primero, ¡de nuevo a la carga!

Importancia de la prevención civil

¡Viva la dependencia nacional!

Renovados ayuntamientos, renovadas ilusiones

Sociedad actual y adicción

Inicio del ciclo escolar, en duda

Periodismo…peligro latente

El tren, la historia de “siempre serás”

Violencia familiar en el mundo contemporáneo

Gobierno federal… Desconfianza total

Silvano… ¡A cumplir!

Elecciones: de lo imaginario a la realidad

Los Portales de Morelia

Momentos decisivos

ENUF, Medalla Michoacán al Mérito Docente

Trampas electorales

“La enseñanza de las ciencias en crisis”

El pueblo está olvidado

Compra del voto electoral… sociedad que pierde

Las encuestas políticas… ¿Una farsa?

ENUF… ¡Benemérita y Centenaria!

Asentamientos irregulares… reflejo de la realidad

Primaria Juan Ortiz Murillo… Violencia injustificada

Sergio Román Marín… Adiós a un gran comunicador

Gubernatura… todos, en pos de ella

Dignificar la enfermería, humano y necesario

Año Nuevo, nuevas ilusiones

Wilfrido Lázaro… Crítico y proyectivo

20 de noviembre… Sin festejo tradicional

Demanda justa… Exigencia extralimitada

Caso Ayotzinapa, arman el ajedrez

Día de Muertos… Ventana de Michoacán

Michoacán, ¿un paraíso frustrado?

La mujer en la sociedad mexicana

Ayotzinapa… ¿Más terror sobre el terror?

Silvano Aureoles… Más fuerte que nunca

Futbol… Grupo Salinas, el culpable

Niños migrantes… Niños sin futuro

Videoescándalos… ¿Investigación judicial o desquite criminal?

Morelia… palomita para sus jardines

Salud comunitaria… prioridad social

Doctor Mireles y la desconfianza en el gobierno

Poder Ciudadano… Alza la voz

Chequeo médico, normal… cuestión política, suspicaz

Bullying… reflejo social

Museo 11 S… Entre homenaje y mercantilismo

¿Feliz Día del Maestro?

Turismo en Michoacán, a la baja

Día del Trabajo… Festejo limitado

Ser autodefensa… ya es un peligro

Viernes Santo… Inesperado

Gobierno rico… pueblo pobre

Violencia en el futbol mexicano

Delito en Tesorería… Punta de la madeja

ENUF, XXV Coloquio… Encrucijada ante la Reforma Educativa

Escuela Segura… Mucho más que revisión de mochilas