Estrellita M. Fuentes Nava
La cooperación por el agua
Viernes 3 de Enero de 2014
A- A A+

En 2013 concluyó el denominado Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua, declarado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), mediante el cual se invitó a los países a promover acciones que permitieran alcanzar los objetivos relacionados con las metas universales en materia de acceso al agua y al saneamiento convenidos internacionalmente. Este tipo de declaratorias se realiza desde 1959 con el fin de colocar el tema del agua en la reflexión pública y alentar a la acción internacional para el abordaje de cuestiones de importancia mundial en esa materia.
Al elegir este tema de la Cooperación en la Esfera del Agua, la comunidad internacional reconoció la importancia de la gestión pacífica y sostenible de los recursos hídricos, así como la resolución de los retos que ello conlleva en un ambiente de confianza, colaboración y respeto mutuo entre los usuarios de este vital recurso.
El agua es un tema transversal y trastoca todas las agendas de desarrollo humano: no hay seguridad alimentaria sin agua, así como tampoco hay salud pública, crecimiento económico, desarrollo sustentable, conservación ambiental o seguridad pública sin este recurso. De ahí su importancia no sólo para que este tema sea discutido desde las instituciones responsables, sino mediante el diálogo y la colaboración con todos los actores políticos y sociales, así como con los tomadores de decisiones.
Este tema de la cooperación también nos refirió a las cuencas hidrológicas compartidas. En el planeta hay alrededor de 263 cuencas que comparten dos o más países y que representan 60 por ciento del agua dulce y el 40 por ciento de la población. Además, aproximadamente 33 países poseen 95 por ciento de su territorio en estas cuencas llamadas compartidas, transfronterizas o internacionales.
En América Latina se encuentran 60 cuencas y numerosos acuíferos que son compartidos por dos o más naciones; se estima que alrededor de 71 por ciento del caudal superficial total de América Latina y del Caribe corresponde a cuencas compartidas, abarcando 55 por ciento de su superficie. En Sudamérica, las cuencas internacionales representan 75 por ciento del caudal total, cifra que en Centroamérica y México alcanza 24 por ciento. En el caso de México mantenemos convenios de cooperación con nuestros vecinos de Estados Unidos y Guatemala por los acuíferos que nuestros territorios comparten.
El estado de Michoacán no se encuentra exento de ello, toda vez que la Cuenca del Río Lerma se gestiona en conjunto con los estados de Guanajuato y Querétaro; así como la del Río Balsas, con el Estado de México, Guerrero y Morelos.
Para 2014, las agencias de la ONU involucradas en la agenda del agua ya se encuentran con los preparativos para lanzar lo que será el Año de las Alianzas para Mejorar el Acceso, la Eficiencia y la Sostenibilidad del Agua y la Energía. Y 2015 será el año en el que se concluye el Decenio Internacional de Agua Fuente para la Vida, para lo cual seguramente se revisarán los avances alcanzados en lo que refiera a las Metas del Desarrollo del Milenio en agua y saneamiento, y una piedra angular de ello será sin duda la voluntad de la cooperación.
Alcanzar las metas de coberturas universales de acceso al agua para todo ser humano, mantener el equilibrio en cuanto a la explotación de este recurso sin poner en peligro al medio ambiente, así como acceder a las mejores prácticas y soluciones tecnológicas innovadoras y nuevas fuentes de financiamiento, requerirá, de modo ineludible, no sólo de un 2013 de cooperación, sino de una práctica constante entre las naciones, los estados y las comunidades.
En un contexto de crisis económica y políticas de recorte, la cooperación amistosa y pacífica en materia de agua emerge como un seguro accesible para conservar nuestros recursos para la posteridad.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Los millones del PEF 2018 ¿hacia dónde?

De la muerte y sus ironías

Ecos de Rusia de ayer y hoy

Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la agenda ambiental

Del feng shui a los Atlas de Riesgos

Los dos Méxicos

El costo de no invertir en el agua en México

In the name of dog

El otro México

Controlar lo incontrolable: del reino de la TV al Smartphone

La doble cara de la minería en México

Una mirada al agua con ojos de mujer

Viejo PRI, ¿nuevo PRI?

El mito que se desmorona

Adiós a Barbie

Una vida entre perros

El valor de lo simple y ordinario

Fanta elecciones

El Inlakesh del agua

Voces de conciencia por el Lago de Cuitzeo

Movilidad social y discriminación en México

El reto de ser hoy municipio en México

El gran reto del agua desde lo local

Crisis del Estado y gobernanza

Más gorditos para 2030

La discriminación por el agua en México

De juniors, mirreyes y lords

#SiMeMatan

Planear sosteniblemente a México

Mundo millenial

La sonrisa de Duarte

¿Qué tienen en común United y Michoacán?

¿Un nuevo orden internacional?

De la mediumnidad al New Age en la clase política mexicana

¿Por qué desperdiciar agua?

¿Cómo medir la salud mental de los líderes políticos?

La vía de las mujeres en México y el mundo

El paradigma del gobierno del agua en México

El modelo de hidro-diplomacia entre México y Estados Unidos

La seguridad humana en el renglón de la democracia

Comida orgánica, ¿sólo para las élites?

Reset México

¿Reviven la Ley Korenfeld en San Lázaro?

Surfear la ola según Davos

En mis ideas mando yo

Compactémonos

El valor de la confianza

Agarrados por el cuello

Crecimiento de las exportaciones agrícolas en México, sí, pero no sin agua

Calidad democrática y crisis de legalidad en México

¿Aires de esperanza para la agenda ambiental?

Agua, pobreza y agricultura

Día Mundial de la Educación Ambiental

Pensar globalmente y actuar localmente en el agua

¿Quién es quién en el agua?

Agua y pueblos indígenas: una asignatura pendiente

La cooperación por el agua

Desastres naturales y pobreza

Cambio climático: una agenda de seguridad para Michoacán