Eduardo Nava Hernández
2013: Rosa Luxemburgo revisitada
Viernes 1 de Noviembre de 2013
A- A A+

Los 100 años de la publicación de La acumulación de capital, la obra económica más importante de Rosa Luxemburgo, dieron la ocasión para que la Facultad de Economía de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, en colaboración con otras instituciones, organizara del 23 al 25 de octubre un coloquio internacional para tratar la obra y la vida de la pensadora y militante socialista polaca con el título de “Rosa Luxemburgo y La acumulación de capital. Cien años de reproducción, crisis, organización y resistencia”. Hacía seguramente más de 30 años que no se realizaba en México una reunión académica con ese tema. El derrumbe del bloque soviético entre 1989 y 1991 y el pretendido triunfo intelectual de las ideologías del capitalismo tardío -que llevó incluso a proclamar el supuesto “fin de la historia”- afectaron por un largo periodo el debate político del socialismo y en particular al marxismo, incluso como método y como teoría crítica del modo de producción capitalista.
Las ideas del socialismo, en sus diversas variantes, es cierto, nunca desaparecieron; pero sí parecieron perder fuerza frente al avasallante discurso del neoconservadurismo encubierto de liberalismo, posicionado desde los gobiernos, la academia y los grandes medios de difusión. Pero la persistencia del imperialismo con su agresividad bélica en Afganistán, Iraq, Libia y Siria, y sus amenazas también guerreristas a Irán, así como la recurrencia de las crisis económicas catastróficas en diversos países de la Unión Europea y en los Estados Unidos han mantenido vigente en muy amplios sectores de la población mundial la idea de una transformación de fondo que elimine las terribles desigualdades sociales, la insultante concentración de la riqueza y la extendida miseria en que se debaten miles de millones. No ha tardado, desde la crisis de 2008-2009, en reposicionarse la crítica marxista del capitalismo, lo mismo en ámbitos académicos que en la movilización social.
Y dentro de la tradición marxista, no resulta sorprendente que la figura de Rosa Luxemburgo sea una de las primeras en ser recuperadas. Adelantada a su tiempo, sus posiciones políticas se adaptan de manera bastante natural a las necesidades teóricas de los nuevos movimientos sociales en estos inicios del siglo XXI. Luxemburgo, asesinada brutalmente en Berlín, en enero de 1919, sobrevive hoy por no haberse encuadrado en ninguna de las dos grandes corrientes del socialismo del siglo XX. Su crítica política se enfiló lo mismo contra la socialdemocracia en proceso de conciliación con el capitalismo monopólico (socialdemocracia hoy en crisis histórica, probablemente terminal) que a la de los primeros rasgos autoritarios de la Revolución Bolchevique, la cual se generarían más adelante una versión oficial del marxismo y un régimen burocrático hoy extinto en los que fueron sus principales centros de poder. La sentencia de la pensadora polaca: “La libertad sólo para los que apoyan al gobierno, sólo para los miembros de un partido (por numeroso que éste sea) no es libertad en absoluto. La libertad es siempre y exclusivamente libertad para el que piensa diferente”, es cada vez más citada como bandera para enfrentar el autoritarismo y la censura de todo signo.
Más aún, la llamada Rosa Roja encuentra puntos de contacto con los movimientos sociales de la actualidad por haber sido, entre los pensadores del marxismo, una de los que más decididamente confiaba en que la movilización espontánea de las masas removería las estructuras burocratizadas y se haría cargo de la concientización y educación política de las mismas. La crisis de hoy de los partidos políticos de casi todo signo plantea nuevamente el tema no resuelto de la relación movimientos-sindicatos-partidos, que Luxemburgo abordó en una perspectiva distinta a la del leninismo (aunque compartía con éste el combate al economicismo espontáneo del movimiento obrero) y más aún a la vinculación corporativa característica del estalinismo y otras formas de régimen totalitario o autoritario.
Rosa Luxemburgo fue precursora, con su obra de 1913, en el tratamiento del imperialismo no meramente como una política expansionista del capital sino como una verdadera fase del desarrollo de éste, determinada por las necesidades de la acumulación. Si bien erró en ver en el agotamiento de los mercados periféricos un límite absoluto a la acumulación misma (error que fue criticado por autores como Bujarin, Lukács y Henrik Grossman), no son pocos los que hoy recuperan el método aplicado por ella para analizar la sociedad capitalista y el proceso de acumulación: el sistema capitalista tiene que ser enfocado como una totalidad, no fragmentariamente, y por tanto como una sola dinámica de conjunto en la que lo aparentemente externo no lo es y que no puede ser transformada paulatina o parcialmente sino sólo por medio de una ruptura radical con sus premisas de explotación y opresión.
Por si fuera poco, Rosa Luxemburgo fue precursora también en el análisis de fenómenos -que fueron abordados en el coloquio- tan actuales como el armamentismo y el señalamiento de que el capitalismo conduce a la humanidad a un dilema radical: el de la transformación de la realidad social por la acción consciente de las masas y particularmente de las clases subalternas o el retroceso histórico que ella sintetizó como “socialismo o barbarie”. Desafortunadamente, las décadas siguientes a su asesinato y el resto del siglo XX le dieron la razón llenando su historia de destrucción, muertes masivas, miseria deshumanizante y destrucción sin precedentes de la naturaleza. En el coloquio de Puebla participaron, por ello, no sólo académicos sino diversas organizaciones sociales y comunitarias que se encuentran en resistencia al despojo, la injusticia social y la acción depredadora de las grandes empresas capitalistas, o que buscan nuevas formas de organización y subsistencia en la economía social y solidaria en diversos lugares del país.
Cada año, el segundo domingo de enero, el asesinato de Rosa Luxemburgo y el de su compañero de militancia Karl Liebknecht es conmemorado en Berlín con movilizaciones masivas de 40 o 50 mil personas provenientes de los grandes sindicatos, los partidos de izquierda y los movimientos sociales que, en pleno siglo XXI y desde la demolición del Muro, la han convertido en un símbolo de las luchas de hoy y del porvenir. Mujer, activista, marxista radical, polaca de origen judío, la Rosa Roja representó en su momento todo lo que la burguesía alemana despreciaba u odiaba; la misma burguesía que pocos años después de su crimen brutal engendró al nazismo como expresión extrema de la barbarie que la propia Rosa anunciara.
La tarea de reconstruir el pensamiento socialista en el siglo XXI no será fácil después de los fracasos que la centuria anterior nos dejara. Pero aparece como una necesidad urgente para los pueblos y los movimientos en lucha contra las diversas formas de explotación, depredación y opresión que el capital representa. Dentro de esa tarea, la recuperación de la tradición crítica y de sus exponentes como Rosa Luxemburgo es indispensable. Y ya hemos comenzado.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción

Mercedes Sosa: una voz al servicio de la conciencia

Yo también hablo de Juanito

La nueva Legislatura: hacia la poliarquía no democrática

Sindicaticidio consentido

Iztapalapa, la UM y la crisis de la justicia

La tentación de anular

La desnacionalización de La Palma

La UM frente a la Suprema Corte

Por la libertad de los presos políticos de Atenco

Fujimori: una dictadura ninja que se va al calabozo

Emiliano Zapata, personaje literario

Calderón: la ley, a conveniencia