Eduardo Nava Hernández
Los Sentimientos de la Nación
Viernes 13 de Septiembre de 2013
A- A A+

El 14 de septiembre de 1813, a través de su secretario Juan Nepomuceno Rosáinz, que les dio lectura, José María Morelos y Pavón presentó ante el Congreso Nacional Gubernativo, convocado por él y reunido en el poblado de Chilpancingo que para el efecto fue declarado ciudad, los Sentimientos de la Nación. Documento central no sólo en la gesta de la Independencia sino en la conformación de la nación mexicana, perfila un proyecto en el que se establece con meridiana claridad la idea de la emancipación nacional con respecto de la metrópoli española, se introducen los derechos humanos y del ciudadano, se concibe la soberanía nacional como soberanía popular y se establecen las bases para un gobierno representativo sustentado en la división de poderes.
El célebre texto, con el que Morelos buscó orientar y encauzar la redacción de un decreto constitucional para la América, se complementa con otros de importancia no menor: el reglamento que el propio Generalísimo redactó para los trabajos del Congreso, el discurso de apertura (redactado inicialmente por Carlos María de Bustamante y corregido y pronunciado por el mismo Morelos), el decreto de abolición de la esclavitud del 5 de octubre -que ratificaba el expedido en Valladolid por Hidalgo el 19 de octubre de 1810- y la Declaración de Independencia, aprobada por el Congreso el 6 de noviembre de 1813. Este conjunto de proclamas y documentos fueron dibujando un México independiente e igualitario, un gobierno popular y representativo y una nación respetuosa de cada uno de sus hijos. Por todo ello, escribe Ernesto Lemoine: “En Chilpancingo se opera, de una vez para siempre, la ruptura con el pasado, la desaparición como ente jurídico o figura moral de Nueva España y, por consecuencia, el alumbramiento del Estado mexicano”.
¿Pero qué hace especial a los Sentimientos de la Nación? Sobre todo el que en ese documento Morelos traduce, de manera directa y muy sintética, las aspiraciones cuya consecución harían de México una entidad totalmente diferente de la española y rompería con un presente y pasado inmediato de injusticia y sojuzgamiento. Su título es lo que el texto aspira a ser y lo que es: la expresión del sentir popular traducido en programa político, en bandera, en proclama, en proyecto de nación. No transige con las clases dominantes en aras de la conformación de una nueva nación, ahora independiente pero en la que se conserven las estructuras de la dominación misma. No: rompen los Sentimientos al mismo tiempo con el colonialismo y con la estructura de explotación regentada lo mismo por autoridades virreinales que por peninsulares y criollos. Por eso condena la esclavitud, el sistema de castas, la explotación, los privilegios y las leyes que los soportan. Morelos, hijo del pueblo y su caudillo, expresa efectivamente el sentir no de los criollos que aspiran a ser el nuevo grupo dominante sobre un México independiente, sino el de los grupos indios, esclavos y castas que resienten de manera directa la explotación.
La reflexión obligada nos trae, 200 años después, a la encrucijada actual de la nación. ¿Cuáles son sus sentimientos? ¿Cómo expresarlos?
Ciertamente, nos encontramos una nación profundamente dividida por la desigualdad social, con 53 millones de pobres pero con un puñado de magnates que destacan en las listas internacionales de la opulencia, entre ellos el hombre reputado como más rico del mundo. Contrariamente a lo ofrecido en la campaña electoral de 2012, una nación dividida por reformas que no sólo han polarizado irremediablemente a la sociedad, sino gravemente regresivas y que afectan derechos de la nación, colectivos e individuales ya consagrados. Vivimos un momento en el que, como otros de nuestra historia, se imprime un viraje drástico a la trayectoria del país, sólo que esta vez revirtiendo el proyecto trazado hace un siglo pero con raíces en las luchas de la Independencia y la Reforma.
¿No es acaso el sentimiento actual de la nación el encauzarse por la senda del crecimiento económico con la hoy olvidada justicia social? Esta nación demanda un desarrollo que tome en cuenta a los desfavorecidos, a los explotados: que incorpore al campo como conjunto, incluyendo a la población campesina y no sólo a los agricultores capitalistas; que impulse el empleo y el crecimiento de los salarios al nivel que los constituyentes de 1917 lo establecieron; que respete los derechos laborales e incorpore a todos los trabajadores a la seguridad social; que dé mayores oportunidades a las pequeñas y medianas empresas, las que generan el mayor volumen de empleo, pero las más expuestas a las adversas condiciones del mercado. Una mayoría de mexicanos asume también el fortalecer a la nación conservando ésta el control de sus recursos estratégicos, impidiendo el saqueo de sus riquezas energéticas o mineras, vigorizando la rectoría del Estado y no las anárquicas fuerzas del mercado que conducen a la constitución y robustecimiento de los monopolios.
La nación demanda también de su Estado seguridad y justicia cierta; hacer realidad el postulado de una nación pluriétnica y multicultural con la integración de sus etnias al desarrollo, pero con respeto a sus culturas y espacios de autonomía. Aspira a que la educación, mucho más amenazada por la pobreza y por el abandono de sus responsables que por la falta de preparación de los maestros, sea verdaderamente universal y una palanca real para el avance del país. Éste reclama también un servicio público que no dé origen a una casta de privilegiados y en el que los representantes y gobernantes no escapen al control de sus electores; una democracia efectiva y partidos volcados a los intereses mayoritarios, no a los de las oligarquías.
El proyecto nacional mayoritario no difiere mucho, entonces, del que hace casi un siglo se plasmó en la Constitución de Querétaro, muchos de cuyos aspectos quedaron incumplidos, han sido revertidos o en riesgo de serlo.
¿Pero quién expresa hoy los sentimientos de la nación? Ciertamente no los partidos políticos, volcados hacia intereses particulares y plutocráticos que no atienden a las mayorías. Los sectores más conscientes y activos de éstas sienten la necesidad de la unidad de las tendencias y dirigentes progresistas, que hoy está ausente. El 31 de agosto, Cuauhtémoc Cárdenas protagonizó una marcha en defensa del petróleo con sectores del PRD y de otras organizaciones, pero que no logró unificar la acción con el otro dirigente emblemático de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, ni con sus seguidores. El 8 de septiembre éste condujo un importante mitin con el mismo fin, al que Cárdenas declinó asistir.
Pero hay en las bases de los movimientos sociales y de las organizaciones políticas una conciencia unitaria a la que no parecen estar respondiendo los líderes. La movilización social, hoy necesaria, no puede ser sólo la protagonizada por estas figuras sino construida desde las bases y las regiones. Cárdenas no ha dado continuidad a su convocatoria a defender la industria petrolera de la reforma que hoy la amenaza. López Obrador, en la culminación de la concentración a la que con meses de anticipación había convocado, sólo llamó a sus seguidores a realizar “asambleas informativas” el domingo 15 de septiembre, en plenos festejos patrios, y a congregarse nuevamente bajo su conducción en la Ciudad de México una semana después.
Hago mía, en cambio, la reflexión de Víctor M. Toledo (“Hacia un frente nacional contra la venta de México”, La Jornada, 7 de septiembre, http://www.jornada.unam.mx/2013/09/07/opinion/014a1pol): la movilización social requiere hoy la formación de frentes amplios desde las bases y desde las regiones, más que su sola centralización en la capital del país. AMLO omite, al respecto, dos datos de la realidad reciente que podrían fortalecerlo de cara a la necesaria conformación de esos frentes: el desmoronamiento en curso del SNTE desde sus cimientos y el debilitamiento de sus dirigentes charriles, como reacción frente a la reforma peñanietista que modifica las condiciones de trabajo del magisterio; y el inminente desgajamiento, también, del PRD por el alineamiento de sus dirigentes y muchos de sus legisladores con el gobierno peñista y el PAN. Pero la posibilidad de captar la inconformidad social y construir frentes está más en las regiones que en la movilización centralizada.
Como en toda crisis -entendida ésta como ruptura y viraje- se requieren liderazgos con capacidad de entender, como sentenciaba Lenin, el momento político, el cual cambia día a día. Traducir en programas concretos y en acción los sentimientos nacionales: la gran lección de Morelos, que ahora hay que actualizar.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción

Mercedes Sosa: una voz al servicio de la conciencia

Yo también hablo de Juanito

La nueva Legislatura: hacia la poliarquía no democrática

Sindicaticidio consentido

Iztapalapa, la UM y la crisis de la justicia

La tentación de anular

La desnacionalización de La Palma

La UM frente a la Suprema Corte

Por la libertad de los presos políticos de Atenco

Fujimori: una dictadura ninja que se va al calabozo

Emiliano Zapata, personaje literario

Calderón: la ley, a conveniencia