Eduardo Nava Hernández
El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta
Miércoles 2 de Enero de 2013
A- A A+

El cambio de gobierno trajo consigo, como algo siempre factible pero impredecible, la reaparición del EZLN en el escenario político nacional. Ésta se ha operado hasta ahora en dos tiempos. Primero, el 21 de diciembre, coincidiendo con el cambio de era correspondiente al calendario maya y en la víspera de cumplirse quince años de la matanza de Acteal, miles de integrantes del EZLN y de sus bases de apoyo -en un número estimado hasta en 40 mil- salieron a marchar pacífica y silenciosamente por las calles de San Cristóbal Las Casas, Ocosingo, Las Margaritas, Palenque y Altamirano, las mismas cabeceras atacadas militarmente el 1 de enero de 1994. Su silencio sólo fue acompañado por un breve comunicado del subcomandante Marcos que aludía a su retorno como una presencia masiva en las regiones y municipios de Chiapas donde se han construido como organización y permanecido desde hace 29 años.
Segundo, el 31 de diciembre y el 1 de enero, nuevamente Marcos difunde tres comunicados, al tiempo que se conmemora en Oventic el XIX aniversario del levantamiento y se celebra en San Cristóbal el Tercer Seminario de Reflexión y Análisis donde se reúnen diversos activistas e intelectuales política e ideológicamente cercanos al zapatismo o a los movimientos antisistémicos, tanto de nuestro país como del extranjero.
Y un tercer movimiento se anuncia ya en el punto sexto y final del tercer comunicado, dirigido éste al pueblo de México y a los pueblos y gobiernos del mundo: “En los próximos días el EZLN, a través de sus comisiones Sexta e Internazional (sic), dará a conocer una serie de iniciativas de carácter civil y pacífico, para seguir caminando junto a los otros pueblos originarios de México y de todo el continente, y junto a quienes, en México y en el mundo entero, resisten y luchan abajo y a la izquierda”.
No hay duda pues, de que el zapatismo, replegado como movimiento nacional desde la llamada “otra campaña” de 2006, y tras un notorio silencio que abarcó todo el periodo de gobierno de Felipe Calderón, vuelve a la palestra de la política nacional y piensa estar ahí durante el próximo periodo.
Los tres comunicados del 1 de enero tienen propósitos muy claros: reafirmar la presencia del zapatismo como organización política y social en Chiapas; tomar posición frente al nuevo gobierno del PRI y Peña Nieto; recuperar un papel dirigente en el Congreso Nacional Indígena; anunciar la reasunción de los vínculos con las agrupaciones que en su momento se integraron al zapatismo a través de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y “La otra campaña”; buscar la vinculación con los nuevos movimientos y organizaciones que han aparecido en el periodo más reciente (se alude, desde luego, al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y al #yosoy132; probablemente también a la resistencia del SME que Calderón intentó inútilmente eliminar, y a otros grupos movilizados); deslindarse una vez más de la política electoral y de todos los partidos integrados al sistema político; y exigir al nuevo gobierno federal el cumplimiento de los Acuerdos de San Andrés. De paso, despiden al calderonismo por medio de un mensaje a Luis H. Álvarez, patriarca blanquiazul que, se pretendió, fuera un enlace entre los gobiernos del panismo y los pueblos indígenas del país, así como -fallido- negociador con el propio EZLN.
El Comité Clandestino Revolucionario Indígena (CCRI) del EZLN vuelve a usar la táctica que con anterioridad le funcionó bien ante los gobiernos de Salinas, contra el cual insurgió, y de Zedillo, que intentó aniquilarlo: la sorpresa. Hoy, frente al nuevo gobierno de Peña Nieto, refrenda su presencia social, realiza anuncios espectaculares e irrumpe en el cortejo y la luna de miel de éste con diversos elementos del sistema político. La prolongada ausencia de los zapatistas de la escena nacional ocasionó durante los últimos seis años que ninguna de las fuerzas del sistema -es decir, el gobierno panista y el PRI, pero tampoco el perredismo o el polo lopezobradorista- elaborara un discurso dirigido al zapatismo y a los pueblos indígenas del país (los más numerosos, no lo olvidemos, en nuestra América). Y si bien es probable que ya estén en preparación o habilitados los planes de contrainsurgencia del nuevo gobierno para enfrentar posibles levantamientos armados, no se sabe si éste tendrá una estrategia para actuar ante un zapatismo movilizado de manera masiva y pacífica.
Las condiciones sociales y políticas le son en más de una manera propicias al EZLN. Ese nuevo gobierno priísta y el perredista de Marcelo Ebrard en la Ciudad de México -así como el de Miguel Ángel Mancera que sucedió a éste- revelaron ante a los grupos que se movilizaron el 1 de diciembre contra la toma de posesión del nuevo presidente, un talante represivo que se suponía desterrado. El PRD, más que nunca, se evidencia como un proyecto político agotado y entrampado en una crisis política y ética que lo hace inviable como instrumento de lucha social y cada vez más alejado de la izquierda (al tiempo que más cercano al peñanietismo). El lopezobradorismo se enfila por la senda electoral sin un proyecto claro, o al menos explícito, de vinculación con los movimientos sociales. El SME intentará resurgir, asimismo, a través de un proyecto político-electoral, la organización popular y de los trabajadores, y al parecer lo mismo intentará el Movimiento de Izquierda Libertaria, lo cual permitirá al peñanietismo y al IFE manipular con el registro de las agrupaciones y dispersar la fuerza electoral de las izquierdas. Hay nuevas luchas de resistencia, pero éstas están diseminadas y sin un programa nacional común. Hay pues, un vacío en la izquierda social que, al parecer, el EZLN aspira cubrir. Lo favorecen también el creciente descrédito de los grandes medios de comunicación y la también progresiva difusión de las redes sociales.
Pero sobre todo, las condiciones de desigualdad, pobreza y exclusión para amplios grupos sociales, los mayoritarios, no sólo se agravaron sino que a ellas se vino a agregar la creciente inseguridad y aun el terror, que completan el cuadro de un Estado fallido y crisis humanitaria, pero que también ha dado lugar formas emergentes de autodefensa y poder social en diversos puntos del país.
No se puede desconocer, por otra parte, que el repliegue del zapatismo en los últimos seis años lo alejó de muchos de los grupos que en 2006 se integraron a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, o bien estos se debilitaron y disgregaron. El papel de “La otra campaña” en aquel año, denunciando permanentemente a López Obrador, y luego su silencio frente a la política sangrienta y de saqueo de Felipe Calderón, esparcieron en muchos grupos activos la desconfianza en el zapatismo, y en particular en Marcos, como factores reales de transformación. Superar esas condiciones y encontrar los puntos de entronque con las nuevas expresiones del movimiento social y partidario es el desafío inmediato para esta nueva etapa del zapatismo; pero no hay duda de que, en el escenario de restauración del gobierno priísta, los indígenas del sureste y sus aliados en todo el país serán de nuevo actores que no podrán ser ignorados ni subestimados.

Coyoacán, Ciudad de México, 1 de enero de 2013

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

Presea de ignominia y afrenta a la universidad

La Universidad, el Congreso y la memoria

Lo que el debate no se llevó

La sombra del fascismo en la Universidad Michoacana

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción

Mercedes Sosa: una voz al servicio de la conciencia

Yo también hablo de Juanito

La nueva Legislatura: hacia la poliarquía no democrática

Sindicaticidio consentido

Iztapalapa, la UM y la crisis de la justicia

La tentación de anular

La desnacionalización de La Palma

La UM frente a la Suprema Corte