Eduardo Nava Hernández
La ley, la gracia, la verdad
Jueves 6 de Septiembre de 2012
A- A A+

Bien conocida es por los abogados e historiadores la lapidaria sentencia atribuida a Benito Juárez: “Para el amigo, la justicia y la gracia; al enemigo, simplemente la ley”. Ejemplo descarnado, cínico, del uso político de la ley, esa línea argumental parece haber trazado derroteros en nuestro país mucho más acá del siglo XIX para constituirse en una forma habitualmente asumida en la aplicación de la justicia. Encubierta en la formalidad de la aplicación estricta de la ley se encuentra la omisión del valor supremo, presuntamente procurado por la acción jurídica, de la justicia.
La sentencia del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación que resolvió de manera definitiva e inatacable los juicios de impugnación a la elección presidencial de 2012 transparenta la intención mal encubierta de aplicar al juarista López Obrador y a los demás objetantes de ese proceso esa implacable máxima. Más que poner en juego los vastos recursos de que ese órgano jurisdiccional disponía para esclarecer los alcances de las denuncias y recusaciones y de los hechos que les daban sustento, los juzgadores optaron por desechar, no sin impudicia, todos los argumentos presentados para señalar la ilegalidad e inconstitucionalidad del proceso que a la postre entrega a Enrique Peña Nieto la Presidencia de la República en el siguiente sexenio.
El análisis jurídico de esa sentencia se ha iniciado ya en los medios de comunicación por diversos juristas y expertos en derecho constitucional y electoral. Pero aún dará por mucho tiempo para la revisión, dado lo polémica que resulta la actuación de los jueces. Y es que a lo largo de las semanas siguientes se fueron acumulando múltiples indicios de violaciones graves a la normatividad electoral y constitucional, que no fueron atendidos ni investigados por el Tribunal. La coalición Movimiento Progresista aportó a los juzgadores y a la opinión pública evidencias de la compra masiva de monederos electrónicos que fueron distribuidos en los días previos y durante la jornada electoral. Algunos medios como Reforma, Carmen Aristegui, Proceso y Reporte Índigo documentaron la existencia de fantasmales empresas, siempre vinculadas a priístas, a través de las cuales se compraron también miles de tarjetas bancarias para el manejo de cuantiosos fondos cuyo origen no está en lo absoluto esclarecido.
No obstante, tanto el proyecto de sentencia como las argumentaciones de los siete magistrados en la sesión del 30 de agosto se orientaron a desechar cada uno de los argumentos de los actores de la impugnación y a señalar que estos no aportaban pruebas suficientes para fundamentar sus acusaciones. Es decir, los juzgadores trasladaron la carga de la prueba a los promotores del juicio y renunciaron a aplicar las atribuciones que les otorga la Ley del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral en su artículo 23 (“la Sala competente del Tribunal Electoral deberá suplir las deficiencias u omisiones en los agravios cuando los mismos puedan ser deducidos claramente en los hechos expuestos”), aun a sabiendas de que los partidos denunciantes carecen de facultades legales para trasponer el secreto bancario y fiscal. Sólo la Unidad de Fiscalización del IFE -a la que tampoco se le exigió apresurar las indagatorias a propósito de posibles fondos ilícitos o rebase de los topes legales de campaña por el PRI y el Partido Verde- y el propio Tribunal podrían allegarse esa información a través de la Comisión Nacional Bancaria o de la Secretaría de Hacienda.
Para los siete magistrados no fue relevante tampoco que en España fuera detenido uno de los operadores regionales del PRI y de Peña Nieto por su vinculación con el cártel de Sinaloa, ni que un insigne ex gobernador de Tamaulipas, también vinculado de manera estrecha a Peña, se encuentre hoy prófugo de la justicia bajo acusaciones de lavado de dinero en favor del cártel del Golfo. Desechadas en la mesa todas las sospechas de injerencia de dinero ilícito, se tiró por la borda lo que la legalidad habría podido ganar en una investigación directa. Se optó por emitir una sentencia aún antes del plazo que la ley les fijaba, para anticiparse a la instalación de la nueva Legislatura del Congreso.
Se desechó también escrutar la relación entre la candidatura de Peña Nieto y las grandes televisoras, especialmente Televisa, para construir con larga anticipación la imagen de un político ganador; o el papel desempeñado por las casas encuestadoras en la orientación del sufragio, exagerando siempre la intención ciudadana del voto en favor del candidato priísta, incluso antes de que éste lo fuera formalmente o de que iniciara la contienda electoral.
Enrique Peña Nieto podrá asumir el cargo presidencial el próximo 1º de diciembre, y para ello apresta ya su equipo de trabajo, llamado “de transición”, para el cual ha pactado con Felipe Calderón la entrega de 150 millones de pesos. Aun la revisión del juicio en instancias internacionales de protección a los derechos humanos (el derecho a una elección libre y auténtica) no podría tener efectos inmediatos y vinculantes; aunque tampoco pueda decirse que sea inútil.
El hecho político real, más allá de la determinación jurídica del TEPJF, es que la elección de Peña Nieto se encuentra cuestionada, y lo seguirá estando, por una parte muy amplia de la sociedad que muy probablemente rebasa a la de los votantes de López Obrador. Las denuncias y elementos probatorios exhibidos desde el 1º de julio han convencido de la existencia de irregularidades aun a muchos de quienes sufragaron por el PAN, por Gabriel Quadri y quizás por el mismo PRI. Todo apunta en un mismo sentido: la elección se resolvió por medio de recursos económicos que superan con mucho el financiamiento privado autorizado por la ley a los partidos y coaliciones, y con caudales de dinero de origen incierto, y acaso inconfesable.
Este domingo 9 de septiembre, Andrés Manuel López Obrador anunciará su plan de resistencia civil frente al resultado que ya ha declarado desconocer, en abierto desafío a la resolución -y a la actuación- de los magistrados. Pero la movilización social no ha esperado la llegada de esa fecha para actualizarse. Desde el anuncio del fallo judicial, el Movimiento #yosoy132 y los integrantes del Frente Contra la Imposición se encuentran en la calle; han ocupado palacios municipales en distintas ciudades y tomado casetas de peaje en las carreteras, aun exponiéndose a la represión que no se ha hecho esperar, perfilando para el futuro inmediato un complejo escenario de conflicto social.
Puesta ya a la vista la distancia entre el operar de la ley y el de la justicia, el tribunal de constitucionalidad la puso también con la sociedad a la cual debe responder, mediante un resolutivo que no es aceptado por muchos de los gobernados. Los jueces demostraron ser amigos del candidato más votado y de los poderes fácticos que lo han encumbrado. A ellos destinaron la gracia y la indulgencia; a sus opositores la aplicación más restringida posible de la ley. Lo que suceda de ahora en adelante, sin embargo, no dependerá de resoluciones judiciales sino del impulso de los grupos organizados y activos de la sociedad; pero también de los avances que registre la búsqueda irrenunciable de esa compañera inseparable de la hoy extraviada justicia: la verdad.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

Universitarios, ciudadanos y el fraude que viene

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción

Mercedes Sosa: una voz al servicio de la conciencia

Yo también hablo de Juanito

La nueva Legislatura: hacia la poliarquía no democrática

Sindicaticidio consentido

Iztapalapa, la UM y la crisis de la justicia

La tentación de anular

La desnacionalización de La Palma

La UM frente a la Suprema Corte

Por la libertad de los presos políticos de Atenco

Fujimori: una dictadura ninja que se va al calabozo

Emiliano Zapata, personaje literario

Calderón: la ley, a conveniencia