Eduardo Nava Hernández
México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate
Jueves 16 de Agosto de 2012
A- A A+

La pregunta no es ociosa ni secundaria, y vuelve a actualizarse cada vez que en un proceso político-electoral aflora el conflicto: ¿Puede existir un sistema político democrático en una sociedad no democrática? La democracia es, ciertamente, una aspiración compartida por los más amplios sectores de la sociedad, y en particular por los que padecen la desigualdad, la pobreza, la exclusión, que son las mayorías; pero su práctica no sin dificultad puede ser pervertida por quienes reproducen y se benefician de tales condiciones, aunque también hablen con un lenguaje aparentemente democrático. “Una circunstancia pone de manifiesto -escribió Max Adler- que la auténtica base de la democracia la constituye [la] unidad del conjunto del pueblo, es decir, la comunidad de intereses: es la circunstancia de que todos los partidarios de la democracia compartan la común voluntad de limitar el Estado a determinados dominios con el fin de evitar desigualdades en las condiciones de existencia, y la voluntad de combatir la riqueza con el fin de procurar, en la medida de lo posible, un nivel medio de bienestar igual para todos los ciudadanos”.
Sin que esa condición dé un mínimo de bienestar para cada ciudadano, ¿puede cumplirse el ideal de igualdad política que permita que el voto de estos valga lo mismo frente a la toma de decisiones? La democracia no puede consolidarse ahí donde imperan la desigualdad social y los privilegios exacerbados; se convierte en una democracia aparente e inestable, sujeta al manoseo de los poderes fácticos, una democracia fraudulenta. Ése es el escenario que parece haberse configurado en México, no de ahora sino de largo tiempo atrás, pero que ahora, cuando se pretendía arraigar un sistema competitivo, muestra en plenitud sus perniciosos efectos sobre la vida ciudadana. Ese escenario no es el de una dictadura abierta en la que se carezca de opciones para elegir, pero tampoco es el de una democracia que garantice condiciones mínimas de equidad en la competencia política y de libertad a los electores para ejercer su ciudadanía sobre una base de conciencia. Democracias granujas se les ha llamado a esos sistemas políticos en los que incluso las prácticas delictivas pueden tener un papel decisivo en la asignación y conservación del poder político.
Para que un sistema así opere es necesario que los propios órganos del Estado, o al menos algunos de ellos den viabilidad y convaliden esa situación de perversión. Los ejemplos históricos menudean, y no se limitan a los países subdesarrollados -como el tristemente célebre fujimorismo en el Perú, erigido sobre un golpe de Estado, o la Constitución pinochetista chilena que dejó su impronta de autoritarismo sobre el régimen posdictatorial-, sino que abarca a la dictadura mediático-política de Berlusconi o al control corporativo electoral que en el 2000 dio el triunfo en los Estados Unidos a Georges W. Bush, aun con una minoría de votos.
Muchos son los indicios mostrados en el proceso electoral mexicano de coacción y compra-venta de votos, triangulación y desviación de recursos a favor de un partido, rebase de los topes en gastos de campaña y posible empleo de dinero ilícito. El caso extremo (siempre hay sorpresas) ya no es la denuncia por fraude interpuesta en California por el propietario de una cadena de televisión contra los colaboradores de Peña Nieto que, afirma, exhibieron 56 millones de dólares para contratar una campaña de imagen en los Estados Unidos; tampoco el del fondeo por empresas fantasmagóricas de tarjetas Monex distribuidas por el PRI antes y durante la jornada electoral, sino la nebulosa cuenta del gobierno del Estado de México en Scotiabank, a la que se transfirieron constantemente durante los meses de la campaña electoral cuantiosos recursos -hasta por ocho mil 600 millones de pesos- desde otra cuenta en Bancomer, sólo para ser retirados de inmediato en efectivo, casi siempre el mismo día en que se depositaban. Esa cuenta, se sospecha, era manejada por Luis Videgaray Caso, coordinador de la campaña de Peña Nieto, para movimientos como la transferencia de 50 millones de pesos a un particular, un joven estudiante de Chihuahua, propietario también de un local de lavado de automóviles.
Ante tales indicios, la responsabilidad de las diversas autoridades es cada vez mayor. La Unidad de Fiscalización del IFE tiene que presentar al Tribunal Electoral las pruebas de los gastos de campaña de los partidos políticos; pero éstas no estarán completas sino hasta el 8 de octubre, un mes después de que aquél califique la elección del 1 de julio. El enigma ahora es cómo valorará el TEPJF las pruebas presentadas y si aplicará el criterio de constitucionalidad que permitiría invalidar la elección, o se limitará a aplicar sanciones menores a los partidos por sus presuntas irregularidades. En el primer caso, se sentaría un precedente histórico que permitiría reencauzar la accidentada democracia mexicana. En el segundo, se alejaría el ideal de una cultura democrática, para mantener la supremacía de los poderes reales que dominan el país, y se actualizaría el riesgo de una democracia granuja.
Sin embargo, queda ya claro que las irregularidades denunciadas -y en este caso no importa si lo ha hecho José Aquino, el PAN o el Movimiento Progresista- marcarán la muy posible Presidencia de Peña Nieto, como lo está haciendo también la aprehensión en España, por narcotráfico y vinculación al cártel de Sinaloa, de uno de sus operadores de campaña en el norte se Sonora. Contra lo que sus defensores quisieran, no se pasará simplemente la página, y dos factores cernirían su sombra sobre la cuestionada Presidencia. Por un lado, la nueva insurgencia social que se ha configurado en esta coyuntura seguirá ahí, activa, cuestionando a partir de lo que es público la acción de los poderes fácticos que han apoyado al PRI y a Peña Nieto, y la legitimidad de la aún inconclusa elección. Por otro lado, el síndrome de Watergate.
En 1972, recordemos, Richard Nixon fue reelecto sin mayor problema en la Presidencia de los Estados Unidos, pese a que durante su campaña se descubrió un operativo de espionaje a su adversario demócrata George McGovern, en el contexto de las luchas pacifistas contra la guerra de Vietnam que este último abanderaba. Si bien Nixon asumió para un segundo mandato, el tema del espionaje fue investigado ulteriormente por los periodistas Bob Woodward y Carl Bernstein, que desmadejaron la red de corrupción y espionaje telefónico a cuya cabeza estaba el propio presidente. Una a una fueron surgiendo las piezas de ese entramado, hasta que en agosto de 1974 fue el propio Nixon quien tuvo que renunciar, involucrado en medio de un conjunto de acciones delictivas al conocerse la verdad.
Ésta, la verdad, es el antídoto contra la democracia simulada y acaso delincuencial que podría instalarse en nuestro país. Las instituciones tendrán que someterse a la prueba del ácido y demostrar los alcances de su independencia frente a los grandes intereses que dominan el país. Viviremos aún, eso es seguro, cosas interesantes.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

El TLCAN, Trump y el dilema salarial

Cómo malograr impunemente una institución benemérita y centenaria

El pragmatismo en la política mexicana

Transición a la dictadura

La Universidad Michoacana en la encrucijada

La candidata del Congreso Nacional Indígena y el EZLN

El futuro del Frente Ciudadano por México

La Propuesta Aguirre para la Universidad Michoacana

El INE hacia 2018

Efrén Capiz y Eva Castañeda

Gobernar con el cinismo

Maquiavelo en el Estado de México

Rebelión de los trabajadores de Walmart

La Universidad Michoacana bajo fuego

Natalio Vázquez Pallares, México y la segunda posguerra

Fuerzas Armadas: coerción y politización

Seguridad interior y militarización, un horizonte no deseable

Donald Trump, México y la tormenta perfecta

La crisis financiera de la Universidad Michoacana

Huelga de hambre en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: el regreso de la represión y las expulsiones políticas

La toma en la Universidad Michoacana

La beligerancia de la clase empresarial mexicana

La crisis múltiple del régimen político

De víctimas y déficit de atención

Crisis multifacética y vías de acción popular

Guerra contra el magisterio

Cherán: entre la utopía y la institucionalización

Por qué defender las jubilaciones en la Universidad Michoacana

Universidad Michoacana: quebrantar la huelga

Segundo acto: La represión

Ayotzinapa: ¿qué sigue?

El tercer mundo no es un mundo de tercera

Cinismo destilado

Guerra antipopular prolongada

La segunda fuga de El Chapo: ¿Estado paralelo o narcoestado?

El régimen canallesco y las sublevaciones que vienen

El terror y el gobierno que no nos merecemos

Tiempo de crispación

Iguala, la sociedad política y el freno de la historia

Tlatelolco, Tlatlaya, Iguala…

La consulta del PRI sobre plurinominales, una nueva amenaza a la democracia

La crisis de representación y la autodefensa social

Recuento de daños

Cherán y el futuro de las autodefensas

El despropósito del desarme

“No dialogar bajo presión”

Autodefensas: el principio del fin

Universidad Michoacana: un conflicto nada gratuito

Pluralidad de poderes y legitimidad en Michoacán

Cierre de ciclos inconclusos

La entrega petrolera

2013: Rosa Luxemburgo revisitada

La División del Norte en 2013

Los Sentimientos de la Nación

El monólogo del poder y la resistencia social

Reformismo febril e ingobernabilidad

El cerco a San Lázaro: dique al autoritarismo legislativo

Entrega del petróleo y conciencia nacional

Arlen Siu como motivo: un recuerdo y una reflexión

Reforma petrolera: ¿Unión o desunión social?

Francisco Field Jurado, defensor del petróleo mexicano

El petróleo, la batalla que viene

El Pacto por México, cadáver insepulto

La consagración de la primavera: barbarie y revolución

Evaluación educativa e insurgencia magisterial

El intento de reconstrucción del presidencialismo omnipotente

El Gordillazo: sismo sin réplicas

Universidad Michoacana: la huelga de la opacidad

El zapatismo en los tiempos de la restauración priísta

El 1 de diciembre y las izquierdas

El rumbo incierto de las izquierdas

Ante la insurgencia social, ¿contrainsurgencia oficial?

De casas del estudiante, albazos y miseria presupuestal

Universidad Michoacana: la violencia y el Consejo de la infamia

Universidad Michoacana: reconstruir la comunidad

La ley, la gracia, la verdad

La transición mexicana: entre Montesquieu y Monex

México: la democracia granuja y el síndrome de Watergate

“Pesimismo de la inteligencia, optimismo de la voluntad”

Institucionalidad o ilegalidad

PRI, regreso sin gloria

El voto nulo y la abstención fortalecen la partidocracia

La elección se cierra

#yosoy132: el retorno de los jóvenes

La primavera estudiantil contra la reversión democrática

Casas del estudiante y crisis universitaria

El asalto a la Universidad Michoacana

Un atentado mortal contra el cooperativismo

Saldos y desafíos de la visita papal: México y Cuba

Lo que la partidocracia es

Tiempo de intercampaña y judicialización política

Noventa y cinco años de la Constitución y los trabajadores

Oaxaca: matar para defender al capital

El informe de la CNDH sobre Chilpancingo

2012: 50 causas para la indignación

Chilpancingo, la violencia de Estado

Las izquierdas después de Michoacán

Gobierno de coalición y proyectos de nación

El método del “mejor posicionado”

Degradación de la justicia en la Universidad Michoacana

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: la historia negada

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

Genovevo Figueroa: los hechos de 1989

PRD Michoacán: fin de ciclo

Un recuerdo para Adolfo Sánchez Vázquez

El bloque de poder, la debacle y la izquierda electoral

Del pacto de Juárez al diálogo público

Cinco años de impunidad, no de olvido

Llegando al límite

PAN y PRI: precarizar el trabajo

Las alianzas estratégicas

Anexión de baja intensidad

La tragedia del PRD y la izquierda mexicana

A diez años de la fuga del Chapo

El eterno problema del transporte

UM: pasmo, farsa y retroceso

La Universidad Michoacana en su laberinto

Elogio de Lula

1810: la insurrección popular

El mensaje presidencial y el de la muerte

Ya no, Cayetano

Desincorporación o interés público

La huelga de hambre

El rector José Narro ante la UM

El Gran Hermano del neoliberalismo

La acometida contra el trabajo

La lucha sigue

Acuerdos bajo la mesa y crisis política

Dos y dos no siempre suman cuatro

Para 2010: Reforma, libertad, justicia y ley

El CUPIA, la toga y la soga

El SME y el movimiento social

Sólo el Estado (de excepción)

El protofascismo en acción

Mercedes Sosa: una voz al servicio de la conciencia

Yo también hablo de Juanito

La nueva Legislatura: hacia la poliarquía no democrática

Sindicaticidio consentido

Iztapalapa, la UM y la crisis de la justicia

La tentación de anular

La desnacionalización de La Palma

La UM frente a la Suprema Corte

Por la libertad de los presos políticos de Atenco

Fujimori: una dictadura ninja que se va al calabozo

Emiliano Zapata, personaje literario

Calderón: la ley, a conveniencia

Cuatro flagelos de la crisis